Política

9 Dic 2015
Política | Por: Fernando Colocho

Sapere Aude: atrévete a pensar

«Si no estás prevenido ante los medios de comunicación, te harán amar al opresor y odiar al oprimido» –  Malcom X

Estas dos últimas semanas han sido ampliamente cargadas de eventos de coyuntura política nacional y mundial. Desde la partida de un importante intelectual y empresario salvadoreño, pasando por un día histórico para el país en el accionar en contra de la corrupción e impunidad, la Cumbre COP21, terminando con el revés del pueblo venezolano en las urnas ante la quimera sin control llamada Socialismo del Siglo XXI.

Cada punto requiere el tiempo y espacio para reflexionar a profundidad, sin embargo, otras plumas diligentes se encargarán de plasmarlo por escrito. En medio de todo el vaivén de noticias, opiniones y sucesos debemos hacer un alto necesario en esta montaña rusa y formular la siguiente pregunta: ¿qué es lo que yo pienso?

En ningún punto de la historia se había llegado al nivel de conectividad e información que tenemos actualmente. A pesar de ello, somos la generación más profundamente ignorante que ha existido; conformamos una memoria colectiva de corto plazo, moldeable, ingenua e ideologizada.

En el libro VII de La República de Platón ―el tratado educativo más grande jamás escrito― se plantea la alegoría filosófica más reconocida en nuestro tiempo: El Mito de la Caverna. En ella, se describe la imagen de un grupo de personas condenadas a la inmovilidad total dentro de una caverna donde toda la percepción del mundo la obtienen a través de sombras proyectadas en la pared. Estas imágenes difusas son su único concepto de realidad y han crecido creyendo firmemente que la esclavitud inconsciente a la que están sometidos es la plena libertad y la más pura verdad.

Cualquier similitud con nuestra sociedad es una cruel coincidencia.

Cada uno de nosotros, con una rutina cíclica entre estudio-trabajo-descanso, no puede tener una adecuada percepción de la realidad de no ser por los medios de comunicación. Llámense noticiarios, periódicos o medios digitales, son nuestro termómetro del mundo. Si aparece en ellos es, por tanto, una verdad irrefutable. Si no aparece, ergo, jamás sucedió. Sin embargo, traicionando su función primaria de describir la realidad objetiva e imparcial, los medios han adoptado una trinchera política desde la cual defienden ciegamente su ideología. Actúan bajo la lógica de que si no es de mi preferencia partidaria, su argumento es falaz por definición.

Los medios de comunicación están ideologizados. No son capaces de percatarse de lo condicionado que puede llegar a estar un pensamiento debido al contexto en que se desenvuelve. Se cumple lo que postulaba Ignacio Ellacuría en su gran obra «¿Filosofía para qué?» de la cual cito textualmente: «…se ha insistido cada vez más en el carácter subjetivo de los sistemas ideológicos, que tras su intento de representar lo que es la realidad lo que podrían estar haciendo es encubrirla, en beneficio de determinados intereses personales o sociales»

Teniendo al alcance información mundial instantánea, nos convertimos en la generación menos pensante, menos crítica, menos demandante y más manipulable. El llamado en esta oportunidad es para que jamás te conformes con repetir ciegamente lo que lees. Indaga, cuestiona, pregunta y duda, ese es el verdadero equilibrio entre percepción y realidad.

Utilicemos la diversificación de medios de expresión para hacer llegar nuestra voz, no para repetir líneas ideológicas de altos mandos políticos de izquierda y derecha. No podemos fallarle al país vendiendo nuestra objetividad por escalar posiciones políticas. No podemos traicionar la verdad generalizando y juzgando a priori. No todos los políticos son corruptos, no todos los futbolistas manipulan resultados, no todos los de derecha son capitalistas insensibles ni todos los de izquierda son comunistas radicales. Aprendamos a formarnos una verdadera opinión propia fuera de lo que se bombardea alrededor. Repetir discursos con base en colores partidarios es una simplificación de la realidad digna únicamente de un deficiente índice intelectual.

El día en que todos los jóvenes busquemos la verdad por nosotros mismos a través de la investigación, la observación y la reflexión, ese día podremos darle la voz que el país merece. Nos atrevemos a salir a las calles, nos atrevemos a manifestarnos con pancartas, nos atrevemos a denunciar hechos y publicar fotografías, incluso nos atrevemos a dar nuestra opinión en medios digitales. ¿Por qué entonces no vamos un paso más allá? ¿Por qué entonces no nos atrevemos a pensar verdaderamente por nosotros mismos?

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN