Colaboradores

17 May 2015
Colaboradores | Por: José Sánchez

¡Mujer, es hora de despertar!

Todos tenemos las mismas capacidades para poder luchar por nuestras metas e ideales; las mujeres no necesitan de un hombre para poder ser independiente y triunfadora.

En nuestro país la violencia contra la mujer es un tema que no se le da mucha importancia como problema social, aunque es un martirio silencioso para muchas mujeres que lo están viviendo en carne propia. Es una pena que en pleno siglo 21 estas situaciones se sigan dando en nuestra sociedad.

La violencia contra de la mujer es un problema social que tiene como raíz muchos factores, de los cuales podemos mencionar: la falta de valores que se inculcan al hombre durante su crecimiento, el vivir rodeado de violencia intrafamiliar durante su niñez y, el principal de todos, el machismo.  Un estudio de la Universidad Autónoma de México arrojó resultados que indican que el machismo es uno de los principales causantes de la violencia en contra de la mujer. Según el sondeo realizado, en Latinoamérica un 73 por ciento de los hombres son de conductas machistas; es decir, 7 de cada 10 presentan esta clase de comportamientos. Nuestro país no se queda atrás, siendo catalogado con los índices más altos de machismo y violencia en contra de la mujer.

Todos estos factores acumulados van creando un patrón de conducta violenta en el individuo. Regularmente comienza por la violencia verbal, llámese insultos, ataques a la autoestima, etc. En nuestra sociedad ese problema lo vemos reflejado en parejas de casados o personas que viven bajo unión libre (acompañados) e incluso en parejas de noviazgos no es ajeno este tipo de conductas. Por testimonios y experiencias vistas puedo decir que es una situación que se asume  con normalidad y total aceptación de parte de la mujer. Pero la pregunta es: ¿hasta cuándo se tolerarán estas conductas? ¿Por qué esperar llegar hasta los golpes? Realmente hay más preguntas que respuestas para este tema. Lastimosamente, es triste ver a mujeres con tabiques fracturados, brazos marcados con golpes, machetazos en sus piernas, o en el peor de los casos mujeres fallecidas.

Pero una de las grandes interrogantes a esta problemática social es: ¿Por qué la mujer no deja esta clase de vida?  ¿Por qué aferrarse a una vida de sufrimientos y maltratos de todo tipo? ¿Amor o masoquismo? Las respuestas  son múltiples pero las más comunes que se repiten en nuestra sociedad son dos.

Numero uno: la mayoría de mujeres tienen que vivir en estas circunstancias por necesidad  económica, ya que su pareja es la “única” fuente de ingresos para su hogar. El segundo motivo por el cual la mujer no abandona esta clase de vida, es que en su mayoría de veces no denuncian estos actos por temor a represalias de sus cónyuges. Este último motivo es el que tiene más eco en las mujeres que viven en estas situaciones.

La violencia contra la mujer tiene muchos causantes; pero es necesario vencer este cáncer social y para ello se necesita de la cooperación de las autoridades correspondientes, imponiendo leyes más rígidas contra los agresores, la denuncia, y, el más importante, que todas las mujeres puedan abrir sus ojos y perder el miedo de fracasar sin su pareja. Todos tenemos las mismas capacidades para poder luchar por nuestras metas e ideales; las mujeres no necesitan de un hombre para poder ser independiente y triunfadora. ¡Mujeres, es hora de despertar!

13 Abr 2019
Más que un diplomado
Colaboradores | Por: Fernando Borja

Más que un diplomado

17 Feb 2019
El mercado laboral y la Cuarta Revolución Industrial
Colaboradores | Por: John Guzmán

El mercado laboral y la Cuarta Revolución Industrial

16 Feb 2019
Guía para pasar un feliz mes de febrero en la “friendzone”
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Guía para pasar un feliz mes de febrero en la “friendzone”

9 Feb 2019
Fin de la cuenta regresiva electoral
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Fin de la cuenta regresiva electoral