SV del Mes

4 Sep 2012
SV del Mes | Por: José Mario Ávila

Lindsay Sánchez – septiembre 2012

Fotos por Clifford Escalón de Cámara 8

Uno de los termómetros que mide el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de un país se basa en la tasa de analfabetismo de la población. Desafortunadamente en El Salvador esta tasa es muy alta, llegando a alcanzar el14% de la población, lo que refleja que muchas personas no pueden aspirar a una mejor calidad de vida debido a la limitación de no poder leer ni escribir. Este problema se vive en todo el país, tal es el caso del municipio de Sonzacate, ubicado en el departamento de Sonsonate.

A la edad de 8 años, una niña de segundo grado del Centro Escolar cantón El Almendro de Sonsonate se dio cuenta de este problema que afectaba a su población. Debido a su alto rendimiento académico decidió aprovechar sus conocimientos y emprender una aventura para ayudar y educar a los habitantes de Sonzacate. Su nombre es Lindsay Areli Sánchez de nueve años, quien cursa tercer grado y a tan corta edad da clases de lectura, gramática y matemática a señores de más de 50 años; al mismo tiempo da clases  a los alumnos de cuarto grado.  Conocida por sus alumnos como “la maestrita” Lindsay viaja a pie una vez por semana  a impartirles clases a sus alumnos. “Cada persona que no sabe leer necesita aprender, ya que es preocupante que no sepan leer ni escribir” menciona Lindsay, quien junto a la ayuda de su madre ha tomado el rol de profesora con mucha seriedad, dedicándole varias horas a la semana a la preparación de sus clases. “Un alumno mio tiene un trabajo, por eso le permito que vaya a trabajar porque él  necesita del dinero para fortalecer a su familia y que así se pueda superar,” agrega Lindsay. Con mucha determinación y reflejando los valores de la fe y el servicio al prójimo que se le inculcaron desde pequeña, Lindsay enfatiza que “Dios nos ha dado un don que es el don de servir a los demás y eso nunca se va a quitar de mi boca”.

Lindsay fue una persona privilegiada desde que nació; comenta su madre, Doña Arely Sánchez, que ella aprendió a leer antes de entrar al kínder. Cuando estaba en segundo grado se ofreció para dar clases en un programa de educación y alfabetización que se estaba impartiendo en su comunidad. En un principio, debido a su corta edad, todos creían que no tenía la preparación para dar las clases pero fue su dedicación y entrega a ayudar a su comunidad lo que dejó impresionados a los promotores del programa educativo. Comenta Albertina Flores, promotora del programa del cual Lindsay da clases, que ella sabía que no iban a aceptar a Lindsay por su edad, pero que ella siempre demostró una actitud responsable y armoniosa por lo que decidieron darle unas capacitaciones y así fue como empezó a dar clases.  “Vinieron a monitorearla desde San Salvador los administradores del programa educativo y quedaron sorprendidos al ver a Lindsay dando clases,” agregó su promotora.

En sus clases les enseña a sus alumnos temas como la comunicación familiar, por lo que les muestra imágenes relacionadas al tema a enseñar y sus alumnos deben escribir lo que perciben de esas imágenes. Al mismo tiempo también les deja tareas, planas y refranes, “Les enseño que los adultos deben comunicarse con respeto. También las formas de comunicación con sus hijos, hijas y esposas”.

Hace poco Lindsay se acercó a su profesora y se vio preocupada porque sus compañeros no se aprendían las tablas de multiplicar ni el abecedario en inglés, por lo que se ofreció de dar una clase y enseñarles el abecedario en inglés y las tablas de multiplicar. Según Blanca Hernández, profesora de Lindsay, menciona que Lindsay es una niña eficiente y trabajadora en todos los aspectos, “Se saca las notas que se saca porque se lo merece, en los exámenes es la primera que se levanta y el 10 es nítido, hasta más quisiera ponerle porque los trabajos de ella son excelentes”.

En su tiempo libre Lindsay aprovecha de comer elotes locos, jugar a las muñecas y al fútbol.  “Me gusta mucho el fútbol, todos los días en la escuela, aunque no nos toque física, le pedimos a la seño que nos preste la pelota y vamos corriendo a la cancha a jugar,” comenta con gran entusiasmo. A los  niños y jóvenes les recomienda que se interesen por querer ayudar a los más necesitados “Quisiera invitar a las personas, en especial a los niños, porque ellos tienen que poder ayudar,” enfatizó Lindsay.

La humildad de la llamada con mucho cariño  “maestrita” de 8 años es muy reconocida por todos sus allegados ya que ayuda desinteresadamente a su prójimo, pero ella también necesita ser apoyada por otros para así poder desarrollar mejor sus  sorprendentes capacidades y de esa manera compartirlas con más personas. La misión ahora es ayudarle a cumplir su más grande sueño: ser doctora para estar siempre al servicio de la gente.

*Si usted desea ayudar a Lindsay a seguirse formando y así poder continuar con una óptima preparación puede escribir a info@mediolleno.com.sv

7 Mar 2017
Elena de Alfaro, la empresaria con conciencia social / Marzo 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Elena de Alfaro, la empresaria con conciencia social / Marzo 2017

7 Feb 2017
Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017

3 Ene 2017
Rodrigo López, el artista entusiasta por excelencia/ Enero 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Rodrigo López, el artista entusiasta por excelencia/ Enero 2017

9 Dic 2016
Los 12 Salvadoreños del Mes que demuestran amor por lo que hacen
SV del Mes | Por: Redacción

Los 12 Salvadoreños del Mes que demuestran amor por lo que hacen