SV del Mes

5 Ene 2012
SV del Mes | Por: José Mario Ávila

José Roberto Suarez – Enero 2012

Fotos por Clifford Escalón de Cámara 8

La mejor herencia que podemos dejarle a nuestro país es: amor, conocimiento y un planeta en el que se pueda vivir. En las profundidades del mar hemos encontrado un investigador que se ha preocupado por hacer exactamente eso. Su nombre es José Roberto Suárez, arquitecto e investigador subacuático, y ha aportado considerablemente en el registro y documentación de naufragios en El Salvador. Además de investigador, Suárez es director de varias organizaciones como la Fundación Museo de los Niños (Tin Marín), Fundación La Niñez Primero y la Fundación Fernando Llort, lo que lo ha llevado a adquirir experiencia para ser cada día un mejor ciudadano.

En el año 2001, José Roberto regresaba de una sesión fotográfica en el área natural protegida de Los Cóbanos. Un buzo que atrapaba langostas le indicó la ubicación de, lo que a su juicio, eran “unos pedazos de hierro oxidado”. En esa ocasión, y por primera vez, vio los restos de un barco, por lo que se metió junto a su equipo de buzos a ver qué era lo que se escondía tras las aguas. Al analizar las piezas encontradas, en la tranquilidad de su hogar, pudo apreciar el misterio que encerraba el desconocido barco y se fue dando cuenta que lo que estaba viendo no era cualquier cosa, lo que había encontrado era un patrimonio con una riqueza histórica que sabía que tenía que contar.

Durante años de investigación, y con la colaboración de profesionales de arqueología y pescadores de la zona, se fue empapando sobre el tema de los barcos hundidos en El Salvador.

Una característica de Suárez es el desapego por las cosas materiales, desde un principio sintió que todo lo que encontraba en sus investigaciones no le pertenecían a él, le pertenecían a todos. “En ningún momento me sentí dueño de nada. Desde un inicio tuve la intención de algún día exponer mis investigaciones en un museo y explicar la historia de lo que encontrara,” puntualizó Suárez.

Ya teniendo recopilada suficiente información, se empeñó en dar a conocer todo lo que había encontrado, la historia, las piezas y su origen. Tras años de investigación, publicó un libro, titulado, 1854 Barcos y Velas: Huellas históricas marítimas de El Salvador, para luego hacer la primera exposición subacuática en toda la historia de El Salvador. El fruto de sus investigaciones, sobre barcos, se está dando a conocer en el Museo David J. Guzmán y estará abierta al público durante este mes de Enero. “Yo me puedo morir ya y por lo menos ya está escrito algo. El libro lo pienso hacer digital para que esté accesible a todo el mundo,” menciona Suárez.

“Su inquietud y preocupación por la protección del patrimonio cultural y natural lo hacen una gran persona. Pero antes de todo, su amistad y sinceridad lo hacen un amigo valioso en  el que se puede contar,” Roberto Gallardo, arqueólogo y amigo de Suárez.

Otra de sus pasiones del mundo subacuático son los arrecifes, tanto así que ha publicado el libro Arrecifes de los Cóbanos, el cual contiene fotografías sobre algunas especies representativas de la biodiversidad de los mismos. A la vez, ha apoyado campañas para fomentar el cuidado de los arrecifes de nuestro país. “Cuidado tiene que ver con concientización. Que la gente no toque nada, que no agarre nada del mar, que solo se lleve recuerdos o fotografías y que no se lleven las riquezas culturales,” aclaró Suárez.

“Con una vida de esfuerzo en la investigación callada y sin pretensiones, ha hecho por el país más que muchos celebrados protagonistas que compiten en el mismo campo de la investigación del pasado. Me enorgullezco de su amistad y de su cercanía cultural,” Dr. Pedro Escalante, historiador.

Según Christina, hija de Suárez, desde pequeña le gustaba observarlo mientras diseñaba sus planos y ordenaba las fotos de sus investigaciones. “Mi papá me ha enseñado que la vida pasa en un instante y que siempre hay que buscar la paz en uno mismo, eso es lo que siento cada vez que estoy con él.”

José Roberto Suárez cree que para ser un buen ciudadano nos debemos sentir orgullosos de nuestro país. En su opinión, El Salvador es un país lindísimo en el que vale la pena vivir y que es importante darle el valor que se merece. “Veamos a nuestro país como un país que tiene que salir adelante, no hay nada permanente, todo es temporal, todo tiene un inicio, pero sigamos adelante,” agregó Suárez.

Dar a conocer nuestro patrimonio cultural y mantener nuestro planeta en buenas condiciones son piedras angulares de una nación. La entrega de José Roberto Suárez a El Salvador debe ser ejemplo para todo ciudadano que verdaderamente quiera un mejor país.

 
3 Oct 2017
Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017

5 Sep 2017
Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña  -Septiembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña -Septiembre 2017

1 Ago 2017
Paulina Valdez, una salvadoreña en la OEA y en Londres / Agosto 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Paulina Valdez, una salvadoreña en la OEA y en Londres / Agosto 2017

4 Jul 2017
Jorge Palomo, el ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Jorge Palomo, el ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017