Política

23 Dic 2015
Política | Por: Fernando Colocho

Tres retos para el 2016

Dada la nostalgia propia de las fechas, se presta un escenario particular para plantearnos cuáles serán los nuevos retos de cara al año 2016.

En ello, debemos reforzar algo muy importante: recientemente como jóvenes tenemos espacios que nunca antes se nos habían facilitado, participamos en foros de discusión política, en cursos y diplomados en línea donde nos informamos más acerca de diversos temas, en redes sociales somos fiscalizadores del actuar de las instituciones y principales figuras políticas del país, entre otros.

Siendo así, hago un llamado a la juventud salvadoreña para que sepamos conducir esta fuerza de opinión y crítica en beneficio de nuestro país. Debemos saber modular este poder de expresión que tenemos y no desperdiciarlo; si lo utilizamos de mal forma estaremos desprestigiando nosotros mismos esta posición como fuente primaria de pensamiento crítico.

Comentar aisladamente para criticar destructivamente algo no genera valor para nadie. Organizarnos y hacer llegar nuestra voz hasta ámbitos políticos superiores sugiriendo nuevas ideas, propuestas y proyectos que lleven desarrollo a nuestra región puede impactar verdaderamente nuestro modo de gobierno.

En ese sentido, me permito resaltar tres principales aspectos que no debemos descuidar en el inicio de este año 2016:

  1. Nunca dejes de aprender

Aprender genera valor. Entre más aprendes, más incidencia puede llegar a tener tu opinión. Dotamos de sólidos fundamentos nuestro criterio para poder analizar las situaciones políticas y sociales del país libre de sesgos partidarios para así acercarnos más a una verdad equilibrada. Saber nos dota de un brillo especial, algo que permite que resaltemos entre la multitud. Algo que nos hace notar y trascender en nuestro tiempo, una generación de jóvenes pensantes y críticos que puedan independizarse de viejos vicios como la corrupción, el proselitismo ciego, la compra de voluntades y el agachar la cabeza para decir “sí” o “no” según lo indique el jefe de fracción.

  1. Nunca te conformes

Jamás creas que lo has alcanzado todo. Como bien diría el escritor jesuita Baltasar Gracián: «El primer paso de la ignorancia es presumir de saber». El verdadero conocimiento conduce inequívocamente a la humildad. La humildad traducida en el deseo de enseñarle siempre a otros lo que tenemos la oportunidad de saber, jamás usar tu conocimiento como una posición de superioridad intelectual sino como un medio para transmitir una nueva visión de mundo. Siempre aspirar a superarte a ti mismo, trazar un camino que tus cercanos puedan seguir, ser quien se pone al frente y guiar tomando la batuta de la voz neutral y objetiva. Cuestionarte constantemente a ti mismo acerca de tus constructos sociales, tus paradigmas, tus prejuicios y tus conceptos.

  1. Nunca tengas miedo de cambiar las cosas

Nada es perfecto, por ende, todo puede ser modificable y mejorable. La estructura actual solamente fue la solución ideal en un momento determinado, habrá que ver si hasta el día de hoy sigue siendo efectiva o, por el contrario, está desfasada. Hay algo que nosotros podemos aportar en toda organización: frescura de pensamiento. Para nosotros no existe status quo, por lo que fácilmente podemos mejorar procesos y proponer nuevas alternativas que el tiempo le impide reconocer a otros. Siempre que veas la oportunidad para cambiar algo: hazlo. Si te sientas a esperar a que alguien más venga a cambiarlo, solamente estarás perpetuando el ciclo.

Pero sobre todo: aprende a ver el vaso medio lleno. Comparte nuestra filosofía que se convence de que El Salvador es capaz de más. Sin importar lo duro que la vida laboral y universitaria pueda llegar a ser, una característica propia de los jóvenes es que no nos quedamos de brazos cruzados, siempre buscamos y nos rebuscamos por seguir superándonos a nosotros mismos y sobresalir en cualquier aspecto.

Podemos seguir siendo esa masa deforme e impersonal que sigue la manipulación de quienes ostentan poder o podemos, por primera vez, representar un bloque con tanto e igual valor que la empresa privada o las instituciones religiosas. Se acabó el tiempo en que los jóvenes somos los ingenuos que repiten ciegamente discursos prefabricados y terminan votando por el que tiene la mejor campaña publicitaria. Creo firmemente que como jóvenes sí podemos marcar la diferencia en nuestra vida política en el año 2016, solamente es cuestión de decidirlo.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN