SV del Mes

4 Abr 2017
SV del Mes | Por: Redacción

William Navarro, el diseñador salvadoreño en Dubai / Abril 2017

William Navarro tiene 41 años, es casado y aunque es salvadoreño de nacimiento vive con su familia en Dubai. Es desde este ahí que representa a El Salvador como lo que es, un salvadoreño de corazón, trabajador, apasionado por el diseño y curioso desde que tiene memoria. Conocé a nuestro Salvadoreño del Mes de abril 2017.

Fotos: William Navarro

William vive en Dubai desde hace casi siete años y desde entonces considera que ha sido, y seguirá siendo una de las mejores decisiones que tomó. A pesar que su primera opción no fue el diseño gráfico,  comenta que siempre: “lo electrónico y lo mecánico siempre fue parte de mi vida”.

“William Navarro es alguien que con su experiencia ha logrado muchas cosas y ha cumplido muchos sueños. No ha sido fácil, siempre he sido dedicado al trabajo arduo. Suelo darme a las personas, soy muy amigable, social. Me gusta mi trabajo, me gusta lo que hago y no me gusta decir que solo hago una cosa, me creo autodidacta; entonces, me gusta aprender un poco de todo y hacer un poco de todo también, es algo hermoso de lo que es mi carrera”, así se describe este diseñador gráfico.

Además, William se considera una persona paciente, que sabe esperar las oportunidades, pero que al mismo tiempo aprovecha el momento adecuado para arriesgarse a salir de su zona de confort. “Trato de ser lo mejor, no solo para mí, sino para los que están a mí alrededor. Siempre me he visto como una persona que ayuda donde puede y aunque las personas, a veces, no son susceptibles para que les dé una mano, pues yo siempre estaré ahí para escuchar o extender esa mano”, comenta Navarro.

Así mismo, dice que no le ha costado mucho la separación con sus padres, ya que siempre fue un niño que quería libertad desde pequeño y que “eso es algo que les agradece mucho”. “Mi papá siempre me dijo a los 10 años, que era un niño muy inquieto, al que le gustaba preguntar y le decía que yo iba a viajar”, recuerda con cariño William.

Todo comenzó cuando sus papás tuvieron que inmigrar a Estados Unidos por la guerra civil en El Salvador. William hizo toda su educación básica en ese país, sin embargo, al tomar un curso en dibujo industrial, le llamó más la atención el dibujo en circuitos. Navarro se decidió mejor por estudiar “Dibujo en 3D” en el West Valley Occupational Center, y entonces descubrió que su pasión era el diseño gráfico. Regresó a El Salvador a estudiar en la Universidad Don Bosco, donde se licenció en  diseño gráfico.

“Yo hasta el momento no sé cómo hacía porque estaba estudiando la licenciatura y daba de 5 a 6 clases en la carrera. Siempre fui aventado en la tecnología y los programas de diseño los aprendí muy rápido, y cuando vieron eso me ofrecieron dar clases”, recuerda William.

Al finalizar su carrera, comenzó a trabajar en varios medios de comunicación y en agencias publicitarias, así como, dio clases en el Instituto Técnico EXSAL. Ya que, según Navarro, “aparte de tener una profesión en diseño y ejecutarla, siempre me ha gustado compartir y enseñar también, eso más o menos ha sido mi trayectoria profesional hasta el momento”.

Para el 2010, le salió la oportunidad de irse a trabajar a Dubai, en los Emiratos Árabes, y aunque acepta que le fue difícil tomar la decisión, decidió salir de su zona de confort y tomar la oportunidad.

“Las circunstancias fueron un poco raras, lo que yo estoy haciendo aquí hace casi siete años fue un proyecto que yo traté de manejar en El Salvador, pero nunca se llegó a finalidad lo que hicimos. De repente, las amistades que había hecho me ayudaron a que me contactaran casi de la nada y me dijeran que habían visto mi CV y que si me gustaría hacer una prueba de trabajo. Lo curioso que eso pasó en exactamente tres semanas desde el primer contacto a recibir mi vuelo”, explica William.

También, comenta: “no conocía a nadie acá, no sabía a qué venía exactamente, solo sabía que era algo que me llamaba mucho la atención. Pero, hay que tomar riesgos en la vida, hagamos algo diferente. Fue una decisión drástica, pero la tomé”. A pesar de todo, y gracias al trabajo de todo el equipo, “hemos obtenido alrededor de unos 45 premios en España, Hong Kong, Indonesia, India, Singapur y aquí en Medio Oriente”.

Del 2010 al 2016, algunos de los premios que ha ganado este salvadoreño, como parte de su equipo de trabajo en Dubai, son: 10 premios del SND: Society for News Design de Estados Unidos; 3 premios del Malofiej World Infographic Awards en España; 4 de Wan Ifra: World Association of Newspapers and News Publishers en Hong Kong, Asia; 2 de Wan Ifra: World Association of Newspapers and News Publishers, en Medio Oriente; y muchos más.

Sin embargo, para William no es que busque la inspiración, sino ejecutar. “Soy una persona que me gusta poner más manos a la obra, hagamos esto, veamos como solucionamos. Esa calidad, ese reto que tenemos es también porque la gente alrededor de nosotros quieren ver cosas nuevas, no quieren ver cosas que ya han visto. Cosas que los tomarán de sorpresa, ahí es donde vemos o apuntamos”, detalla.

Considera que no ha tenido obstáculos, sino retos, pero que siempre ha sabido cómo superarlos con trabajo y dedicación. Sobre todo, en Dubai la diferencia ha sido cultural y del lenguaje árabe, aunque “lo que más se maneja aquí es el inglés. Los proyectos que trabajamos son en inglés y árabe, pero no es tanta la barrera porque tenemos traductores y especialistas en temas que trabajan en los dos lenguajes”.

Para este salvadoreño la vida cambia rápidamente, “pero, de aquí a 10 años, me veo ayudando a formarla a ella (mi hija), como persona y como profesional. Ese es mi  mayor reto, darle oportunidad de vida a ella. En cuanto a lo profesional, lo único que sé es que todavía tenemos mucho que hacer. Muchas puertas por abrir y muchas ideas innovadoras por descubrir”.

Por otro lado, William aconseja a los jóvenes que “nunca deben de dejar de ser inquietos y curiosos, para mí ha sido algo que me ha ayudado bastante. De joven fui rebelde, inquieto y alocado, pero eso me llevó a donde estoy ahora. Ahora ya estoy más tranquilo, pero la inquietud siempre la tengo, me gusta hacer cosas nuevas, viajar a lugares nuevos. No dejar de pensar en más allá, yo nunca me vi viviendo en Dubai, nunca lo planeé. Pero, cuando ya vine a vivir a un lugar así se le abre la visión del mundo, se le expande la mente. Eso es bien importante, no quedarse quieto. Hay que retarse a uno mismo y tomar riesgos. Todos tenemos las oportunidades de hacer cosas, pero simplemente hay que tomar pasos para hacerlo y si lo vemos a nivel profesional no quemar puentes, en todo lugar que uno trabaja siempre deja una imagen y al final, eso fue lo que me trajo a mí aquí”.

6 Jun 2017
Otto Salamanca, la voz que sobresale entre los grandes/ Junio 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Otto Salamanca, la voz que sobresale entre los grandes/ Junio 2017

2 May 2017
Liliane Reyes, la promotora de la solidaridad  / Mayo 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Liliane Reyes, la promotora de la solidaridad / Mayo 2017

7 Mar 2017
Elena de Alfaro, la empresaria con conciencia social / Marzo 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Elena de Alfaro, la empresaria con conciencia social / Marzo 2017

7 Feb 2017
Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017