Política

14 Ago 2013
Política | Por: Luis Trejo

¿Radio Legislativa para qué?

Desde el pasado 31 de julio, El Salvador se convirtió en el tercer país de América Latina en contar con una emisora radial enfocada en dar a conocer el quehacer del Órgano Legislativo. Hasta esa fecha, solo Chile y Ecuador contaban con un sistema de este tipo.

De acuerdo con Rigoberto Chinchilla, coordinador de Radio Legislativa (RL), las garantías funcionales de la emisora son el involucramiento balanceado, participativo e inclusivo de todos los salvadoreños. No obstante, la programación de la radio se limita a noticiarios sobre el acontecer legislativo, entrevistas a diputados, transmisión de sesiones plenarias y un espacio para el Tribunal Supremo Electoral (TSE) sobre orientación ciudadana.

¿Cómo puede ser este un involucramiento participativo, balanceado e inclusivo? ¿Cómo pretenden dar atención ciudadana si se mantienen las voces de quienes siempre ocupan los micrófonos y cámaras de los medios salvadoreños? ¿No será suficiente el gasto exorbitante en el canal legislativo que mantiene este órgano del Estado? ¿A costa de qué o quiénes están iniciando un proyecto como este?

Si bien es cierto que la población merece estar informada, deben crearse mecanismos participativos en donde se involucren a los sectores mayoritarios y más relegados de nuestra sociedad. Es obligación del Estado garantizar una democracia participativa y con canales que les permitan demandar y exigir sus derechos. Sin embargo, este tipo de medios no están garantizando esos procesos.

En su etapa inicial, RL tuvo una asignación presupuestaria de 52 mil 418.80 dólares, según la Oficina de Acceso a la Información Pública (OAIP) de la AL. Pero la primera semana de agosto, los legisladores informaron que el Órgano invertirá 200 mil dólares más, para instalar cuatro antenas repetidoras, con el fin de que la radio tenga cobertura a nivel nacional. Además, el financiamiento total asciende a 300 mil dólares y han sido otorgados por un préstamo entre el Estado salvadoreño y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

¿Se pudieron haber invertido esos fondos en obras de beneficio para los salvadoreños? Por ejemplo, el Ministerio de Salud podría haber dotado de medicamentos al Hospital de Niños Benjamín Bloom, mejorar la infraestructura del Hospital de Maternidad o comprar las lavadoras que tantos paros han ocasionado en el Hospital de Zacamil. En el mejor de los casos, se pudieron haber becado a decenas de jóvenes salvadoreños para estudiar una carrera universitaria.

¿Por qué la Asamblea continúa gastando fondos del pueblo? ¿Vamos a permitir que nos sigan negando que se escuche nuestra voz? Si una institución estatal va a disponer de un medio tradicional como la radio, los salvadoreños debemos asegurarnos de tener un espacio y aprovechar el medio que se costeará con los aportes de los ciudadanos. Si existen los medios, hay que saber aprovecharlos y hacernos escuchar, para demostrar que estamos despertando y que queremos a funcionarios más responsables y comprometidos con el trabajo eficaz y transparente.  

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata