Política

3 Dic 2012
Política | Por: Bruno Infantozzi

¿Una Latinoamérica olvidada?

Las elecciones estadounidenses, uno de los comicios más esperados y comentados  a nivel mundial, no pasaron desapercibidas en nuestra América Latina. Con justa razón, la población latina analizó con detenimiento dichos resultados pues no solo se verían afectados los millones de compatriotas en esas tierras, sino algo quizá más importante: nuestras relaciones comerciales con este país. Diversas citas electorales también sacudieron Europa en los años anteriores (el desplome de la derecha en Francia por ejemplo, o el fracaso del socialismo en España), aunque en nuestros países no provocaron tanto eco.

Actualmente América Latina se encuentra en un contexto internacional de cooperación muy diverso. Las relaciones europeas y estadounidenses con nuestros países latinoamericanos se han estancado desde finales de los años noventas: a pesar de las múltiples reuniones entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur (Mercado Común del Sur), aún no se ha podido establecer, por ejemplo, la firma de un Acuerdo de Asociación. La región Andina por otro lado, sólo ha podido entablar acuerdos de cooperación de tercera generación (la negociación del Acuerdo de Asociación con esta región está paralizado por la posición de Bolivia y Ecuador). Podemos constatar que este estancamiento en las relaciones comerciales y de apoyo entre estas regiones, se han visto afectadas mayormente, por un contexto mundial desfavorable. La actual crisis económica mundial, la política internacional de Estados Unidos, la situación del Oriente Medio, el creciente liderazgo de países del Asia-Pacífico, la primacía de las relaciones multilaterales, y el nuevo consenso en torno a los Objetivos de Desarrollo del Milenio  de las Naciones Unidas (que benefician mayoritariamente a países africanos), son algunos de los factores que explican el retroceso en las relaciones comerciales con Latinoamérica.

 

Expliquemos un poco: la desaceleración económica mundial, la crisis de la demanda externa, la disminución de la inversión extranjera y la dependencia de la región latinoamericana en las materias primas, provocan que las relaciones internacionales sobre todo con la UE se vean afectadas directamente. Asimismo, la política internacional de los Estados Unidos, a partir del 11S ha tomado un giro de 180 grados y su atención primordial ya no se centra en la región latinoamericana, sino más bien en la securitarización de la agenda internacional y en velar intereses que se encuentran geográficamente, muy alejados del continente americano.

Igualmente, Europa también vive cambios que desfavorecen las relaciones con la zona latinoamericana: ampliación de la UE (en una Europa de 27 países es más difícil llamar la atención como región), y sobre todo la ausencia de un lobby fuerte latinoamericano en el Parlamento Europeo en Bruselas (América Latina no tiene una sola voz, ni una sola línea de acción, lo que provoca el debilitamiento de las relaciones y la ausencia de temas latinoamericanos en la agenda de las instituciones).

América Latina pasaría a una posición secundaria para los intereses norteamericanos, lo que provocaría el mismo resultado en Europa. Asimismo, Latinoamérica no pasa actualmente por una crisis económica tan grave (actualmente hay otros países con mayores riesgos), y además cuenta con proyectos políticos diversos y acompañados por corrientes neo-populistas que provocan una inseguridad jurídica e institucional a los ojos de inversores extranjeros (expropiación de YPF en Argentina, y nacionalizaciones en Bolivia como máximos ejemplos).

Podemos decir finalmente que los cambios en el escenario mundial, y en la región latinoamericana afectan mucho las relaciones de cooperación. Asimismo podemos concluir, abarcando toda la región latinoamericana, que uno de los principios de la cooperación futura será, sin duda, intentar que ésta última sea realmente bilateral, y no sólo el traspaso de recursos de un país a otro, sino una asociación basada en intereses mutuos. Además esta cooperación será muy dependiente de la capacidad de la región latinoamericana en generar un lobby fuerte y unido en las instituciones foráneas, el acercamiento entre los países del sur del continente con los del centro y Caribe, y sobre todo, el fortalecimiento institucional y jurídico de cada uno de nuestros países. Ardua tarea para todos.

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata