SV del Mes

3 Nov 2015
SV del Mes | Por: Luis Trejo

Andrés Escobar, el emprendedor social, noviembre 2015

Un joven retador, preocupado por su país y deseoso de impactar positivamente en la educación inicial de la niñez salvadoreña, Andrés Escobar está impulsando un proyecto educacional sin precedentes en la región. Esta es su historia y su proyecto.

Fotos: Eduardo Pérez/MEDIOLLENO

Nuestro Salvadoreño del Mes de noviembre es un joven que con su perseverancia y empatía está intentado cambiar la vida de muchos niños salvadoreños y centroamericanos. Recientemente fue ganador, junto con otros jóvenes, del premio Hult Prize 2015, que otorgan Hult School Business y Clinton Global Iniciative. Te invitamos a conocer a Andrés Escobar, el soñador nato.

Como él mismo se describe, es una persona con un gran espíritu aventurero. “Soy muy optimista y me gusta ponerme retos que la gente me dice que son imposibles. Nací en El Salvador y soy muy orgulloso de ello. Tengo una familia muy unida y muy religiosa, y estoy consciente de que todos mis éxitos se los debo a Dios. Me he ido a otros países a buscar mejores oportunidades, pero siempre con el sueño de volver a este país a aportar todo lo que he aprendido”, afirma este joven.

Mucha gente lo conoce por ser diferente, quien si alguien le dice “vámonos a tal lugar” él se va sin pensarlo. “Muchos hasta me han dicho que estoy loco porque voy a tal lugar, pero es algo que me distingue, porque me considero alguien muy amigable, muy social, tengo muchos amigos y trabajo mucho con esas amistades, porque sé que en un futuro me pueden ayudar mucho y que también pueden contar conmigo. Me gustan las aventuras, el deporte y la música, son características mías”, reitera Andrés.

Actualmente, este salvadoreño ejecuta el proyecto IMPCT, el cual surgió mientras estudiaba su máster en Administración de Empresas, en Taiwán. Junto a varios de sus compañeros de clases le dieron forma al proyecto y le dieron vida al ponerlo en práctica en la sociedad salvadoreña. Este proyecto participó en la prestigiosa competencia Hult Prize edición 2015, que es la competencia de negocios más grande a nivel mundial, donde participaron más de 22 mil equipos de diferentes países, siendo los ganadores de la premiación, por lo que recibieron 1 millón de dólares para darle continuidad al proyecto.

Andrés1

“Esta competencia de Hult Prize requiere equipos de cuatro a cinco integrantes, cada año hay una temática para resolver problemas sociales, como lo han sido el hambre, la escasez del agua y este año el reto fue cómo solucionar el problema de ausencia de educación inicial en zonas marginales de países de desarrollo. El Salvador es uno de esos países y ahí es donde está la oportunidad de negocio para nosotros”, asegura Andrés.

Este joven es muy claro al contar que IMPCT “no es una fundación, no es una ong, es una empresa social, que lo que hace es generar dinero, pero lo que pone primero es el impacto social, la ayuda a los demás, como su misión. Esto es una nueva forma de empresas, porque al mismo tiempo que yo tengo mi empresa social estoy ayudando a muchas personas”. IMPCT surgió de la idea de cuatro jóvenes: un salvadoreño, un canadiense, una taiwanesa y un hondureño. Aunque hubo un momento de desánimo, cuando ganaron el segundo lugar en Dubái, por lo que no clasificaron a la final. Pero su perseverancia les llevó a organizar una campaña de recaudación de fondos en la web, que les dio el pase directo a la final de la competencia Hult Prize 2015. Siguieron en su lucha y lograron ser los máximos triunfadores del premio.

“Recaudamos 58 mil dólares, que provinieron de diferentes partes del mundo, incluido El Salvador, los cuales sirvieron para hacer esto: el Playcare IMPCT (ubicado en la Comunidad La Cuchilla, ubicada sobre la Carretera Panamericana, enfrente de Multiplaza). El Playcare es la solución de nuestro modelo de negocio y es el producto, lo que nosotros damos a las comunidades. Es un espacio seguro, sano, donde los niños pueden venir a desarrollar sus habilidades mentales”, cuenta entusiasmado este joven.

Andrés2

El objetivo de esta empresa social es impactar en la educación inicial de los niños de la región, para que desde temprana edad comiencen con el contacto con el aprendizaje. IMPCT pretende construir este tipo de infraestructura en El Salvador, Guatemala y México, en principio, con lo que esperan beneficiar a millones de niños de zonas marginales y con necesidad de aprender.

Firme en su proyecto y optimista por lo que viene, Andrés Escobar sostiene que no debemos temer a hacer algo, pues el miedo es algo natural. “Le tememos mucho al miedo, pero el fracaso es algo normal en el emprendimiento. Nosotros fracasamos en Dubái, pero nos volvimos a levantar. Muchas veces queremos hacer las cosas por nosotros mismos, pero lo que tenemos que hacer es construir un grupo de personas que tengan la misma visión y las hay de sobra, simplemente tenemos que encontrar a los adecuados. Hay que probar afuera de nuestra zona de confort y tengamos más optimismo. Metámonos a concursar en cualquier tipo de competencia, porque les va a dar experiencia y seguridad en sí mismos, mejorar las relaciones interpersonales, a rebuscarse y aferrarse siempre a Dios”.

Andrés3

5 Dic 2017
Víctor Flores, el barista que ha competido en China, Irlanda y Corea del  Sur- Diciembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Víctor Flores, el barista que ha competido en China, Irlanda y Corea del Sur- Diciembre 2017

7 Nov 2017
Sandra Martínez, la salvadoreña que desde los 4 años sabía leer, ahora trabaja como meteoróloga – Noviembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Sandra Martínez, la salvadoreña que desde los 4 años sabía leer, ahora trabaja como meteoróloga – Noviembre 2017

3 Oct 2017
Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Marcelo Acosta, el nadador salvadoreño que se destaca entre los grandes – Octubre 2017

5 Sep 2017
Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña  -Septiembre 2017
SV del Mes | Por: Redacción

Eugenia Folgar, la emprendedora en moda deportiva salvadoreña -Septiembre 2017