SV del Mes

1 Ago 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Paulina Valdez, una salvadoreña en la OEA y en Londres / Agosto 2017

A sus 25  años, Paulina Valdez ha trabajado en la OEA, donde contribuyó para mejorar la educación en la región y será becaria de una de las becas más prestigiosas del gobierno del Reino Unido. Conocé más de nuestra Salvadoreña del Mes de agosto 2017.

Paulina creció con la idea que debía de ser agradecida con lo que tenía, por ello desde pequeña en cada tiempo libre que tenía hacía voluntariados. Así mismo, recuerda que su madre siempre le aconsejó que fuera la persona más amable y educada que cualquier persona pudiera conocer.

“Me dijo, podrán haber personas más inteligentes, consideradas más bonitas, incluso más capacitadas en lo que hacen”, pero está en vos que haya alguien más amable, educada y entregada en su trabajo.

De tal manera, esta salvadoreña habiendo estudiado su bachillerato en El Salvador y al tener una educación completamente bilingüe, aspiró hacer sus estudios universitarios en Estados Unidos en  American University, Washington D.C. No obstante, quedarse a trabajar en el país americano no es tan fácil como se cree, “de hecho casi todo el último año, los estudiantes se la pasan enviando sus hojas de vida para poder aspirar a un trabajo”.

Porque el hecho es que después que cada estudiante se gradúa, solo tienen un año  para poder quedarse en el país americano con permiso de trabajo. “Esto hace difícil que las empresas quieran contratar, si solamente va a hacer por unos cuantos meses. Y si quieren que se quede, la empresa debe aplicar para la visa a este estudiante recién contratado”.

Tanto así que Paulina, día tras día, se dedicó a buscar empleo hasta que un día fue a un evento de Relaciones Internacionales, donde solo asistieron estudiantes latinoamericanos. “No conocía a nadie, más que la organizadora porque ya había trabajado con ella anteriormente y como tenía hambre, me fui a la mesa donde estaba la comida”.

Cuando estaba parada eligiendo que comer, “y como hablo hasta por los codos”, Paulina se puso a conversar con la persona junto a ella. “De repente, le comencé a contar que estaba desempleada, ya me había graduado, y que por eso cuando había ido de visita a El Salvador me había llevado una maleta completa llena de frijoles y tortilla. Le causó gracia mi comentario y nos pusimos a reír”.

Terminó el evento y al día siguiente Paulina siguió con su búsqueda de encontrar trabajo. Cuando de repente “me cayó un correo de un remitente desconocido que decía “no borrar”, lo abrí y era esta persona que había conocido en el evento, a la que le había contado lo de la maleta de los frijoles y las tortillas. Resultó que conocía a alguien que trabajaba para la Organización de Estados Americanos (OEA)”.

Luego, Paulina se enteró que él le había pedido su contacto a la organizadora y que ella había dado buenas referencias de su trabajo. Y así, esta salvadoreña tenía una entrevista en el departamento de educación de la OEA.

“Cuando llegué con la persona que me iba a entrevistar me preguntó que por qué creía que estaba ahí. Me dijo que al que había conocido en el evento me había recomendado y que él era una excelente persona”. “Había enviado alrededor de cientos de correos solicitando empleo, luego me enteré que eran miles de estudiantes egresados quienes aspiran por encontrar un puesto fijo luego de salir de la universidad. Eso así era”.

Paulina comenzó a trabajar en la OEA con un contrato de solamente 2 meses, para organizar un evento, pero eso no la desanimó y “llegaba todos los días media hora antes que sus compañeros, solo para ver que todo estuviera en orden. Un día, la jefa de Paulina tenía que elaborar un documento oficial, entonces esta joven sabía que podía ayudar. Comenzó a investigar cómo podía elaborar esta pieza oficial, “jamás había hecho uno igual”, pero finalmente lo logró y presentó a su jefa un borrador a la mañana siguiente. “Entré a su oficina y le dije que era un borrador, que hiciera los cambios que ella consideraba convenientes”.

Casi llegaba el final de sus dos meses de contrato y sabía que no había plazas disponibles para que se quedara, no obstante su jefa mandó un correo. “En el correo le pedía a los directivos del departamento de educación de la OEA que alguien le ayudara con los fondos, que no podían perder a esta chica”, ese fue uno de los mayores logros para Paulina y así se quedó otros 6 meses, hasta que fue contratada permanentemente como consultora.

Como consultora principal de la Comisión Interamericana de Educación, Paulina se encargó de contribuir a la redacción y negociación  de la Agenda Educativa Interamericana, primer documento educativo regional, que acordado unánimemente  entre los  Estados Miembros de la OEA, busca mejorar la calidad de la educación en las Américas, definiendo una serie de acciones para avanzar en tres temas prioritarios y fortalecer la cooperación interamericana, y la coordinación con otros actores para garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, como establece el Objetivo 4 de Desarrollo Sostenible, de la Agenda 2030. Finalmente, luego de dos años de negociaciones, se firmó la Agenda en “IX Reunión Interamericana de Ministros de Educación de la OEA”, realizada en Bahamas el pasado mes de febrero.

Para Paulina, aunque fue difícil renunciar a su trabajo en la OEA, donde ya tenía una plaza y podía contribuir a que se diera una educación de calidad, inclusiva y con equidad en la región, lo hizo para continuar sus estudios terciarios en la universidad King´s College de Londres, para la cual recibió una beca completa del gobierno británico. “La beca pone como condición retornar al país de origen después que acabe, para que los conocimientos aprendidos sean aplicados en la región”.

A pesar de lo que pensaba Paulina, le notificaron que había recibido  la beca. Y es que solo eligen a unos pocos de algunos países para la oportunidad. “A veces íbamos de camino a una reunión o eventos con mi jefa y ella me iba haciendo preguntas, ensayando para el proceso de aplicación y entrevista de la beca.  Tanto así, que cuando le contó a su jefa que la había conseguido, “su alegría fue tanto que quizás se oyó en toda la OEA”. Al regresar de su beca en Londres, Paulina aspira hacer cambios en el país, sea a través de la política o con iniciativas que ayuden a los salvadoreños a progresar.

Por su parte, a los jóvenes Paulina aconseja que busquen mentores y trabajen muy fuerte para demostrarles que están dispuestos a cumplir sus sueños y metas.

7 Nov 2017
Sandra Martínez, la salvadoreña que desde los 4 años sabía leer, ahora trabaja como meteoróloga – Noviembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Sandra Martínez, la salvadoreña que desde los 4 años sabía leer, ahora trabaja como meteoróloga – Noviembre 2017

3 Oct 2017
Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017

5 Sep 2017
Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña  -Septiembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña -Septiembre 2017

4 Jul 2017
Jorge Palomo, el ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Jorge Palomo, el ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017