Política

15 Ene 2013
Política | Por: Sergio Rodríguez Ávila

¿Quién ganará las próximas elecciones?

Las próximas elecciones son diferentes, comenzando por el hecho que esta vez la izquierda está en el poder y la derecha en la oposición. Además, se asume –lo recalco–, se asume, que habría un tercer contendiente importante que haría el proceso más competitivo. A continuación explico por qué es muy incierto el panorama:

 

Comencemos por Norman Quijano, simplemente porque es quien ha salido en la delantera en la mayoría de las encuestas. Es un personaje popular que se ha distinguido por recuperar una ciudad que estaba realmente deshecha por los alcaldes anteriores y cualquiera puede reconocer su buen trabajo. En las pasadas elecciones eliminó a su rival principal con más del 60% de los votos y los resultados de la misma le regresaron cierta autoestima que su partido había perdido.

 

Sin embargo, Quijano ha llevado acabo algunos proyectos en la comuna que le han traído desgaste político; todo dependerá de los resultados percibidos por la población para que se recupere. Otro desafío que se le presenta al alcalde es que pueda recaudar suficientes fondos para competir contra el bolsillo profundo del FMLN y GANA. Es algo alcanzable, pero está claro que en fondos Quijano está en desventaja. Para agregarle otra piedra, Quijano se encontrará con el desgaste que le buscará causar el presidente Funes de manera mediática para favorecer al FMLN y GANA.

 

Continuamos con el vice-presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén. Tiene la ventaja que el dinero no será un problema para su campaña, especialmente teniendo el apoyo de empresas como Alba Petróleos. Además, la territorialidad que le permite al estar semi-gobernando y haber regalado docenas de millones de dólares en concepto de uniformes y útiles escolares le traerá réditos políticos positivos.

 

Su problema es que es el candidato menos popular, fue comandante de la guerrilla durante los años Ochenta y es posiblemente uno de los líderes del FMLN más ortodoxos. Los anteriores son aspectos que sus contrincantes aprovecharán para desgastarlo. No se puede olvidar que de manera pública ha dicho y hecho algunas cosas en contra de los Estados Unidos que no le beneficiarán. Pero para su favor, los salvadoreños tenemos memoria corta y poco analítica. Sánchez Cerén también fue una buena elección por parte del FMLN debido a que si pierden las elecciones, pocos se atreverán a señalar como culpable a un líder histórico como él.

El tercero sería el ex presidente Elías Antonio Saca. La Constitución le permite reelegirse, siempre y cuando sea por las razones correctas. Es un personaje popular, que también no se encontrará con problemas financieros para su campaña.

 

Su problema principal es que correrá por unos partidos que no tienen voto duro y con una imagen pública derrumbada. Además, hoy están aliados al FMLN, en una campaña presidencial eso puede cambiar y les traería más desgaste.

 

El “resurgimiento” será cierto hasta que lo compruebe, hoy es el menos favorecido en las encuestas en intención de voto; dicen que esto es porque aún no se ha lanzado, pero se les olvida que ha tenido la ventaja de cientos de millones en inversión dedicados a su imagen, cuando fue presidente y se le escucha docenas de veces al día en las radios. El sentimiento que se percibe de la candidatura de Saca es como cuando se ve de lejos en el valle que viene una tormenta cargada de agua y truenos pero al final se puede convertir en un pasón de nube.

 

Lo único que sí se sabe es que viene otro año agotador políticamente.

 

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata