Política

2 Mar 2018
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Razones para este 4 de marzo

El 4 de marzo de 2018 no será un día cualquiera para los salvadoreños. Ese día, gracias a la democracia que se está construyendo, vamos a poder elegir a nuestros diputados y concejos municipales para los próximos 3 años. Acá hay tres razones por las cuales debemos darle importancia a ese día:

¿Votar o no votar?

Es importante acudir a los centros de votación y hacer valer el voto, aunque sea para anularlo como forma de expresión porque no se está de acuerdo con los candidatos. Que nadie y menos un candidato o político les diga qué deben hacer con su voto, expresarse en la urnas es más que un deber, es ver reflejada la mayor expresión de la democracia que es la participación. Personalmente pienso algo: usted puede votar por el candidato de su preferencia o botar (no votar por un candidato/anular su voto) por ese candidato/s/partido que lo defraudó, de esta manera usted quita privilegios a los que se aprovecharon del poder y que no cumplieron. Si usted no va a votar/botar, otros lo harán por usted… luego no se queje.

Los políticos deciden

Una vez elegimos a nuestros representantes, estos se encargan de dar marcha a las políticas públicas. En un municipio, deben velar por el desarrollo del territorio con alrededor de 30 funciones. Los diputados, a nivel más macro, se encargan de crear/reformar/derogar leyes, siempre en función del desarrollo. Algo importante es que, los diputados que queden, van a tener que elegir  quien será el Fiscal de la República y  los Magistrados de la Sala de lo Constitucional, dos posiciones importantes en el país con vital decisión para la seguridad jurídica . En cuanto a los alcaldes y concejos municipales, si usted está a gusto con lo que ve en su municipio, siga votando por los mismos, de lo contrario un cambio caería bien.

Se vienen las presidenciales

Un buen gobierno necesita un buen respaldo de los legisladores, de lo contrario este pasará detenido y con conflicto en la ejecución de las políticas públicas. Y no estoy diciendo que no debe haber contrapesos, lo que trato de decir es que, podría ser más fácil cuando hay mayor apoyo o una buena correlación de entendimientos entre la Asamblea Legislativa y el Gobierno Central.

Prácticamente estamos amarrados, desde el año pasado que comenzó esta carrera política para muchos candidatos y no terminará hasta marzo de 2019. Personalmente, veo venir un nuevo tiempo para El Salvador, creo que en 2009 hubo un voto de castigo para ARENA y hoy, a 10 años de ese cambio, viene otro y con mayor empuje.

Dichas estas tres razones, algo importante es no dejarse llevar por las emociones. Un político no va a resolver todos nuestros problemas, pero sí puede ser un intermediario para los cambios. Elija bien.

Al igual que muchos, también estoy decepcionado de diversas acciones que los partidos políticos nos han hecho. Los he criticado desde mis medios, y por eso creo que es necesario dar votos de castigo, o sea botar a quienes se quieren reelegir y no hicieron algo concreto o a los que en el pasado han querido colocar intereses a pequeños grupos para darles privilegios.

Quejarnos o esa actitud rebelde de no ir porque “son más de lo mismo”, porque “no hay alguien que valga la pena”, o porque piensan que “El Salvador no va a cambiar nunca”, es el primer paso a seguir sometidos a las decisiones de los políticos y por ende al subdesarrollo. Sin una participación ciudadana que implica elegir y exigir, no podremos salir adelante y cambiar.

En la oración ya mencionar “el país”, volverlo a poner suena repetitivo.

30 Abr 2018
¡El futuro de nuestra patria está en sus manos!
Política | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

¡El futuro de nuestra patria está en sus manos!

13 Mar 2018
¿Fueron inclusivas las elecciones 2018?
Política | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

¿Fueron inclusivas las elecciones 2018?

2 Mar 2018
La libertad del voto
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

La libertad del voto

27 Feb 2018
Cuentos fantásticos: Diálogo en El Salvador
Política | Por: Erick Hernández

Cuentos fantásticos: Diálogo en El Salvador