SV del Mes

5 Ago 2014
SV del Mes | Por: Redacción

Rossemberg Rivas-Agosto 2014

Un edificio ubicado en el centro histórico de San Salvador, rodeado de las bocinas de los buses, de los gritos de los vendedores y de todo el congestionamiento, es el espacio perfecto de inspiración para Rossemberg Rivas, un diseñador de experiencias.

Al terminar su educación media en el Colegio Cristóbal Colón, se despuntó una carrera artística de muchos beneficios que le ha llevado a convertirse en el ser humano que es hoy. Así, genuino, se describe como una persona común; la diferencia es que desde su forma de ser, ha creído en el poder de hacer la diferencia.

“Fui un niño con muchos sueños y expectativas. Pero mis expectativas ni siquiera estaban cerca de lo que pude haber soñado sobre quien soy ahora”, admite al hablar sobre sí mismo.

La clave para llegar a donde se encuentra ahora fue la constancia. Frente a un mercado académico en el país, al que tuvo que acoplarse y buscar la alternativa que más se acercaba a lo que él quería ser en la vida, decidió estudiar diseño gráfico en la Universidad Dr. José Matías Delgado.

La ingeniosidad, creatividad e innovación de nuestro Salvadoreño del Mes de agosto 2014 son aspectos fundamentales que le han permitido escalar tanto a nivel profesional como personal.

 

Hoy se siente agradecido de esa experiencia donde se le respetó en todo momento sus criterios artísticos, muy distantes del denominador común de los demás estudiantes. Su talento le llevó a culminar su carrera a un nivel superior de calificación académica.
En esta misma ruta, se embarcó en la aventura de aprender más fuera del país. Llegó  al Fashion Institute of Technology de New York para mezclar su universo de diseñador, con el diseño de vestuario para espectáculo, de ópera y ballet. Según cuenta, era el único salvadoreño de un grupo de 16 personas en la que su mayoría eran asiáticos.

La alegría que caracteriza a Rossemberg Rivas también se contagia en el ámbito laboral, donde sus colaboradores aseguran que el trabajo no es una carga sino todo lo contrario.

 

De inmediato, su nombre empezó a resonar en el ámbito internacional y se convirtió en un “hacedor de fiestas”. En 10 años de trayectoria profesional, Rossemberg ha conquistado el escenario internacional, siendo el primer salvadoreño que llega al Carnaval de Río de Janeiro como invitado para el diseño de vestuario. “Fue la primera vez en 100 años que una escuela de samba en Río de Janeiro portaba una bandera diferente a la de Brasil, pues en agradecimiento por mi ayuda y colaboración a nivel creativo, se portó la bandera de El Salvador”, cuenta entusiasmado.

Su talento ha dejado huella en Perú y Cuba, en este último como  coproductor de la “Flauta Mágica de Mozart”, oportunidad que le hizo ser partícipe de la celebración de los 50 años de existencia de la ópera en Cuba.

A nivel nacional, Rivas también se ha ganado el reconocimiento artístico. En 2012 el Museo de Arte de El Salvador (MARTE), expuso su retrospectiva. Fue la primera vez en diez años que se rindió homenaje a un diseñador local.

Todo lo que hace nuestro Salvadoreño del Mes de agosto lleva plasmado su sello. Su trabajo resalta por un plus único y diferenciador, digno de lo que caracteriza a muchos salvadoreños como él.

 

Desde su trinchera

Entre el quehacer y el diseño de espectáculos y fiestas, Rossemberg siempre ha destinado un espacio para construir país desde lo que él mismo hace. Es de esta manera que de la mano con distintas fundaciones ha emprendido proyectos de obra benéfica. Al mismo tiempo, ha sido nombrado embajador de buena voluntad para la niñez de las olimpiadas especiales, un nombramiento que lo hace ser el director artístico de la inauguración de las olimpiadas.

“Tengo un pensamiento muy claro y siempre he dicho que en un país pequeño habitan gigantes, porque en los países grandes, los habitantes se hacen pequeños. Es por eso que yo decido trabajar aquí en El Salvador”, afirma satisfecho.

Por su labor artística, admite que pudo haberse desarrollado en otro país, sin embargo, pese a los miedos que tuvo que afrontar, decidió trabajar por la transformación de la sociedad salvadoreña. Aun cuando corrió el riesgo de que su propuesta no pudiera ser comprendida y que no lograra el alcance que esperaba, fue uno de los que decidió trabajar en su país.

“Así como en este y en cualquier lugar del mundo, si tu pasión no es intensa y no es clara, ni en China, ni en Dubái ni en Estados Unidos, serás quien quieres ser”, asegura al mostrarse optimista de que El Salvador es también una zona de promesas.

 

Rossemberg Rivas ha participado en importantes actividades culturales tanto a nivel nacional como internacional, lo que le ha valida ganarse un lugar en la sociedad salvadoreña.

 

Conocido por hacer las fiestas más exclusivas de la sociedad salvadoreña, a Rivas no se le olvida cómo empezó todo lo que hoy se conoce como  el “Universo de Rossemberg”. Es por eso que se mantiene con los pies firmes sobre la tierra y desde su ser genuino busca siempre marcar la diferencia en su entorno.

Todo lo anterior queda reflejado al hablar con las personas que le rodean en su día a día. “Trabajar con Rossemberg es como no trabajar; es divertido y un reto a la vez, más en este país que no existe nada para poder producir de un espacio vacío toda una gran fiesta o cualquier tipo de opening. Lo que más admiro de él son su entrega y sencillez, sus cualidades más fuertes.”, afirma su asistente creativo, Alejandro Santana.

Por su parte, el hacedor de fiesta resume que en su vida hay tres hechos relevantes, como lo es haber creído que el país era un lugar de posibilidades, haber elegido una carrera que le permitió ser quien es y el ser salvadoreño.

“Mi consejo, a partir de lo que he vivido. Es rescatar el ser genuino y  creer que en un lugar tan desértico puede construirse un mundo de fantasía, un mundo maravilloso, una construcción de altares para la belleza que motiven a la vida. No hay que olvidar que los únicos transformadores de nuestra propia vida somos nosotros mismos”, concluye.

Rivas afirma que su lugar ideal para sacar al máximo su creatividad e ingeniosidad son los lugares llenos de bullicio y grandes concentraciones, como el centro de San Salvador y otros lugares de gran concurrencia.

 

 

4 Jul 2017
El ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017
SV del Mes | Por: Redacción

El ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017

6 Jun 2017
Otto Salamanca, la voz que sobresale entre los grandes/ Junio 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Otto Salamanca, la voz que sobresale entre los grandes/ Junio 2017

2 May 2017
Liliane Reyes, la promotora de la solidaridad  / Mayo 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Liliane Reyes, la promotora de la solidaridad / Mayo 2017

4 Abr 2017
William Navarro, el diseñador salvadoreño en Dubai / Abril 2017
SV del Mes | Por: Redacción

William Navarro, el diseñador salvadoreño en Dubai / Abril 2017