SV del Mes

6 Sep 2016
SV del Mes | Por: Redacción

Rafael Arévalo, el tenista perseverante – Septiembre 2016

Comenzó a jugar tenis como un “hobbie”, pero más adelante descubrió que tenía talento y por eso viajaba tres veces a la semana desde Sonsonate a la Federación Salvadoreña de Tenis (FST). A los nueve años ya era miembro de la selección de menores y representaba a El Salvador en torneos de Centroamérica, el tenis ya era parte de su vida. Te invitamos a conocer más sobre el tenista salvadoreño Rafael Arévalo, nuestro salvadoreño del mes de septiembre.

A sus ocho años comenzó a jugar tenis en un club de playa y al venir a San Salvador participó en un torneo Centroamericano, donde resultó ganador. “Los logros que iba teniendo tan rápido me motivaron a introducirme de lleno en el deporte, me convertí en el número uno de diez años, la primera categoría que existe en el tenis. Cada vez me motivaba más por el tenis y mi familia también, era el número uno de El Salvador y Centroamérica, recibía mucho apoyo por parte de mis papás”.

2t

Para Rafael, el tenis fue siempre parte de su vida, “lo veía como cuando uno se levanta por la mañana y tiene que desayunar, así era el tenis para mí, era levantarme y sabía que ese día tenía que jugar”. Pero Rafael acepta que lo que más le gustaba del tenis eran las competencias, por ello desde que empezó a practicar tenis se dio cuenta que los 100 mejores del mundo son aquellas que pueden vivir del deporte, entonces “esa fue mi meta, llegar a ser un tenista profesional y uno de los mejores 100 del mundo”.

El tenista comenta que si se quiere participar en torneos federados es necesario estar inscrito a la Federación. “Tuve la fortuna de ser uno de los mejores jugadores desde los diez años, entonces la Federación me invitaba a ser parte de los equipos, por lo que a los 15 me convertí en el número uno de la categoría mayor, que es la Copa Davis por El Salvador”.

 

Sin embargo, para Rafael el principal apoyo para triunfar son los padres, ya que “uno no puede llegar a ser nada si no tiene el apoyo de su familia, yo estoy muy agradecido y complacido con mis padres porque siempre estuvieron, y siguen estando junto a mí”. Sus padres siempre lo apoyaron inclusive cuando se salió del colegio porque quería dedicarse al deporte “y ahora todavía siguen apoyándome en todas mis aventuras, he tenido muy buenos padres la verdad”.

Su mamá era la que lo llevaba las tardes a entrenar a San Salvador, mientras que durante sus competencias era su papá, quien se encargaba de ir con él por todo el mundo. “Mi papá pues prácticamente dejó a un lado sus metas personales de trabajo y eso pues ayudó mucho porque un niño viajando por el mundo, medio perdido, no es lo mismo que viajar con su papá”, comentó Rafael.

Rafael considera que lo que marcó la diferencia para convertirse en tenista profesional fue, que sus padres siempre permitieron que tomara sus propias decisiones. “No he sido una persona que ha hecho lo que sus papás han dicho, pero han apoyado lo que yo he decidido”.

A pesar que no le gusta hablar mucho de sus cualidades, Rafael es una persona que no se da por vencido y no ve las cosas como imposibles. “Me gusta trabajar duro por cada reto que me propongo en la vida y si yo quería ser un tenista profesional y tenía que salirme del colegio, tener menos amigos, dejar de disfrutar muchas cosas de la vida, viajar 40 semanas por año y entrenar 8 o 9 horas por día, no importaba. Lo que yo quería era ser uno de los mejores del mundo”.

A sus 12 años, migró a San Salvador y entró a un programa de alto rendimiento, viajaba todos los días en microbús, practicaba a todas horas sin falta. Vivía para el tenis, por ello a los 18 años emigró a España, ya que El Salvador no tenía las condiciones para realizarse como deportista.

“Fue la decisión más difícil, alejarme de mi familia no me costó tanto, pero si sufrí por mi nacionalismo, debido a esto, lo primero que hice al regresar fue hacer una escuela que pudiera permitir que la gente no se tenga que ir y no tener que gastar tanto dinero para su carrera”.

3t

Algunos de los mayores logros de este tenista, originario de Sonsonate, ha sido participar en Wimbledon, US Open, Roland Garros y en las Olimpiadas de 2008. “Eso me decía que había cumplido todo lo que yo soñé desde los ocho años”.

Así mismo, dentro de sus mejores partidos se encuentran: jugar contra un jugador nacional, mayor que él, “pero a los 15 años le gané y nunca más me volvió a ganar; igualmente, cuando le gané al británico Andy Murray y el otro, competir contra Roger Federer en las Olimpiadas del 2008. Haber tenido la oportunidad de jugar con él marcó bastante mi carrera”.

Durante su carrera como tenista, Rafael no sufrió muchas lesiones, más que las comunes en un atleta de su categoría. “Tuve una lesión, que fue un poco más marcada, en el hombro, mantuve molestias por meses y una que otra torcedura de tobillo, que lo deja a uno tres semanas o un mes sin competir, pero nada tan grave”.

Aunque los enfrentó, tuvo muchos obstáculos, ya que el país no tiene una tradición para con el tenis, puesto que “la estructura de competencia no es comparable con escuelas de alto rendimiento en el extranjero”, pero considera que hay una oportunidad de cambiar este hecho, ya que las federaciones tienen la capacidad de invertir más en el deporte.

“Yo decía cómo es posible que una persona que le dedica su vida al tenis no tenga un apoyo, entonces qué hace la Federación de El Salvador, a partir de ahí yo comencé a querer cambiar eso, de eso hace 10 años, hasta el año pasado logré entrar a la junta directiva, pero no entré como presidente, sino como miembro de la junta”. En 2016, Arévalo fue nombrado presidente de la FST.

Al ser nombrado presidente de la FST, Rafael afirma encontró grandes deudas financieras, pero en poco tiempo de gestión logró solucionarlos. Ha organizado eventos grandes y cancelar dichas deudas que dejó la administración anterior, según Arévalo.

“Es necesario que exista la iniciativa propia o que exista una ley para que diga que el dinero se debe invertir un tanto por ciento, verdad, ya el INDES está presionando en este aspecto. Siempre hay personas que tienen buenas intenciones y otras no tanto, para eso están las leyes para que las personas tengan las puertas cerradas para destinar los fondos a otras cosas que no sea el deporte”.

4t

Por su parte, Rafael se mira en un futuro con deseos que su país salga adelante y que tenga buena calidad en el deporte porque “un salvadoreño tiene posibilidades de ganar, eso es algo que quisiera ver”.

“Creo que es un país pequeño con mucho potencial, la gente es muy creativa, mi sueño es poder ver buenas cosas que otros países han logrado y por qué El Salvador no. Esta Federación tiene 16 canchas, la más grande de Centroamérica, por qué tenerla descuidada, hasta no verlo no me podré sentir bien”.

Además, como presidente de la FST y parte de la directiva de la Confederación de Centroamérica y el Caribe (COTECC), pretende “una reingeniería en el modelo de inversión y de integrar a un gremio dividido para trabajar con los 14 clubes de tenis en el país”, así como implementar un sistema de capacitación para que los jugadores tengan la misma calidad internacional.

De la misma manera, Rafael lucha por “incentivar a los atletas para que puedan obtener un pathway”, que es una ayuda monetaria para que el jugador llegue a ser un profesional. “La idea es que nunca puedan decir, lo económico es mi problema, si soy el mejor”.

Por ello, este tenista salvadoreño aconseja a los jóvenes que si desean meterse en el deporte, no tienen nada que perder. El deporte es una buena forma de formarse “los que quieren ser deportistas tienen que tener una buena determinación, trabajar duro, mucha disciplina, todo es muy sano y hay muchos beneficios que aporta a tu vida”.

Actualmente, Rafael aún sigue siendo parte del equipo de la Copa Davis, pero tiene muchas ganas de retirarse. “Todavía hay un hueco generacional porque los jugadores que están bien son muy pequeños, no obstante, ya actividad durante el día, entrenar, eso ya no hago porque hay otras perspectivas de luchar por el tenis. La etapa como jugador requiere de otras condiciones”.

5 Dic 2017
Víctor Flores, el barista que ha competido en China, Irlanda y Corea del  Sur- Diciembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Víctor Flores, el barista que ha competido en China, Irlanda y Corea del Sur- Diciembre 2017

7 Nov 2017
Sandra Martínez, la salvadoreña que desde los 4 años sabía leer, ahora trabaja como meteoróloga – Noviembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Sandra Martínez, la salvadoreña que desde los 4 años sabía leer, ahora trabaja como meteoróloga – Noviembre 2017

3 Oct 2017
Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017

5 Sep 2017
Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña  -Septiembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña -Septiembre 2017