Política

6 Mar 2015
Política | Por: Carlos Alejandro Morales

Y los políticos bien, gracias

Todos los candidatos, tanto aquellos que ganaron como los que perdieron una vez brindados los datos oficiales, procurarán descansar y relajarse de todo lo que les ha tocado pasar.

Por fin pasaron las elecciones y ya concluyó la desesperante campaña electoral que a muchos nos tenía un poco al borde del colapso. A pesar del triste desempeño del Tribunal Supremo Electoral (TSE) “lo peor” ya pasó. En teoría, esto debería significar un ambiente de paz y un poco de calma entre aquellos que tenían preferencia por uno y otro partido, pero la realidad es otra.

Hemos sabido de candidatos que ya están al tanto que no obtuvieron la victoria, por lo tanto, aceptaron públicamente la derrota y sin berrinche  ofrecieron de forma muy educada, apoyo y deseos de trabajar en conjunto con los ganadores de la nueva gestión municipal que estos van a desempeñar, algo que en muy pocas ocasiones recuerdo haber visto en nuestro país.

Sin embargo, y a pesar de todo lo anterior, lo que no dejo de ver es lo siguiente: gente quejándose porque ganó un candidato del partido contrario en el municipio donde no viven, memes ofensivos y denigrantes que solo sirven para polarizar más al país; salvadoreños jactándose de su “gran apoyo” en las elecciones por medio de alguna red social cuando nunca pusieron un pie fuera de su casa para involucrarse en el evento electoral, y en el peor de los casos, ni siquiera salieron a votar.

También veo fanpages, grupos o comunidades con alguna inclinación política como son Sociedad Civil, La Mangoneada, Política Stereo o Tacuazin Peinado torciendo el humor político hasta llevarlo a lo ofensivo, expulsando un odio visceral poco disimulado y reduciendo la seriedad de las elecciones al nivel de un partido de fútbol. Gracias a todo esto, no es extraño señalar que incluso he visto personas deseándole la muerte a otro hermano salvadoreño solo por voto diferente.

En otras palabras, pasadas la reflexión más dura que nos deja las  recientes elecciones es que no solo necesitamos un relevo generacional sino uno social. Es casi risible pensar que parece ser que hubo mejores personas políticas que personas votantes; y créanme que se supone que los primeros son los malos y los segundos los buenos y a veces víctimas.

Algo de lo que puedo estar casi seguro es que todos los candidatos, tanto aquellos que ganaron como los que perdieron una vez brindados los datos oficiales, procurarán descansar y relajarse de todo lo que les ha tocado pasar con el fin de obtener un espacio en el escenario de la institucionalidad del Estado. Esto no solamente les permitirá a futuro realizar la gestión pública para la cual han sido electos, sino también para tener la posibilidad de generar incidencia político-partidaria en el siguiente evento electoral, el cual no pasará mucho tiempo en que inicie nuevamente la arenga.

Ojalá con este evento electoral, cuya conclusión está mostrando características nunca vistas en la historia moderna del país, generará un efecto más o menos mágico de superar las actitudes negativas que abundan como son las seguidores que siempre tratan de menos inteligentes a votantes/seguidores del partido contrario, deseándoles mal para su vida y conservando un odio que muchas veces no tiene más fundamento que la diferencia de empatía partidaria; diferencias, que mas que alejarnos, deberían acercarnos sin perder cada uno su filosofía, para fortalecer la democracia, a través de la diversidad de ideas, de manera que la ganancia la sacara el país.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN