Política

20 Abr 2016
Política | Por: Abner Alvarenga

Un país sin rumbo

El Salvador un país tan pequeño y con tantos problemas, económicos, sociales y políticos, lleno de gente trabajadora, luchadora que día a día lucha por salir adelante, pero también un país donde los niños no pueden jugar tranquilos y los jóvenes no tienen un futuro profesional ni laboral porque el aparato estatal no ofrece las condiciones y mucho menos muestra voluntad y seriedad para resolver los principales problemas de nación.

Los salvadoreños hemos sido gobernados por todos los partidos políticos que aún existen y que están representados en la Asamblea Legislativa y nos hemos dado cuenta que todos han tenido aciertos y desaciertos, pero al mismo tiempo ninguno ha llenado las expectativas que como buenos ciudadanos esperan.

Ningún político en nuestro país ha pensado a futuro, ninguno ha ofrecido un educación de calidad, moderna y tecnológica, tampoco una universidad con todo lo necesario para el desarrollo de los jóvenes, mucho menos han ofrecido salud de calidad, con hospitales bien equipados y sin desabastecimiento, lo que hemos visto es una muestra clara y vergonzosa de cómo se destruye el tejido social del país con ideologías y prácticas políticas retrogradas acostumbradas a sembrar fanatismo y odio en un país que ha sufrido demasiado.

El Salvador por otro lado está pasando por momentos difíciles con el problema de las pandillas que no solo es una crisis de inseguridad sino también es parte de la ineficiente formación escolar y cívica de los jóvenes, como de la falta de esquemas alternos de enseñanza. Muestra de ello un programa muy exitoso que integraba padres de familia, maestros, alumnos y la comunidad, EDUCO, ganador de premios interamericanos, fue cancelado de golpe y porrazo para volver a la absurda rigidez burocrática anterior, porque ningún presidente y mucho menos ningún ministro de educación ha pensado en dejar un legado de prestigio y calidad a las nuevas generaciones.

Nuestra institucionalidad está desquebrajada, nuestro país no tiene rumbo, no hay trabajo, no hay esperanza de nada, lo que impera es la frustración, el miedo y la tristeza y eso se ve en los rostros de cada niño que pierde a sus padres, de cada madre que pierde a sus hijos, de cada vendedora de tamales a fuera del súper que no sabe cómo pagará la extorción porque las ventas han bajado y tiene hijos pequeños que mantener.

Rostros de desesperación e impotencia de muchos que día a día están dejando abandonadas sus casas porque no tiene como pagar la extorción o porque le han dado tan solo 24 horas para que abandonen su hogar a los cuales les ha costado quizás más de 20 años para lograr terminar de pagarla. Eso son rostros a los cuales el presidente, sus ministros y los mal llamados “padres de la patria” han abandonado porque no es momento de pedir el voto, porque andan rodeados de guardaespaldas o porque simplemente no les interesa solucionar los problemas de los que pagan sus sueldos.

Quienes sufren la verdadera realidad del país son todos aquellos jóvenes capaces y llenos de energía que buscan desesperadamente un empleo ya sea para mantener a sus familias o ejercer su carrera profesional y a los que éste país les niega día con día la oportunidad de salir adelante decentemente porque los puestos en el gobierno o Asamblea Legislativa son ocupados por familiares o allegados a funcionarios o diputados y que muchos de ellos no tienen las competencias necesarias.

En nombre de mi sufrido pueblo exijo a la clase política, funcionarios y padres irresponsables de la patria a que se despojen de sus privilegios, dejen un día sus autos de lujos y súbanse al transporte público, sin guardaespaldas, lleven a sus hijos a buscar trabajo sin privilegios, elijan el municipio que sea, ahí es donde encontraran la realidad de un país al cual ustedes mismos le han robado hasta los sueños.

Es momento que hagan algo por mi país.

20 Nov 2017
El costo político de la corrupción
Política | Por: Fernando Colocho

El costo político de la corrupción

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política