Política

2 Feb 2016
Política | Por: Alexandra Monge

Todos en la cama o todos en el suelo

Es necesario que recordemos todos estos acontecimientos, ya que la hipocresía política no ha cambiado. Si las mismas personas que crean las leyes no se apegan a ellas, ¿cómo esperan que la población lo haga?

Fotografía destacada es cortesía de cinismoilustrado.com

Es difícil tomar en serio a un político cuando su estilo de vida no concuerda con sus promesas de campaña, su compromiso hacia las necesidades de los electores, ni mucho menos con la potestad que les fue conferida por el pueblo para tomar decisiones respecto al rumbo del país. Sin embargo, se cree que todo accionar no importa con tal que cumpla con lo que el pueblo le pida, pero ¿qué tan cierto es eso?  Podemos observar que en efecto, nuestros funcionarios han fomentado medidas para combatir algunos de los problemas que persiguen a nuestra sociedad, como por ejemplo, la violencia contra la mujer. La “Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres”, la conformación de Ciudad Mujer y el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU), son algunas de las instituciones fundadas por el Gobierno, cuyo objetivo es impulsar y defender a la mujer salvadoreña en todos los aspectos posibles. No obstante, cuando se viene a tratar ofensas dentro de los mismos funcionarios, los casos han sido tratados con más ‘delicadeza’.

En junio del 2012, un ex diputado del partido GANA, estuvo involucrado en un caso muy mediático en el cual dicha figura fue denunciada ante la PNC por su esposa por el delito de violencia intrafamiliar después de haber sido golpeada por su cónyuge mientras este se encontraba bajo estado de ebriedad. Según el diario digital La Página, Medicina legal después confirmó los golpes en el tórax, brazo y pies de la mujer de 25 años. Respecto a este diputado, la Fiscalía no pidió exámenes de toxicología ni de ningún tipo para el caso, aseguró el ex director de ML, José Miguel Fortín. La mayor discusión en ese tiempo era si se le retiraría de su fuero Constitucional y si sería removido únicamente para el caso o permanentemente. Al final, el ex diputado fue suspendido por dieciocho meses de la Asamblea Legislativa y después le fueron reembolsados noventa mil dólares por salarios que no cobró durante su suspensión, mientras que a su legislador suplente se le cancelaron sus sueldos de labor. Lo único que lamentó de todo el escándalo fue que le descontaran 19 mil en impuestos.

La ironía es que este representante de nuestros intereses fue firmante de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres. Sin embargo, expresó ante la prensa que “la violencia intrafamiliar no es un delito grave”.

Es necesario que recordemos todos estos acontecimientos, ya que la hipocresía política no ha cambiado. Si las mismas personas que crean las leyes no se apegan a ellas, ¿cómo esperan que la población lo haga? Nuestros diputados hacen de la asamblea un mercado (mis respetos a los mercados, lugares de gente mayormente trabajadora y honesta); se gritan, se apagan los micrófonos de otros, se compran y venden voluntades debajo de la mesa…

La justicia debe ser equitativa y aplicada a todos, no solo para aquellos que cuentan con cierta potestad para esquivar los castigos penales utilizando su fuero como refugio, aunque posteriormente se “reivindiquen activa o retroactivamente” iniciando programas sociales y leyes de protección. Lo cierto es que ante la población pierden toda su credibilidad al exponerse su verdadera falta de moral.

No sigamos permitiendo que estas faltas de ética pasen de ser meros escándalos etiquetados bajo “nacionales” o circos mediáticos sin ninguna consecuencia tangible, y que sean difuminadas entre archivos con el paso del tiempo. Somos un país lleno de gente trabajadora, ansiosa por salir adelante, que busca y merece respuestas claras y no tergiversadas. Dejemos de poner nuestro futuro en manos de gente prepotente e incapaz de ver más allá que sus propios intereses. Necesitamos políticos que verdaderamente respalden sus palabras con su ejemplo, que velen por el bien común y que usen su poder otorgado para contribuir al desarrollo, no al deterioro del país.

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN