Política

11 Sep 2015
Política | Por: Joshua Alfaro

Un sistema educativo rezagado de 200 años

En la Europa de principios del siglo XIX el rey de Prusia introdujo un sistema educativo que hoy se conoce como el “modelo prusiano” de la educación. Este modelo se ideó con el propósito de enseñar obligatoria y gratuitamente a todos los niños a leer y a escribir. La enseñanza gratis, pública y obligatoria era un concepto que forjaría las bases de la revolución industrial, pero aunque de un modo no tan explícito, también buscaba crear una clase trabajadora dócil de súbditos capacitados para trabajar en las nuevas fábricas y leales al rey. El modelo fue tan exitoso que rápidamente se difundió por el mundo.

Desde entonces prácticamente casi nada ha cambiado en las escuelas, siguen agrupando a niños por edades en aulas, sentados mirando en dirección al maestro y las clases empiezan y terminan con el sonido de un timbre. En los años 80 Howard Gardner, psicólogo de la Universidad de Harvard, acuñó el término inteligencias múltiples, que en términos prácticos para Gardner cada niño aprendía de manera diferente: unos son más visuales, otros más auditivos, otros tienen intereses especiales por las ciencias, otros por las matemáticas y otros por las artes. No obstante, la forma de evaluar el aprendizaje generalmente se basa en memorización de datos y conceptos más que en la experimentación y la creatividad individual.

La Prueba de Aprendizaje y Aptitudes para Egresados de Educación Media (PAES) que realiza el Ministerio de Educación desde que se llevó a cabo por primera vez en 1997 ha obtenido sus peores promedios en los últimos años: en 2014 fue de 5.2 y en 2013 de 5.3. Por otra parte, de acuerdo a cifras del MINED, la matrícula de este año hasta abril registró 55 mil 446 estudiantes menos, en todos los niveles, comparativamente con 2014. No es una novedad para las autoridades que la cifra de deserción escolar se haya disparado en los últimos años.

Por supuesto que las causas son muchas, la violencia, inseguridad, migración, falta de recursos técnicos, etcétera. Por mucho que el presidente de la República o el ministro de Educación se den golpes de pecho alegando mejorar la calidad educativa en las escuelas, la realidad es que en algunas zonas rurales de El Salvador aún hay escuelas en condiciones más deplorables que en el África subsahariana y a esto hay que agregarle el acoso de la delincuencia.

Entonces, ¿cómo se forja una educación de calidad? Las naciones más prósperas lo saben, aparte de un presupuesto robusto destinado a la investigación y la tecnología, la educación es más un proceso de descubrimiento, que promueve el pensamiento crítico a través de una cultura de innovación. En Finlandia, por ejemplo, a los niños no se les califica ni hacen exámenes hasta los 11 años, se premia en su lugar la curiosidad, la colaboración, la imaginación y la creatividad, forjando el autoestima de cada niño, además, la profesión docente es muy respetada. En cambio con un sistema que juzga la inteligencia de cada niño con un número del 0 al 10 se reprime la creatividad desde muy pequeños y se promueve la baja autoestima y la competencia deshonesta, paradójicamente en un período de la vida en que los seres humanos somos más creativos y estamos forjando el carácter, la confianza y la autoestima.

En su libro ¡Basta de Historias! Andrés Oppenheimer nos da 12 claves para el progreso de un país.

  1. Miremos hacia delante.
  2. Hagamos de la educación “una tarea de todos”.
  3. Inventemos un “PIB educativo”.
  4. Invirtamos en educación preescolar.
  5. Concentrémonos en formar buenos maestros.
  6. Démosles estatus social a los docentes.
  7. Ofrezcamos incentivos salariales.
  8. Hagamos pactos nacionales.
  9. Forjemos una cultura familiar de la educación.
  10. Rompamos el aislamiento educativo.
  11. Atraigamos inversión de alta tecnología.
  12. Formemos “Educación Internacional”.

Ojalá un día el gobierno impulse una reforma educativa significativa y no sigamos educando a los niños con un sistema rezagado de más de 200 años.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN