Política

15 Feb 2018
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Religión y Política: El Salvador un país conservador

El Estado salvadoreño no es religioso, sin embargo la mayoría de los ciudadanos confiesan que son religiosos. Por tanto, nos da lugar a pensar que algunas decisiones públicas, se hacen en base al conservadurismo; tampoco, se puede juzgar directamente si es bueno o malo, ya que esta es la forma de pensar de una gran parte de salvadoreños. Esta es la primera parte de dos artículos sobre religión y política en El Salvador.

Aunque es común hacer uso de la religión en campaña electoral para ganar votos, últimamente las propuestas de algunos candidatos han dado mucho de qué hablar; así como, también el contexto internacional, como en Costa Rica, donde un excantante cristiano va arriba en la intención de voto por la presidencia.

¿Qué tiene de malo que un cristiano se meta a la política? En primer lugar, el art. 82 de la Constitución excluye a ministros de cualquier culto religioso de poder optar a cargos de elección popular, es decir, a los principales líderes religiosos; pero, no así a ciudadanos que profesen una religión y se congreguen en una iglesia. La Unidad de Investigación de La Prensa Gráfica reveló que a 2017, “el 45% de la población dice profesar la religión católica; mientras que, el 35% es de religión evangélica, 2% otra y el 18% restante ninguna”.

Esto nos dice que El Salvador está configurado, en al menos un 80% por personas que profesan una religión y creen en un ser superior divino como su guía. El problema surge cuando nuestra determinación moral, lo que pensamos, y lo que creemos se traduce en daño para otra persona y queramos imponerlo desde cualquier ámbito, y más aún, si esta se trata desde la política.

El Salvador no es un Estado confesional, definitivamente es un Estado laico. Según la Real Academia Española, la religión es un conjunto de creencias de la divinidad, veneración, temor, normas para una conducta individual y prácticas de oración. Un Estado es laico cuando no hay una preferencia religiosa por parte de las instituciones públicas y siendo notable cuando la Constitución no lo expresa. Las constituciones anteriores a 1883, establecían que en El Salvador se protegía/profesaba la religión católica, posterior a ese año se establece la libertad de religiones y que la educación debe ser laica, y hasta 1983 la educación se vuelve “esencialmente democrática”.

Según la organización Europa Laica, al laicismo se le atribuyen los siguientes 3 valores:

  1. Pluralismo: que permite la existencia de múltiples creencias.
  2. Libertad: derecho inherente al ser humano que le permite tomar sus propias opciones.
  3. Tolerancia: aceptación en igualdad de condiciones de las diversas formas de pensar de la población.

Basados en los artículos de la Constitución 3, 6, 25, 26 y 57, podemos decir que se respeta la libertad religiosa y el derecho a expresarla, y difundirla sin perturbar el orden público. Entonces, desde el hecho que dice que hay respeto, es porque da cabida a que una parte que no le guste profesar una religión, pueda sentirse intolerante ante uno que si lo hace; por tanto se asegura la libertad y el respeto al que cree como al que no cree, sin sometimiento/imposición alguna.

El Salvador es un país conservador, o sea, favorece mantener las tradiciones y  se opone a cambios radicales (progresismo). También, ha sido el conservadurismo el que históricamente se ha opuesto al comunismo y al socialismo, discurso que actualmente sigue vigente en una gran mayoría.

El problema no es tanto la religión en la política, finalmente son ideas, el problema es quienes la utilizan independientemente si cumplen o no sus normas, con el objetivo de ganar votos de manera demagógica, populista e impositora. Por otro lado, están los intolerantes a las creencias de esta gran mayoría, que con su actitud arrogante y despectiva para tratar los temas, se hace imposible dialogar y consensuar los cambios. Aunque en el fondo quizás tengan razón, difícilmente con esa actitud podrán alcanzar lo que buscan.

P.D.

En la segunda parte de este artículo, hablaré sobre la “política religiosa” en El Salvador.

—-

NOTAS:

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN

30 May 2018
Muchos problemas, muchas oportunidades
Política | Por: Erick Hernández

Muchos problemas, muchas oportunidades