SV del Mes

5 Jun 2018
SV del Mes | Por: Mariana Arévalo

Danilo Leiva, el docente de matemáticas inspirador – Junio 2018

A este Salvadoreño del Mes se le conoce de cariño como el Lic Leiva, un docente universitario que hace de las matemáticas una experiencia interesante. Él mismo asegura ser un hombre feliz y es que la enseñanza es parte esencial de su vida. Conocé al SVDM de junio 2018 a continuación.

Danilo Leiva asegura ser una persona feliz, o como él lo define, un genio. Este docente salvadoreño recuerda que una vez conversaba con un profesor, que le dijo que la felicidad no estaba en conocerlo todo del mundo; sino que, ese conocimiento debía llevar a la felicidad. “Si te sentís feliz, sos un genio. Yo hago lo que quiero, que es dejar mi legado con los estudiantes”, indica Leiva.

El profesor Leiva, como lo conocen sus alumnos, además afirma que toda su vida ha sido miembro de la Asociación de Scouts de El Salvador y es así como ha aprendido, de palabras del fundador Robert Baden-Powell, que “es una obligación dejar el mundo en mejores condiciones de cómo lo encontramos”. Así como, que si una persona no es digna de confianza, no está haciendo las cosas bien.

Aunque, este docente salvadoreño dice que su profesión de profesor la descubrió en el camino. Desde pequeño, el maestro Danilo era bueno para las matemáticas y la culpable fue su mamá, quien tenía una tienda y de pequeño, él siempre le ayudó. “Llegaban hasta 10 clientes simultáneamente y uno tenía que atenderlos a todos, hacer las cuentas en el aire sin equivocarse. Las cuentas se me fueron facilitando”.

Cortesía: Danilo Leiva

Luego, Leiva afirma que siempre tuvo profesores muy buenos en todas las materias, y en especial en matemáticas. Cuando estudió en el Colegio Don Bosco conoció al que sería el profesor que lo llevó a enamorarse de las matemáticas, Emilio Aragón, quien les daba física y matemáticas. “La manera en que daba la matemática, en que daba la física era tan metódico que quizás una o dos veces le vimos un papelito para anotar; todo lo había estudiado antes”.

Tiro al plato

Danilo: Yo

Edad: 57 años

Hijos: Dos

Jóvenes: Lo mejor del Mundo

El Salvador: El país más bello

Harvard: Un lugar bonito de aprendizaje

Louisville, Kentucky: Mi alma máter

UFG: Otra alma máter

Película favorita: Melody (1971)

Educación: Matemáticas

 

Según explica este salvadoreño, era de esos jóvenes que caían mal porque no daba copia;  sin embargo, junto a otro de sus compañeros, se quedaba por las tardes a explicarles a sus compañeros. “Era introvertido, aunque me gustaba mucho el fútbol y lo practicaba. Al momento del estudio era muy disciplinado”

Cuando el profesor Danilo salió de bachiller, solo había tres universidades y solo en una podía estudiar matemáticas, la Universidad Nacional. Por ello, metió papeles, pero en ese momento comenzó la guerra en El Salvador y “nos quedamos en el aire”. Fue entonces que decidió inscribirse en el Instituto Tecnológico Centroamericano (ITCA) para el Técnico en Ingeniería Eléctrica y aunque se graduó, entendió que no era su rol.

“Apliqué para un trabajo a la empresa nacional de comunicaciones ANTEL, pasé todos los exámenes y ya estaba todo para ser contratado, pero no me contrataron. En aquel momento me dio cólera porque el trabajo se lo dieron al ahijado de uno de los gerentes. Después, de hecho, le di gracias a Dios, eso no era para mí”.

Cortesía: Danilo Leiva

Luego, abrieron de nuevo la Universidad Nacional y metió papeles otra vez, pero en unos cuantos días la cerraron. Pronto aparecieron muchas universidades privadas y al revisar las ofertas, Leiva encontró que en la Universidad Francisco Gavidia (UFG) “ofrecía algo en matemática, era el profesorado en matemática y física. Yo no vi la palabra profesorado, ni química, solo matemática”.

Entonces, no solo recibía materias en química y matemática, recibía algunas en psicología y didáctica; mientras tanto, también era líder de tropa de los Scouts. Fue por ello que descubrió el por qué ahora es maestro. “Nos enseñaban técnicas para la enseñanza y como estaba con los Scouts, eso que aprendía lo iba a aplicar los fines de semana con ellos (los Scouts) y descubrí algo mágico, funcionaban. Ahí como que se me prendió el foquito, dije por aquí está mi camino; y voy a enseñar lo que a mí me gusta, voy a enseñar matemática”.

“Es un profesor bien particular porque no hay alumno de la UFG que no lo conozca. Siempre ha sido uno de los profesores más destacados, en las cafeterías hay un mural y lo han pintado a él”

Solange Hernández, de 35 años, compañera de trabajo

Danilo Leiva junto al mural

Leiva se dio cuenta que no solo funcionaban las técnicas que aprendía, sino que le gustaba la docencia y que era feliz enseñando. Se graduó con un CUM de 9.5 del profesorado y aplicó, junto a otros mil 299 participantes, a una beca de pregrado que ofreció Estados Unidos, entonces llamadas Central American Program Schoolarship (CAMPUS). Solo fueron elegidos 23 y Leiva fue uno de ellos, por lo que se fue a estudiar Bachelors of Arts, Major in Mathematics, o como él lo define una licenciatura en matemática, en la Universidad Louisville, Kentucky.

“No sabía nada de inglés, nos hicieron un examen para ver en qué nivel estábamos, yo estaba en el básico y  un ciclo pasé del básico al avanzado e hice el Chicago, un examen como el TOEFL. Si lo aprobaba entraba a la universidad, pero como a mí me habían dado equivalencias las primeras materias ya eran de nivel avanzado; aprobamos con mucho esfuerzo y me gradué”.

Cortesía: Danilo Leiva

Después, al profesor Danilo le salió la oportunidad de quedarse en Estados Unidos, pero había hecho la promesa de regresar y asegura su padre le había enseñado a cumplir siempre con su palabra. “Mi papá se me metió en la mente, entonces regresé y vine a pedir trabajo en la universidad, donde me había graduado como profesor. Eso que ya había experimentado y me gustaba hacer”.

De sus padres, el docente Danilo también recuerda siempre la alegría de su madre y la pregunta que su padre siempre le hacía “¿Ya viniste del trabajo? ¿Qué tal te fue, como el primer día? Mi papá decía que en el trabajo teníamos que ir como en el primer día para ir a dar siempre lo mejor, porque el primer día se llega con ganas, ilusiones, esperanzas”.

Tiro al plato

Física: El Quantum

Scouts: Me marcaron la vida

Docencia: Mi felicidad

Matemáticas: Mi medio para formar

Comida favorita: Frijoles fritos

Grupo favorito: The Moody Blues / El quinteto tiempo

Cantante favorito: John Lennon / Pablo Milanés

Género musical: Rock

Emilio Aragón: Mi profesor

Familia: Mi apoyo

Hijos: Lo mejor que Dios me dio

 

En ese tiempo, Leiva trabajó en diferentes institutos y colegios, y más adelante como Director Educativo de los Scouts. Pero, le salió la oportunidad de ser docente universitario de tiempo completo y pronto, estudiar una maestría en Louisville o un postgrado en Harvard, Cambridge para ser formador educativo.

Cada universidad traía a sus profesores a El Salvador y les daba clases, Leiva estuvo en la segunda parte de este curso y lo aprobó tan bien que fue el mejor de su grupo. “De cada grupo escogieron el mejor y yo era uno de ellos. Para ir a un programa durante un mes a la Universidad de Harvard, estuve en un taller y por el desempeño que tuve allá, me ofrecieron beca, pero no la acepté”.

“De las cualidades que yo podría destacar de él son la cercanía con el estudiante, la manera tan espontánea y natural de explicar, y un padre amoroso. Él incentiva a los jóvenes con el ejemplo”

Daniel Montes, de 36 años, sobrino de Leiva

Para 1999, el profesor salvadoreño se enteró de otra beca, pero esta vez para Jerusalem, Israel para aprender mejor a hacer planes de estudio de una carrera. Así mismo, ha tomado cursos sobre cómo enseñar específicamente en las universidades y se convirtió en auditor interno como par evaluador del Ministerio de Educación (MINED), donde se encarga, junto con otros colegas, de evaluar a instituciones de educación superior en una especie de auditoría.

Cortesía: Danilo Leiva

“Mi fuerte en la universidad como docente es la matemática I a la matemática IV. Hice un estudio acerca del estilo de enseñanza de la matemática y he escrito artículos, un libro de introducción a la lógica matemática”.  Pero, para Leiva “lo más importante es que uso la matemática como medio para formar valores en los estudiantes, la puntualidad, el orden, el hacer las cosas bien”.

A los jóvenes, por su parte, les dice: “tomaría las palabras de Ellacuría y Monseñor Romero, que hagan oír su voz, digan lo que piensan, exijan que seamos todos honestos. Cada uno lo dijo en su momento en diferentes palabras, pero los jóvenes son los culpables del rumbo que tome el país. Nosotros, mi generación cuando lo hizo, no funcionó y lo digo porque no estamos bien. Los jóvenes son realmente quienes pueden cambiar el rumbo de nuestro país”.

11 Sep 2018
Romeo Majano, el doctor que cura el corazón sin operaciones / septiembre 2018
SV del Mes | Por: Redacción

Romeo Majano, el doctor que cura el corazón sin operaciones / septiembre 2018

7 Ago 2018
Bryan Pérez, el surfista estrella – Agosto 2018
SV del Mes | Por: Mariana Arévalo

Bryan Pérez, el surfista estrella – Agosto 2018

3 Jul 2018
Rodrigo Bolaños, el salvadoreño detrás de una fábrica de oportunidades- julio 2018
SV del Mes | Por: Mariana Arévalo

Rodrigo Bolaños, el salvadoreño detrás de una fábrica de oportunidades- julio 2018

1 May 2018
Celina de Sola, la salvadoreña que sabe que trabajando juntos se pueden transformar realidades
SV del Mes | Por: Mariana Arévalo

Celina de Sola, la salvadoreña que sabe que trabajando juntos se pueden transformar realidades