SV del Mes

7 Mar 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Elena de Alfaro, la empresaria con conciencia social / Marzo 2017

Elena de Alfaro es una empresaria, madre y mujer extraordinaria que cree firmemente que los jóvenes no somos el futuro, sino el presente del país. Es Gerente General de Exporsal y miembro de FUSADES, FUNDEMAS, la Cámara de Comercio y el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, y otras más instituciones. Conocé más a esta salvadoreña del mes de marzo a continuación.

Nació un 11 de marzo en 1969, tiene una gemela y se describe a sí misma como “una persona interesada en que El Salvador sea el país pujante que era antes, que vuelva a creer en las personas, además que cree que no hay otro El Salvador en el mundo con las mismas oportunidades. Soy una persona positiva, que como mi mamá no toma un no como respuesta y que cree que cuando están peor las cosas, es el momento de ver las oportunidades”.

Por otro lado, Elena cree que ella es una mujer comprometida, ya que cuando toma un proyecto no lo deja hasta que sale a flote. “Trabajo por el país, porque hago tiempo para estar donde pueda colaborar, pero el compromiso no es solo con temas de empresa. Cuando era presidenta de FUNDEMAS, quería que la gente supiera qué es Responsabilidad Social Empresarial, y que esto está disponible para el micro, mediano y gran empresario. Ahora, este tema ya está dentro de los pensum de las universidades”.

Pero, todo empezó cuando era pequeña, ya que tuvo grandes ejemplos en su vida. Su papá le enseñó a ser puntual y honrada al momento de responder; así como, que es mejor ser pobre honrado, a que digan que fue un ladrón. Por otro lado, con el ejemplo de su mamá, Cecilia, aprendió a ser trabajadora, líder, innovadora y a no ver una muralla enfrente de ella; “así nos educó, así nos enseñó a ser, pero también nos enseñó a participar en la sociedad, a preocuparnos por los demás”, explica con cariño.

Gracias a su hermana gemela Ana, Elena aprendió que competir era sano; esto le ayudaba a sacar lo mejor de ella y a luchar por conseguir algo que cuesta. “Ella me enseñó a que teníamos que ir adelante, luchar y competir, nunca olvidaré eso”, recuerda. No obstante, en España cuando estudiaba turismo y es ahí donde recibió el cariño de una pareja, Mariano y Angelita, quienes actuaron como sus padres adoptivos en el extranjero. Ellos le enseñaron “valores como la humildad y a valorar a las personas por lo que son, y no por lo que tienen, y ese calor de hogar lleno de cariño”, explica Elena.

Más adelante, Elena regresó a El Salvador y se le encomendó hacer el plan de estudios del Bachillerato de Hostelería y Turismo; “en aquel entonces, a los jóvenes se nos daban oportunidades desde mucho antes, de hecho bueno, yo hice el plan a los 22 años. Lo que hay que hacer es darles esas oportunidades a más jóvenes para que sean más responsables a menor edad”, dice Elena.

A sus 24 años se casó y prometió no volver a trabajar, sin embargo confiesa que unos meses después inició un taller de costura y una boutique de vestidos de panal. Mientras que, su mamá ya había fundado su empresa de Exporsal y comenzaba a exportar productos hechos a mano al extranjero; a los pocos años, su mamá falleció y Elena se hizo cargo de Exporsal. “Solo iba a estar acá tanto tiempo era necesario para pagar una deuda que se tenía por parte de la empresa, deuda que se había adquirido para poder funcionar y poderse fundar; a pesar de eso, para 1986 debía cuatro veces más de lo que me habían entregado”, confiesa Elena.

Sin embargo, Elena no se rindió y, poco a poco, fue a capacitaciones y comenzó a saber más del negocio; bajaron el interés para los créditos del 25% al 10% y Exporsal pudo “ver la luz del sol con asistencia técnica, mercadeo, ayuda para participar en ferias internacionales. En tres años se logró pagar la deuda y contratar a más personas que ayudaran en el negocio”, relata Elena.

Actualmente, Elena confiesa que en todo este tiempo ha tenido la oportunidad de trabajar con artesanos y verlos crecer en experiencia y creatividad; así como, ha exportado su trabajo a 60 países alrededor del mundo. Exporsal ahora es reconocida por sus diseños innovadores y todo porque su mamá nunca supo ver una muralla en su vida, ya que sin ser empresaria o emprendedora comenzó un negocio solo con el querer.

Más adelante, “se me ofreció la oportunidad de llegar a la junta directiva de Coexport y estuve por cuatro o cinco años ahí; después, me llamaron para ser parte de la Cámara de Comercio, fui presidenta y ahora pertenezco a la junta”, detalla Elena.

A pesar de todo, Elena considera que sí ha tenido desafíos en balancear todas sus responsabilidades, aunque considera que su mayor logro ha sido poder conservar la fe sin importar las dificultades y siempre contar con personas que estuvieron a su lado cuando más lo necesitaba.

Ha sabido poner en práctica sus ideas en la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador y hasta la fecha ha dado oportunidades a los jóvenes para tener voz activa dentro de la organización; mientras que en FUNDEMAS ha logrado que toda la Red Integrarse comparta cada programa de RSE para fortalecer las organizaciones de Centroamérica y se vele por la meta de un desarrollo sostenible.

Ahora, Elena aplica todas las formas de RSE en su empresa y exporta productos con consciencia ambiental y ecológica; aclara que no hay necesidad de hacer grandes cambios, ni hay necesidad de ser una gran empresa para ser responsables, lo único que basta es querer hacer un cambio real en la sociedad. Además, esta empresaria salvadoreña aconseja que en la medida que “las instituciones se unan para tener una sola voz, vamos a empezar a ver puntos en común para que El Salvador llegue a dónde tenemos que ir, ya que el fin de todo esto es el ser humano. Hay que ver todo desde un punto de vista más general, ver dentro de todos, lo mejor y ver más la parte social”.

Para mientras, Elena aconseja a los jóvenes que no tengan miedo, “solo tres palabras: tomen el reto. No pidan permiso, échense a la piscina por algo que les empuje o ustedes tírense. Ustedes tienen la capacidad, la formación y las redes sociales para crear un país que crece con oportunidades, los jóvenes se tienen que apoyar entre sí. Nosotros podemos ser asesores, si es que ustedes nos necesitan, pero quítense la muralla, ustedes son la solución, no nosotros”.

3 Oct 2017
Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017

5 Sep 2017
Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña  -Septiembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña -Septiembre 2017

1 Ago 2017
Paulina Valdez, una salvadoreña en la OEA y en Londres / Agosto 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Paulina Valdez, una salvadoreña en la OEA y en Londres / Agosto 2017

4 Jul 2017
Jorge Palomo, el ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Jorge Palomo, el ex diplomático y artista salvadoreño /Julio 2017