Política

21 Nov 2013
Política | Por: Julio Saravia

Y comenzó la cacería de brujas

En Europa Central cuando iniciaba la Época Moderna, un fenómeno denominado caza de brujas comenzó a surgir. Se le acreditaba el crimen de brujería a toda aquella persona que se considerara un enemigo y a ésta se le perseguía masivamente hasta destruirla.

En la actualidad aún existen cacerías de brujas que se dan en los diferentes países del mundo. Estas personas son percibidas como enemigos y se convierten en objetivo de una persecución con acusaciones sesgadas sin importar se les atribuya culpabilidad o no. Esto lastimosamente se está viendo reflejado en El Salvador de una manera bastante similar.

Nuestro país se encuentra en periodos electorales y estamos atrapados en un campaña sucia llena de desprestigio que viene de los diferentes bandos políticos en la cual se atacan los unos a los otros. Pero además de esto, en los últimos meses una cacería de brujas también se sumó a la campaña sucia.

El problema aquí es evidente, esta supuesta busca de justicia está completamente politizada y se están acusando a muchas personas inocentes de actos de corrupción. También se acusan a ex funcionarios que si se encuentran involucrados en estos actos ilícitos y deben de ser investigados y procesados; y otras personas que no son ni siquiera mencionadas pero deberían de encontrarse en el grupo de acusados. Esto que se está dando en El Salvador está lejos de ser un combate a la corrupción dentro del sector público.  Esto en realidad es una obra maquiavélica orquestada por funcionarios y ex funcionarios de este gobierno y de anteriores que tienen un interés político con el que buscan destruir a los enemigos políticos que han percibido en esta campaña electoral y así destruirlos a ellos y a su partido.

A esta persecución se unió la Corte de Cuentas cuyo presidente Rosalío Tóchez habló de más de 22 millones de dólares faltantes entre 1999 y 2003. Entre estas anomalías se le adjudicó una faltante de 11 millones de dólares a la ex vicepresidenta de la República, Ana Vilma de Escobar quien fungió en 1999 como directora del Seguro Social. La ahora diputada irrumpió dentro de la conferencia de prensa de la Corte de Cuentas, dio la cara y se defendió de las acusaciones que se hacían en su contra que ella asevera son falsas. Esta intervención independientemente correcta o no de parte de la ex vicepresidenta puso entre dicho a Tóchez y desarmó la jugada política que se estaba llevando a cabo. Además, Tóchez mencionaba que muchas de estas anomalías han prescrito porque ya han pasado diez años desde que se dieron estos hechos. Esto no solo es ilógico que lo mencione sino que es indignante y una situación jurídica que debe de cambiar.

Probablemente existirán corruptos dentro de los gobiernos anteriores de ARENA o dentro del actual gobierno del FMLN. Pero a la vez dentro de estos gobiernos se encuentran funcionarios y ex funcionarios que trabajaron y trabajan de una manera eficaz y transparente. Ellos no deben ser acusados de delitos que no han cometido, pero si se debe ir tras aquellos que es evidente que se han visto envueltos en actos de corrupción. ¡Claro que hay que combatir la corrupción! Pero no es con esta parcialidad notoria que se va a lograr. Hay que investigar con objetividad y no se debe de permitir irregularidades dentro de este proceso judicial que está siendo politizado.

¿Cuántos hechos evidentes de corrupción se dieron durante la administración Saca? ¿Cuántos hechos de corrupción se están viendo dentro la administración Funes? ¿Por qué no están investigando a estas personas allegadas a Saca y a algunos de los funcionarios del gobierno actual? ¿Cómo es posible que si personas desfalcan al estado el delito prescriba luego de diez años?

Esta cacería de brujas debe de terminar y un proceso imparcial en contra de la corrupción dentro del sector público debe de dar inicio. Se debe buscar un proceso objetivo y despolitizado que venga a terminar con el sistema corrupto en el que vivimos para así poder empezar a salir adelante como país y solucionar los problemas que nos invaden. Si estas personas que han salido a luz pública acusadas de corrupción tienen culpa, que caiga sobre ellos todo el peso de la ley, pero no hay que juzgar únicamente a los enemigos políticos y mucho menos dejar que justos paguen por pecadores.

  • Juan

    TIenes toda la razón al decir que hay personas involucradas que no están ni siquiera en las investigaciones y deberían estarlo. Pero me pregunto cómo es que sabes que los que sí están acusados son inocentes. Cómo un salvadoreño de a pie puede estar convencico de que esas personas son o no culpables?
    Nuestro sistema judicial le ha dado la espalda a la representación gráfica de la justicia, esa de la mujer vendada, con una balanza en una mano y una espada en la otra. Desgraciadamente, no se puede decir con total seguridad que la inocencia o culpabilidad será probada en juicio. Esta situación el preocupante, porque meter a la carcel a alguien solo por tener divergencias ideológicas es el inicio del resquebrajo del imperio de la ley.

    Pero sigo teniendo la misma pregunta. Cómo sabés que algunos son inocentes?

  • Jaime Ayala

    Tan grave es asegurar firmemente la inocencia de alguien que mucha gente no conoce, como la de condenarlo por algo que quizás no hizo. Cuidado ahí.

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?