Política

2 Feb 2015
Política | Por: Ernesto Hernández Otero

ReAsamblemos. Paso 1

En francés, “rassembler” es volver a unir; en español, reasamblemos será volver a unir la Asamblea.

Hablemos claro. Dentro de cuatro semanas, 84 hombres y mujeres obtendrán la tercera parte de todo nuestro poder político; también están los 262 alcaldes que gobernarán en todos los municipios del país, y a todos ellos agreguémosle los suplentes, asesores, consejeros, analistas, guardaespaldas, primos, socios, vecinos, allegados y demás personerías de cada uno de estos humanos elegidos.

Si cada diputado tuviera unos cinco colaboradores, y si en cada alcaldía fueran 10 concejales y puestos de confianza, estaríamos diciendo que al menos 3 mil personas verían su vida cambiar; y todos sabemos que ese número es más grande. Así que salvadoreños, preguntémonos y decidamos, quiénes queremos que sean de ese 0.05 por ciento de paisanos súper poderosos, casi inmortales ante la ley, de los que depende la imagen internacional de nuestro país. ¿Quiénes deberán proteger nuestros derechos, legislando a favor del ciudadano lambda, incluso sobre los intereses de quienes les han financiado su campaña?

¿En cuántos podemos confiar? ¿Qué personas merecen el privilegio de ser los súper salvadoreños 2015-2018? En pocas palabras, ¿a quiénes queremos pagarles 12 salarios mínimos mensuales con los impuestos que en todo pagamos?

Debería comenzar por lo más justo, quitando a los que hace ratos dejaron de representar a la población, y que solo se representan a sí mismos. Les doy una pista para reconocerlos: han tenido tantos chalecos como colores tiene un arcoíris.

Para darse cuenta del absurdo funcionar actual de la Asamblea, basta ver una plenaria, donde los números de folios, de actas, de propuestas de ley son los que más toman tiempo y en su gran mayoría terminan archivados o algunos con suerte pasan a estudio en las comisiones respectivas donde pueden pasar meses para ser estudiados. Los únicos casos que de expedita manera son tratados están los que incluyen escándalos de políticos y los muchos chambres que en los corredores de la Asamblea se ventilan.

Pero la incógnita ciudadana sigue siendo la misma: ¿cuándo han realmente trabajado los diputados a favor de la población? Para responder a esta pregunta esperaría que cada uno de nosotros hagamos los cálculos por los candidatos que queremos ver en la Asamblea, pero también habría que tomar en cuenta la realidad que vivimos desde hace muchos años, donde aquellos como Gallegos tienen añales de calentar sillas en las plenarias y siguen haciendo campaña con el mismo eslogan populista: “por un mejor El Salvador”, cuando lo único que mejora son las condiciones de vida de sus familias.

También están otros como Merino y Parker a quienes aun habiéndoles clausurado sus partidos, se han agarrado de todo para revivirlos de entre los muertos a pesar de que no representan nada más que el recuerdo de gobiernos del siglo pasado con poca legitimidad.

Mientras se siga votando por los mismos que han sido decepción tras decepción, nada va a cambiar, pero en tres pasos podemos conseguir un Órgano de Estado que nos represente. El primer paso es quitar a todos los que estorban. Ahora es el momento de reasamblar nuestra Asamblea, así que pensemos y veamos quiénes son los que en el último período no deberían haber estado y no votemos por ellos. Luego de eso, demos el siguiente paso.

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN