Política

17 Nov 2014
Política | Por: Andy Failer

Sobreviviendo Guazapa 2.0

Estamos en guerra, no hay balas ni sangre. Los ataques surgen a través de las redes sociales y su objetivo es la difamación y ejecución de una campaña sucia.

Muchos hemos escuchado o visto el largometraje “Sobreviviendo Guazapa”, aquel bombardeo que se vivió en el volcán de Guazapa en 1986. Esa guerra ha surgido nuevamente entre los actuales políticos, figuras públicas y periodistas dentro de las redes sociales y el surgimiento de los llamados troles.

El guerrillero y el soldado, el usuario y el trol. Actualmente el tema de los troles es muy abordado dentro de las redes sociales. Los ataques constantes que buscan desacreditar, humillar y ofender a un determinado usuario en Twitter o Facebook se han vuelto normales en nuestra comunidad 2.0. A nadie se le hace raro ver un “meme” que ofenda a un funcionario público, una noticia falsa o una serie de comentarios soeces dentro de un post o conversación de algún tuit.

Así como existen agencias publicitarias que brindan el servicio de comunity management, muchos creen en los rumores de agencias clandestinas que brindan el servicio de “trolear”, los famosos “trollcenter”. Pongámonos en contexto con algunos troles conocidos. Uno de ellos se hace llamar Brozo, una cuenta en Twitter que se dedica a desprestigiar y atacar a Arena y a otros personajes como Paolo Lüers, misma persona que asegura que la cuenta de Brozo es administrada por Peter Dumas.

Por otro lado, también existe una cuenta falsa de Nayib Bukele en Twitter, llamada @nayibfacts. Esta cuenta hace una parodia de Bukele y del FMLN. Así, algunas cuentas falsas logran obtener más seguidores que las cuentas oficiales, como ha sido el caso de la cuenta falsa de Edwin Zamora, la original cuenta con alrededor de 15 mil seguidores y la falsa casi alcanza los 40 mil.

Todo lo anterior mencionado es solo la punta del iceberg. Los ataques y defensivas dentro del contexto 2.0 son exuberantes y dirigidos por los denominados troles o incluso figuras políticas con el uso de cuentas falsas o las mismas cuentas personales. La parodia se ha transformado en armas, los memes en bombas, y los insultos en balas. La guerra 2.0 es un hecho triste en la comunidad online de El Salvador. Curiosamente, todos justifican sus ataques utilizando argumentos basados en democracia, libertad de expresión, entre otros. Estas personas solo contribuyen al retroceso de nuestra democracia, contribuyen a polarizar más la sociedad. Con el auge de las nuevas tecnologías cada país forja una reputación online; la reputación de El Salvador está siendo destrozada por esta guerra digital.

Nosotros, como sociedad, no debemos ser parte de esta guerra absurda, cada like y retuit a estas cuentas significa cargar sus armas. Tenemos el deber y obligación de no fomentar la difamación a través de nuestras redes personales. Esta es una guerra sin sangre, pero nadie ha dicho que sea inofensiva. Estas acciones digitales promueven la campaña sucia, engañan y confunden a las personas; no tienen noción de ética y golpean fuertemente a nuestra democracia.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN