Política

18 May 2015
Política | Por: Carlos Alejandro Morales

¿Y si nos dieran a todos una death note?

¿Y qué tal si comparamos la situación en El Salvador con el manga “Death Note”? Para los no aficionados del manga, entiéndase como el comic japonés, aquí va una breve explicación: en diciembre de 2003 el manga de “Death Note” comenzó a ser publicado con una trama que instantáneamente atrapaba, y sigue atrapando, a todo aquel que lo lea. El argumento principal trata de un joven estudiante que encuentra un cuaderno color negro con el título “Death Note” escrito en su portada, el cual posee la capacidad de arrebatarle la vida a todo aquel cuyo nombre sea escrito en sus páginas mientras la persona que lo escribe piensa en el rostro de la víctima. Pocos segundos después de escrito el nombre la victima muere de un ataque al corazón, si no se especifica otra forma de muerte. No hay rastro, no hay evidencia de quién provocó el paro cardíaco, la persona simplemente muere.

Cuando veo las noticias de nuestro país, con un promedio de 20 muertes al día como consecuencia de la delincuencia y me entero de lo ineficaz que es nuestro sistema judicial, no deja de cruzarse por mi mente esta pregunta: ¿Y si realmente existiera algo como una Death Note? Si nos dieran un libro mágico que pudiera eliminar a todo aquel que es considerado un indeseable para nuestra sociedad. ¿Será que realmente tendríamos en nuestras manos la solución a la violencia de nuestro país? A simple vista parece que sí, pero luego regreso a nuestra realidad y veo los comentarios de las publicaciones de las noticias cuando un delincuente es capturado: “Mátenlos”, “Quémelos”, “Allí mismo les hubieran echado fuego”. Lo extraño es que esos mismos comentarios aparecen en temas de política, deportes o cualquier otro que genera alguna discrepancia. Veo gente deseándole la muerte a su compatriota solo por el simple hecho de pensar diferente.

A estas alturas el salvadoreño está tan lleno de odio que no se detiene a razonar. Se ha vuelto un autómata para desearle lo peor a quien piense diferente. Veo publicaciones tendenciosas de páginas que apoyan a una determinada ideología cuya única finalidad parece ser promover el odio entre los que piensan diferente; sitios webs clon que publican noticias falsas y absurdas pero con apariencia de verdaderas solo para generar un odio desmedido y división.

Volviendo a la historia de Death Note, el estudiante que la encuentra llega a un punto del que ya no puede regresar. Asume que tiene la razón y que lo que está haciendo es correcto, pues está “limpiando la sociedad”; el problema es que esa limpieza es bajo sus propios estándares y quien no los apruebe, aunque sea una persona inocente, justo como parece que actuaría hoy en día el salvadoreño promedio. No digo que no entiendo esa ira que sentimos ante tanta injusticia que estamos viviendo, pero la violencia no se cura con violencia y es un poco atemorizante ver cómo paulatinamente nuestra sociedad se está convirtiendo en lo que tanto odia: persona con sinceros deseos de muerte hacia otros.

Insisto en decir que comprendo la frustración que sentimos ante nuestra incapacidad de hacer algo cuando vemos que nuestro país cada día es más inseguro, pero los salvadoreños somos más que eso y podemos cambiar el rumbo que llevamos sin necesidad de convertirnos aquello que repudiamos, porque no será un cuaderno mágico el que nos salve, sino nosotros mismos.

Termino con un pensamiento que vi hace algún tiempo en la web:

  • “Le pregunté a mi hijo: si nosotros los buenos matáramos a todos los malos, ¿quiénes quedaríamos?” – “Los asesinos”, me contestó.

Bajémosle al odio y unámonos, somos capaces de eso y más.

 

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN