Política

5 Nov 2015
Política | Por: Ernesto Hernández Otero

Unámonos o vámonos

Tenemos que actuar ya si realmente no queremos ni que el socialismo del siglo XXI se convierta en la derecha del siglo XX, ni que la derecha siga sin evolucionar. Tengamos siempre presente que oligarcas son todos los que tienen el control del país.

Estas últimas semanas hemos visto la ola de noticias referente a cómo los capitales de los padres de la patria y compadres, han crecido exponencialmente en los últimos años. Para hacerlo aún más sorprendente, el gran bum de sus inversiones coincide con el bum de sus carreras políticas. El grave problema de esta situación no son los miles de dólares que se acumulan en sus cuentas, sino que nadie está auditando el origen de ese dinero, que posiblemente viene de nuestras bolsas. Lo que nadie puede negar es que ser político es un buen negocio.

Serían demasiadas líneas las que podría ocupar para citar todos los casos de funcionarios que se han enriquecido durante sus períodos, por lo que prefiero ir un poco más allá de lo superficial y pedir lo que casi todos queremos: que los corruptos comiencen a ser castigados. No es tolerable que además de clavarnos impuesto sobre impuesto, permitamos que hagan lo que quieran con nuestro dinero sin que nadie les diga nada. Por eso es urgente la creación de una institución que realmente vele por la transparencia en las cuentas públicas, pues es evidente que el actual encargado de esa cartera de Estado, utiliza su poder únicamente para atacar a sus rivales y usa su puesto para convertirse en un caudillo de la política nacional.

Pero hay que entender que si estamos siendo ignorados es porque estamos divididos. Basta leer los comentarios en una noticia publicada en alguna red social para darnos cuenta de que cuando uno hace algo malo, todos los rivales se escudan en casos políticos contrarios y viceversa. Ya basta con siempre hablar de los barriles, de los sacos, de los terrenos, de las empresas; abramos los ojos y démonos cuenta de que de todos los flancos nos están atacando. Nos han dividido y por eso los corruptos nos están ganando, porque mientras nosotros nos peleamos por luchas ideológicas que ni siquiera nos corresponden, ellos están escarbando el débil tejido institucional del Estado.

La justicia es de todos y debe tener el mismo peso para todos. Por eso mientras sigamos separados, la corrupción seguirá eligiendo jueces y fiscales, contratando abogados y cambiando leyes para alivianar la carga de justicia de algunos e incluso evadirse de lo que por ley deben cumplir. Si seguimos por el camino que vamos, la historia volverá a repetirse. El totalitarismo es mucho más fácil de imponerse de lo que creemos, sobre todo cuando todos los poderes del Estado son controlados por un grupo de personas poderosas.

Tenemos que actuar ya si realmente no queremos ni que el socialismo del siglo XXI se convierta en la derecha del siglo XX, ni que la derecha siga sin evolucionar. Tengamos siempre presente que oligarcas son todos los que tienen el control del país, los titiriteros detrás del telón, los que dicen qué leyes crear, a qué empresas destruir y a cuáles amigos contratar. Aquellos que ondean banderas revolucionarias con ideas que no entienden, solo son el rebaño de ovejas que incluso viendo las hachas avanzan hacia el matadero.

Salvadoreños, dejemos los colores para los pintores, pues el cielo siempre va a ser azul y la sangre siempre será roja. Dios Unión Libertad son nuestros valores, así que empecemos a practicarlos. Un futuro parecido al pasado.

Nota relacionada, corrupción en América Latina

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN