Política

25 Dic 2014
Política | Por: Carlos Alejandro Morales

Una normativa pisoteada por todos

Antes de aplaudir a su político favorito hágale la siguiente pregunta: ¿cómo sé que usted va a desarrollar su cargo de la manera correcta si no es capaz obedecer las leyes que debemos respetar?

 No es una exageración decir que “El Salvador permanece en eterno estado de campaña electoral”. Tristemente, parece que nos bombardean con dicho tema por todo medio posible. Sinceramente no recuerdo cuándo fue la última vez que escuché una noticia que involucrara a personajes de la vida política de nuestro país que no llevara un tinte novelesco, buscando hacer ver a unos como héroes y a otros como villanos. Por otra parte, muchas de las noticias que escuchamos ya no parecen tener intención de informarnos sino más bien de promover el morbo y aquella sensación extraña de victoria como cuando celebramos que nuestro jugador favorito hizo un gol como si hubiéramos sido nosotros quienes pegamos la patada al balón.

Entre todo ese ir y venir de bombardeos electorales existe una norma que la gran mayoría conoce por nombre pero pocos parecen valorar lo suficiente para darle el peso que merece: El Código Electoral de El Salvador. Esta normativa estable parámetros para el desarrollo de la contienda política a fin de que todo se realice a la altura de una sociedad que vive bajo un Estado de Derecho. Limitantes a la publicidad, sanción a la campaña adelantada, establece periodos en los que se puede o no se puede actuar con la finalidad de inclinar la balanza de la voluntad popular hacia uno u otro candidato. Pero por alguna extraña razón parece que la gran mayoría se niega a darle un vistazo a la normativa y prefiere actuar como si la chocante realidad de ver como es desobedecida es solo el invento de unos pocos. Peor aún, las personas parecen simplemente considerar que quien la está irrespetando es el político que no es de su preferencia. En otras palabras preferimos actuar de manera hipócrita antes que hacerlo de la manera correcta.

Hasta la fecha, no he visto abogados jóvenes, ni mucho menos experimentados, que se levanten a señalar aquellas faltas a la ley ante acciones como “la campaña adelantada” que todos los partidos, sin excepción, parecen simplemente justificar mediante un insulto a la inteligencia de los ciudadanos, alegando “no estamos pidiendo el voto, por lo tanto no es campaña”, cometiendo con ellos un absurdo fraude a la ley. Ahora bien, dejando de lado a los abogados como conocedores de la ley, me pregunto ¿qué tal si valoramos que no siempre son los políticos el único problema? ¿Es acaso que somos también los ciudadanos en alguna medida los encargados de exigir que las leyes se cumplan? Mal hacemos al defender a aquellos que a todas luces desobedecen una norma solo porque consideramos darle nuestro voto, ¿por qué en lugar de aplaudirles y consentirles su irrespeto comenzamos por exigirles que prediquen con el ejemplo?

Finalmente, hay que señalar la pasividad con la que actúa la entidad encargada de hacer cumplir el Código Electoral. A estas alturas me atrevo a decir que el TSE se ha convertido en una entidad estéril, en un elefante blanco moderno, que en muchas ocasiones parece ser solo la arma de algunos para hacer ver mal a otros. Prueba innegable de ellos fue que para las pasadas elecciones pudimos ver spot de “los buenos cambios” durante todo el día sin que ésta se pronunciara al respecto.

De nada sirve tener una caja llena de herramientas para reparar todo lo malo que tenemos en casa, si solamente decidimos tenerlas guardadas en el garaje. Las leyes y normas que se han establecido en nuestro país son herramientas que pueden ayudarnos a evitar abusos, a crear una sociedad que pueda vivir en una mejor armonía, que no va a contemplar a unos pocos sino que será pareja en sancionar a todo aquel que decida pasar sobre ella. Por eso, antes de aplaudir a su político favorito por su “anuncio de campaña tan bonito” mejor primero hágale la siguiente pregunta: ¿cómo sé que usted va a desarrollar su cargo de la manera correcta si no es capaz  obedecer las leyes que debemos respetar?

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN