Política

29 Ago 2013
Política | Por: Gumercindo Ventura

Yo soy ideologizado

En este país a muchos nos gusta usar la palabra “ideología” como peyorativo. Los partidos políticos, decimos, tienen su discurso ideologizado. También muchos advierten sobre cómo debemos dejar las ideologías a un lado para ser más flexibles, en aras de encontrar un mutuo acuerdo entre personas que piensan distinto y ser más “prácticos”.

En efecto, seguir una ideología conduce a ser menos flexible y ser impráctico, pero tampoco pienso que seguir una sea algo malo, por el contrario, pienso que es digno de admirar. Nuestro criterio no debería de ser una bandera que se mueve en dirección a donde sopla el viento, ni ser un simple capricho que cambia a merced de nuestro humor o conveniencia. Por el contrario, debería ser como una brújula, apuntando siempre al norte, siempre coherente.

Tampoco hay que confundir “ideología” con “idolatrar a alguien o a un grupo”. Seguir ciegamente a personas o a grupos no es ser ideologizado, es simple fanatismo; las personas fallan, y a veces actúan sin coherencia. Los partidos políticos se pueden (Y lo hacen con frecuencia) salir de sus ideales también sólo por el hecho de favorecer a un grupo reducido o a una cúpula.

En El Salvador pareciera que los partidos políticos se mueven más por conveniencia que por un ideología. Extraña ver a una ARENA, que según sus principios cree en la libre empresa, protegiendo a algunos sectores empresariales en vez de facilitar la competencia en el mercado. Extraña ver a un FMLN, que dice creer en su carta de principios y objetivos, en la “primacía de la sociedad civil”, usando grupos violentos para detener manifestaciones pacíficas de sociedad civil como la del “zapatazo limpio” el año pasado, o a personajes de la cúpula enriqueciéndose quién sabe cómo (Pasa en las “izquierdas” y “derechas”). De GANA no sorprende nada, pues ni se sabe en qué creen exactamente. No encontré ideario en su página web. Sus acciones son un ejemplo perfecto de cuando no se tienen ideales claros. A ARENA y al FMLN se les puede reclamar de no seguir sus principios en ocasiones, a GANA no, pues no tienen camino definido, ellos apoyan y rechazan en base a su conveniencia no en base a un conjunto de ideas definidas.

Pasa muchas veces, no sólo en los partidos políticos, que la misma idea está en juego en dos situaciones que parecen ser distintas. Imaginémonos a un empresario que tiene préstamos para invertir en su negocio y a la vez paga sueldos. Una persona así podría estar a favor de un techo en las tasas de interés pero no a al aumento de un salario mínimo porque así le conviene. Si esta persona fuera coherente estuviera a favor o en contra de ambas medidas, pues fundamentalmente lo que está en juego es un control de precios. Si adaptamos las ideas a nuestra conveniencia, en vez de adaptarnos nosotros a nuestras ideas para defenderlas, no somos creíbles.

Seguir fielmente una ideología no es práctico. Habrá situaciones en las que no nos conviene aplicar un conjunto de ideas a nuestra situación, pero si se es coherente se hará de igual manera. Independientemente de si seguimos ideas estatistas, colectivas, liberales u otras, lo importante es mantenerse fiel en la misma línea de pensamiento. Esto no significa que no podemos cambiar de opinión, en ocasiones es difícil aterrizar una idea a la realidad, y la misma se puede interpretar de distintas formas. A veces nos equivocamos, pero lo importante es apuntar siempre al norte y ser consecuentes en seguir ese camino.

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?