Política

30 Ene 2017
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?

Las causas estructurales que originaron a las pandillas no han sido resueltas. Un diálogo podría ser posible, si con las políticas públicas lográramos reducir la desigualdad y si los políticos se ponen serios y dialogan para crear cuerdos entre ellos en pro del desarrollo.

TWITTER: @juancarlosmf_

Primero lo primero: ¿se puede dialogar con delincuentes? La verdad es una pregunta difícil de responder, y para hacerlo no debería verse con ojos de víctimas o con odio hacia ellos.

Muchas son las causas que se podría enumerar para hablar sobre cómo las pandillas llegaron a tener poder y control en los territorios. El orden económico, la política y/o mala administración pública y la histórica desigualdad que hemos vivido, son solo algunos ejemplos.

Al leer algunos análisis de mediados de los 90’s, notamos que a lo lejos mirábamos una ola de violencia, donde uno de los principales cuestionamientos que se hacían era la falta de judicialización e investigación de casos, siendo el robo y hurto los más sonados. En ese tiempo, lo más temible eran las bandas de secuestradores, narcotraficantes y robacarrros, sin embargo las pandillas ya existían y se consideraba que era un “estilo de vida” rebelde por parte de algunos. En ese entonces, se les olvidó que los niños sobrevivientes de la guerra ya eran jóvenes y necesitaban ser capacitados, que muchos ya eran padres de familia y necesitaban asegurar su vejez, y se olvidaron aún más que venía una nueva generación que trataría de mejorar o continuar lo que ya había. Esa ola de violencia ya ha inundado El Salvador y casi lo ahoga.

Ha quedado demostrado que la represión no funcionó para eliminar a las pandillas, la mano dura y la súper mano dura solo fueron pantomimas para no tratar los problemas de fondo, sin tener ningún costo electoral. La tregua entre pandillas, que el ex presidente Mauricio Funes y compañía jamás aceptaron como política de seguridad, solo les dio más poder a estas estructuras, quienes descubrieron que podían acercarse a la política y empezar a ser una organización delictiva socialmente aceptable.

El fracaso de la tregua fue dar privilegios a pandilleros y a organizaciones delictivas por el cese de homicidios. El error más grande no fue hacer una tregua, sino no dialogar con los líderes de las pandillas y llegar a una solución o que estos expusieran qué necesitaban para incluirse en una sociedad, que los ignoró en los 90’s y los vio como una “mala moda”. Al final, las pandillas y sus familiares tienen derecho al voto, andan en centros comerciales y sus hijos van a las escuelas; aquello de que los “tatuajes eran de mareros”, está desfasado.

Acepto que nunca estuve a favor de un dialogo con pandillas, sé que la educación y el trabajo pueden hacer cambiar los destinos, pero lamentablemente esto ya no es suficiente para quienes nacen en un territorio controlado por ellos. Al final, el territorio los absorbe. Tarea tienen aquellos que se preparan en resolución de conflictos, atención del territorio y creadores de políticas públicas, porque las pandillas son una rama de las múltiples causas que genera la pobreza.

La política social debe ser estratégica y no enfocarse en un mero gasto para obtener ganancias electorales. El diálogo con pandillas puede ser posible, si la política social es capaz de disminuir las brechas de desigualdad y, si los políticos dejan su ambición de poder y trabajan en verdaderos diálogos entre ellos, creando pactos sinceros y realistas en pro del desarrollo del país.

  • tutatis

    Solo es necesario ver la historia de USA y como eliminaron a las grandes bandas de la mafia en chicago, y si, la mano dura sirve y sirvió. Miren como Giulianni elimino de NY los altos niveles de delincuencia. Otra vez Mano Dura. entonces? sirve, pero debe ser usada por personas honestas.

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata