Política

7 Abr 2016
Política | Por: Carlos Alejandro Morales

Ya parece una causa perdida

A pesar que algunos de los que escribimos para este espacio tenemos un margen de tiempo entre un escrito y otro cada vez se vuelve más complicado saber que temas abordar o redactar sobre algo que muchas veces se siente como que cae en oídos sordos.

Debo comentar que en un par de ocasiones he recibido emails de felicitación que levantan el ánimo y motivan a tratar de mejorar en los temas que se abordan, aunque también nunca faltan aquellos comentarios que parece que no pasaron del título del escrito pero aun así decidieron insultar.

En si el país luce cada vez más y más dividido, más personas parecen creer que no se les está hablando de su futuro sino de algún especie de evento deportivo cuya única ganancia real es la sensación efímera de triunfo o de tener la razón, cuando un corrupto de determinado partido es señalado, sus contrarios lejos de mostrar un alivio porque algún actuar sucio salió a la luz, comienzan a celebrarlo y a buscar un contra ataque. Dos ejemplos recientes son los casos de #PanamaPapers y la relación de nuestro actual vicepresidente con un reconocido capo del narcotráfico , en el primer caso al otro lado del mundo, causó una de las marchas más grandes en protesta por el involucramiento de políticos, en El Salvador sin embargo causó que los que están a favor de la izquierda se encargaran de buscar específicamente nombres y empresas de derecha sin mencionar si habían personalidades afines involucradas , es decir cuando salió la noticia en el Faro esta decía textualmente en un párrafo : “Es el caso de un empresario ligado al primer gobierno del FMLN, otro gran empresario salvadoreño con participación en política, un diputado del partido Arena, y diversos medios de comunicación, que crearon por esta vía fundaciones en Panamá”, sin embargo, los que deseaban que el odio fuera enfocado hacia la derecha solo usaban la parte “Arena y medios de comunicación” omitiendo descaradamente “ empresario ligado al primer gobierno del FMLN”, mismo caso sucede con el vicepresidente, en lugar de solicitar respuestas claras, lo que fue publicado por medios afines al gobierno fue el parentesco de diputado suplente del partido ARENA con el capo del narcotráfico, dato que por alguna razón hasta que acusaron al vice presidente decidieron sacar a la luz.

Y así estamos, como una eterna pelea de quinceañeras, un eterno mediocre partido de fútbol o busque usted que le parece más adecuado, pero la verdad es que parece imposible hacer que la gran mayoría nos alegremos por que se destape una corrupción sin antes ver de qué bandera política es para apoyar o insultar según sea el caso. Quizá lo más triste es ver como en muchos casos son jóvenes, que podrían no solo cambiar este país sino renovar la política y otras áreas que esta pequeña nación, jóvenes que se emocionan pero no investigan, jóvenes que son usados como medio de publicidad sin darse cuenta, jóvenes que son usados como escudos de carne para que “la figura política” no salga dañada, jóvenes que odian a otros jóvenes y que educaran a sus hijos para que odien a quien piense diferente.

Por eso me surge la duda ¿vale la pena intentar cambiar un país lleno de personas que no les interesa realmente vivir en un mejor lugar sino “que sea el equipo que apoyan el que gane”? sin darse cuenta que en ese pleito ridículo y sin fin, somos todos los que salimos perdiendo… excepto claro, los políticos.

20 Nov 2017
El costo político de la corrupción
Política | Por: Fernando Colocho

El costo político de la corrupción

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política