Política

8 Ago 2014
Política | Por: Roberto Alfaro

Un perfecto oportunista

El diccionario de la Real Academia Española define a un oportunista como aquella persona que quiere aprovechar al máximo las oportunidades y para ello no duda en anteponer su beneficio a cualquier otro principio o actitud. También, el diccionario de la RAE define a un diputado como aquella persona designada por elección popular para representar a una población.

Entendiendo lo anterior podremos notar dos cosas: en El Salvador es obvio que tenemos diputados, pero también tenemos diputados oportunistas. ¿No debería trabajar un diputado basándose en las necesidades de la población que votó por él? Pero más allá de eso, ¿no debería un diputado velar por el bienestar nacional antes que el personal? Veamos un ejemplo sonado: un diputado golpea a una mujer, deja de trabajar, regresa y en compensación recibe casi 100 mil dólares, ¿fue ese un premio? Otro ejemplo sonado: un diputado recibe al menos 17 mil dólares en viáticos para dos viajes a España, sin embargo dichos viajes nunca se realizaron, ¿”viajó” con mis impuestos? Y así podría citar más ejemplos con los que la mayoría de nuestros diputados encajaría con el de un perfecto oportunista.

¿Quién es un perfecto diputado oportunista? Es aquel personaje que, siendo elegido por las mayorías, se comporta como una sanguijuela chupando de la teta del Estado a plena luz del día. Un perfecto diputado oportunista es aquel que, a pesar de tener la oportunidad de hacer historia (pero de la buena), decide venderse y votar según las indicaciones que le dan. Un perfecto diputado oportunista es aquel que pide votos, pero se olvida de sus votantes los restantes tres años. Este diputado termina graduándose en su papel cuando, pasado este período, vuelve a salir a la calle para tratar de re-elegirse.

La tarea de un diputado va más allá de apretar un botón, posar para las cámaras, y regalar computadoras en tiempos de elección. Un verdadero diputado es aquel que, a pesar del que dirán en su partido o en sus élites, vota pensando a largo plazo, vota pensando en un mejor futuro. Si bien es cierto, los partidos políticos sirven como una plataforma para poder optar a un cargo público, muchas veces son estos partidos quienes pecan en exigir a los diputados votar según lo que tienen escrito en piedra, y no por lo que en ese momento es mejor para el país.

No es necesario comentar a detalle lo que pasó la semana pasada, y es que generalmente cuando hablamos de reformas fiscales siempre habrá personas a favor y en contra. Sin embargo, lo importante es el fondo de la acción. Y es aquí donde hago hincapié en que al realizarse una reforma de este tipo, también se deben tomar acciones que atraigan inversión, o que al menos demuestren que dicha reforma era necesaria y los fondos recaudados serán re invertidos en la nación. Hasta el momento lo único que hemos escuchado es que “servirán para mantener los programas sociales”, programas de los que aún no tenemos indicadores que demuestren éxito y efectividad, pero sobre todo, eficiencia en el uso de recursos.

Estamos a siete meses de elegir a nuestros alcaldes y diputados por otros tres años, entonces les pregunto: ¿están dispuestos a darles su voto a un perfecto oportunista? Antes de votar, investiguen y cuestionen. Ya no es tiempo de dar votos a cambio de escobas, delantales o lapiceros. La hora ha llegado a El Salvador para elegir funcionarios públicos a partir de sus cualidades y capacidad de liderazgo, ¿o es que aún no estamos listos para el cambio?

  • Chacho Marcos

    Desafortunadamente así son. Pero lo más desafortunado es que seguramente no saben ni las definiciones expuestas aquí ni mucho menos quien o quienes componen y que es la RAE… Empezando por ahí.

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?