SV del Mes

3 Oct 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017

A los 21 años, Marcelo Acosta es un destacado nadador a nivel internacional. En las competencias que ha participado se encuentran: los Juegos Olímpicos de 2016, el Campeonato Mundial de Natación, en Budapest y el Grand Prix de Arizona, entre otros. Conocé más de nuestro Salvadoreño del Mes de octubre a continuación.

Fotos: Cortesía Marcelo Acosta

A pesar de todos los logros que este joven salvadoreño ha alcanzado, considera que su mayor cualidad es ser un “trabajador” disciplinado. “Cuando estás en un nivel tan alto como este, te das cuenta que eres pequeño, más de los que están arriba. Simplemente, no eres nada y tienes que trabajar para ser alguien”.

Para este salvadoreño, su carrera en la natación inició a los 5 años, aunque fueron sus hermanos quienes iniciaron en el deporte mucho antes que él. A los 10 años, Marcelo recuerda que ganó su primero trofeo de bronce en un “Mini Meet” y ahí fue cuando empezó a soñar con nadar profesionalmente.

“Había quedado en tercero aquella vez y yo no me lo esperaba porque normalmente quedaba de último, pero ganar un trofeo jamás. Estaba viendo en la esquina como todos ganaban sus trofeos, y de la nada me dicen mi nombre”. “Fue como decir como ya le voy a meter más en serio. Quiero llegar a ser tan grande como mis hermanos”.

Luego, a los 12 años, rompió su primer récord nacional de 1 mil 500 metros libres; y cuatro años después compitió en sus primeros Juegos Centroamericanos en San José, Costa Rica.

“Esa fue la primera vez que gané dos medallas de oro y dos de plata. La primera vez que vencí a un olímpico en los 400 metros libres, él tenía una ventaja de casi un cuerpo y el tipo era bastante grande. Y me acuerdo que ese día solo cerré los ojos y empecé a patear, y a brasear con todo lo que tenía hasta que toqué la pared y de la nada vi que había ganado por solo 10 centésimas. Ese mismo día que ingresé para las Olimpiadas Juveniles en Nanjing, China”.

“Mi madre siempre me decía que no importaba qué tanto me cansara, que no me rindiera y que no importara qué tan duro fuera el reto. Y mi papá siempre me decía que solo siguiera mis sueños, que no importara que tan alto fueran; que ellos siempre me iban a estar apoyando”.

Marcelo comenta que cuando estaba en bachillerato era bastante difícil porque madrugaba y se acostaba tarde para hacer sus tareas, estudiar y entrenar. “Para estar listo para lo que sea, noches con poco sueño y tenía que dar lo mejor de mí. No importaba si estaba cansado, desvelado. Mi sueño era salir del país y hacerme más fuerte”.

Lo importante es ser “paciente, tener tu visión, saber para qué, qué vas a hacer porque no solo puedes estar nadando, estudiando, sin saber hacer, es como ir en un barco sin rumbo”.

Al siguiente año, llegó a Naijing y en los 400 metros libres hizo una “medalla histórica para El Salvador”. “Me fui en enero del 2014 para entrenar para las Olimpiadas Juveniles y después mi idea era volver a El Salvador otra vez. Al final, me ofrecieron quedarme en Azura Florida Aquatics”. “Cuando regresé a El Salvador las universidades me llamaron, me querían porque ya había salido del colegio, pero quería estudiar en Estados Unidos o en otro país”.

Tiro al plato

Marcelo Acosta: trabajador

Edad: 21 años

Natación: Distancia larga

Juegos Olímpicos: Número 22 del mundo

Jóvenes: El futuro

El Salvador: Mi tierra

Ya para 2015, estaba estudiando en la Universidad de Louisville, Kentucky en Estados Unidos. Ellos ofrecieron que hiciera una visita al campus y conociera el programa, los entrenadores; “el mismo día fue que le dije que sí a la universidad”. Pero, luego de un semestre estudiando, decidió tomarse un año sabático para poder entrenar e ir a las Olimpiadas en 2016; para ello regresó a Florida.

“Clasifiqué para las Olimpiadas en la prueba de los 2 mil 500 metros libres, fue la primera vez que un salvadoreño clasificaba a las Olimpiadas con una marca “A”. Fue la primera vez que un nadador salvadoreño entró por la puerta grande. En agosto, partimos para las Olimpiadas y ahí fue donde terminé en el puesto 22 del mundo”.

Según Marcelo, dentro del mundo de la natación son muchos los que tienen talento y que no les cuesta como a él, pero lo que le diferencia es que él da lo mejor de sí, inclusive más que eso. “Yo sé que hay muchas más personas que tienen más talento que yo, simplemente no les cuesta tanto como a mí me cuesta y sé que me tengo que quedar en la piscina más que los demás; para seguir haciendo vueltas y practicar resistencia, mi técnica, mejorarla, perfeccionarla”.

Marcelo explica esto como “una rana en un charco”. “Cuando estás en un país y ganas el campeonato nacional, crees que sos el mejor, pero eso es simplemente en tu país. Entonces, cuando sales más allá, te das cuenta que no tenías idea que hay tantas personas que son fuertes y tienen mucho más talento”.

Y es que dice que lo que más le costó fue acostumbrarse al entrenamiento que reciben en Estados Unidos. “Al principio yo estaba impactado, no sabía qué hacer. Hay una razón por la que Estados Unidos es unos de las grandes potencias en los deportes, saben cómo prepararse”.

Pero, de acuerdo a Marcelo, lo que ha sido fundamental en su carrera ha sido el apoyo que le han brindado sus padres, el INDES, las federaciones y el Comité Olímpico. “Fue la combinación de todo eso y mi ambición lo que me apoyaron, y me siguen motivando para salir adelante, para dar lo mejor de mi todos los días. Para cuando llegue el momento de la carrera solo dar lo mejor”.

Así mismo, también este atleta comenta que otra de sus motivaciones ha sido saber que él es el legado de sus hermanos, quienes no pudieron seguir compitiendo profesionalmente. “La verdad que eso me dio un poquito más de motivación, de demostrar lo que mis hermanos no pudieron. Yo lo voy a demostrar”.

Sin embargo, para Marcelo uno de sus mayores logros fue el de una competencia entre algunas universidades de Estados Unidos. “Fuimos con mi universidad y ese día competí con Antón Ipsen, de Dinamarca. Él había ganado esa prueba dos años seguidos así que, estaba un poquito nervioso y emocionado; fue una pelea como por 14 minutos. Al final pude meter la patada y lo dejé por un cuerpo. Cuando vi el tiempo, había roto mi récord de la escuela, el de la conferencia y el de la competencia”.

“Él peleó, pero pude vencerlo y nos vamos a ver otra vez, el siguiente año. Voy a estar listo, muchos van a venir por mí este año, porque saben que puedo ganar. Van a venir por mi sangre. Esa fue la mejor competencia que he tenido en mi vida”.

Ahora, Marcelo estudia “administración en deportes”, ya que desea ayudar a los atletas que están en la misma posición que yo estaba. Ayudarles a cumplir sus metas, que saquen buenas notas, que hagan su trabajo dentro y fuera del agua. Dentro de 5 años, este joven atleta planea graduarse de la universidad y ya competir profesionalmente.

“Quiero seguir por otras dos Olimpiadas, o incluso tres, porque es lo que me encanta hacer, es lo que me apasiona. Me encanta entrenar y hacerlo por las Olimpiadas no tiene precio. En 10 años, me veo con una medalla Olímpica, la primera para el país, pero todo este proceso es para aprender. Dar lo mejor y pelear por esa medalla, que es lo que he estado soñando toda mi vida prácticamente”.

Tiro al plato

Sueño: Ser el mejor del mundo

Comida favorita: Lasagna

Libro favorito: El Manual del Guerrero de la Luz – Pablo Coelho

Música favorita: Rock, heavy metal

Grupo favorito: Disturbed

Arroz o maíz: Maíz

También, Marcelo aconseja a los jóvenes que si lo ven como un ejemplo, no quiere que sean como él, sino que sean mejores. “El Salvador necesita personas que den buenas noticias todos los días; necesita personas que saquen el país adelante y nosotros somos quienes lo podemos hacer”.

“Les digo que sigan trabajando por sus sueños y que aunque parezca duro, se vea lejos o muy altos que sean pacientes, pero constantes. Creo que esa es la llave, ser consistentes en lo que haces sea trabajo, estudio, deportes, o lo que sea. Que nunca pierdan la fe”.

7 Nov 2017
Sandra Martínez, la salvadoreña que desde los 4 años sabía leer, ahora trabaja como meteoróloga – Noviembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Sandra Martínez, la salvadoreña que desde los 4 años sabía leer, ahora trabaja como meteoróloga – Noviembre 2017

5 Sep 2017
Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña  -Septiembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña -Septiembre 2017

1 Ago 2017
Paulina Valdez, una salvadoreña en la OEA y en Londres / Agosto 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Paulina Valdez, una salvadoreña en la OEA y en Londres / Agosto 2017

4 Jul 2017
Jorge Palomo, el ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Jorge Palomo, el ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017