Sin categoría

1 Jul 2014
Sin categoría | Por: Redacción

Luis Arévalo- Julio de 2014

Comenzó un emprendimiento desde cero hasta convertirlo en una fuerte empresa dedicada a la traducción, interpretación y clases de inglés. 

Luis Arévalo, fundador de Speak, demuestra que cuando se quiere el sacrificio es bien recompensado. Sin importar los obstáculos que como joven se le presentaron, ha logrado consolidar su sueño a través del cual muchos salvadoreños pueden alcanzar el éxito laboral.

A sus 22 años de edad, Luis Arévalo se embarcó en una aventura de emprendimiento. Desde cero comenzó lo que hasta ahora es una empresa que brinda servicios de traducción, interpretación y clases de inglés a empresas y personas que buscan mejorar sus competencias profesionales. Estudiaba Administración de Empresas en la Universidad Centroamericana José Simeón Canas (UCA) a la vez que buscaba una fuente de ingresos. Al no encontrar una opción de empleo de medio tiempo, empezó a dar clases de inglés. “No me tomó mucho tiempo darme cuenta de que me gustaba mucho lo que hacía y fue entonces cuando decidí tener mi propio negocio”, cuenta Arévalo.

Al inicio todo fue un sacrificio. Empezaba su jornada de clases a las 7: 00 a.m. hasta alrededor de las 4:00 p.m. Comenta que lo poco que ganaba era para invertirlo de nuevo en equipo de audio, libros y otros materiales que necesitaba. De ahí que el factor más difícil, fue sostenerse de forma económica. Al inicio, las clases y los entrenamientos los impartía en la sala de su casa y el modelo de negocio le permitió ahorrarse el alquiler de oficina y la compra de mobiliario, pues él iba a las empresas y otros lugares a dar sus servicios de capacitaciones y clases de inglés.

Luis Arévalo ha sabido llevar una buena relación con su equipo de trabajo, lo que ha permitido la armonía y el buen ambiente laboral.

Una aventura compartida

Al ver que su tiempo se acortaba cada vez más entre todo lo que tenía que hacer, empezó a apoyarse en amigos para buscar el crecimiento de la empresa. Como él mismo lo menciona, fueron personas que creyeron en su visión del proyecto y le acompañaron en este sueño que empezaba a cumplirse.

“Si a mí me preguntan cuándo empecé Speak a los 22 años de edad, si iba a llegar a lo que ahora es,  jamás lo hubiera pensado y  cuando pienso y veo hacia atrás y me preguntan cómo lo he logrado, siempre digo que no hay una receta mágica para crecer y alcanzar sus sueños. Simplemente es mantener esa pasión por hacer las cosas; y más que eso, es hacer las cosas bien”, sostiene Arévalo, convencido de lo que ha alcanzado.

Arévalo comenta que la mayor parte de su equipo de trabajo está compuesto por jóvenes, pues cree en las habilidades y capacidades que tiene la juventud para desempeñarse y luchar por alcanzar el éxito. Uno de sus mayores retos al emprender, fue ganarse la credibilidad de la gente.

Esa confianza que ha depositado en su equipo de trabajo también ha sido fundamental. “Me gusta trabajar con Luis. Nos permite poder dar ideas y ser nosotros mismos. Es una persona que he llegado a  estimar como amigo y no solo como jefe”, afirma José Roberto Castillo, gerente general del Departamento Académico de Speak.

En la actualidad, la empresa lleva ocho años de operar en el país y ha logrado trabajar con compañías extranjeras.

Arévalo afirma, que no ha sido fácil llegar a donde se encuentra en este momento. “Es mentira de que siempre hay buenos momentos. A lo largo de estos ocho años hemos tenido circunstancias bastantes difíciles, pero el hecho de seguir luchando ha sido muy importante para sostenernos”, argumenta.

Nuestro Salvadoreño del Mes de julio sabe orientar y apoyar en todo lo que puede a sus colaboradores e incluso a las demás personas que llegan a aprender en su empresa.

Las mayores satisfacciones

Cuando las personas llegan a las oficinas de Speak, de manera inmediata les envuelve un ambiente dinámico. Hay jóvenes que salen y entran a los salones de clases, mientras otros hacen pruebas para aplicar a un puesto de trabajo. Entre las mayores satisfacciones de Luis Arévalo no solo se encuentra el crecimiento que Speak ha tenido; también la oportunidad que ha brindado de que su sueño ahora provea de una mejor calidad de vida a otras 40 familias.

“Hemos tenido casos de personas de bajos recursos, que incluso han tenido que rebuscarse con venta de panes para lograr recibir sus clases. A raíz de la formación que han recibido aquí, ahora ya han sido ubicados en un call center y tienen un salario mensual que les ayuda en sus ingresos”, sostiene.

Por su parte Edwin Ernesto Martel, encargado de las relaciones corporativas en Speak, asegura en su lugar de trabajo siempre se cultivan ideas. “Luis nos da consejos, pero nos da la libertad de poder expresarnos. Él tiene la capacidad de identificar las destrezas de cada uno y las fortalezas de su equipo”, concluye.

Por ahora, el joven empresario está enfocado en ampliar los servicios que la empresa ofrece y lograr una mayor penetración en el mercado norteamericano. Desde su experiencia como emprendedor aconseja siempre tener claro a dónde se quiere llegar y no hacer caso de quienes quieran bloquear el sueño a realizar y sostiene que es indispensable rodearse de buenas personas para lograrlo.

17 Ago 2016
Cambio climático: ¡URGENTE!
Sin categoría | Por: Carlos Segura

Cambio climático: ¡URGENTE!

15 Ago 2016
¿Somos Éticos los salvadoreños?
Sin categoría | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

¿Somos Éticos los salvadoreños?

1 Ago 2016
Respetá las reglas de tránsito en estas vacaciones
Sin categoría | Por: Redacción

Respetá las reglas de tránsito en estas vacaciones

14 Jul 2016
La historia de El Salvador como potencial turístico
Sin categoría | Por: Óscar Melgar

La historia de El Salvador como potencial turístico