Política

31 Oct 2014
Política | Por: Roberto Alfaro

¡Queremos profesionales con valor!

“La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir.” – Jacques Benigne Bossuet

Con el paso de los años, más y más economistas se han ido sumando a una larga lista de grandes artífices de cambios políticos y sociales. Muchos de ellos tuvieron tanto impacto en la historia que incluso hoy se les recuerda con gran entusiasmo. Hablo de personajes como Frédéric Bastiat, quien nos enseñó que siempre habrán efectos visibles y no visibles; Ronald Coase, quien nos aclaró el significado de los costos de transacción y los derechos de propiedad para una estructura institucional; Friederich Hayek, quien nos enseñó sobre el orden espontáneo, la ley y la moral.

Y así se puede seguir alargando la lista hasta tener un gran número de economistas que tienen una sola cosa en común: todos han aportado un grano más al desarrollo de las ciencias económicas. Y esa es la verdadera responsabilidad social de los economistas: maximizar los conocimientos de su profesión.

¿Cómo es posible, entonces, que habiendo tantos buenos economistas estemos en tan malas condiciones sociales? Es una pregunta que solía hacerme desde que inicié esta aventura de estudiar economía empresarial; siempre pensé que los culpables de tantas malas decisiones eran estos profesionales que no supieron cómo llevar las riendas del país. Sin embargo, hoy, a mis 21 años, me he dado cuenta de que lo que menos existe en las trincheras del Estado, por lo menos el salvadoreño, son profesionales realmente preparados y con principios.

Uno de los principales problemas que a mi parecer atañe a nuestra nación es que dejamos las grandes decisiones en las manos de personas con poco conocimiento y experiencia en materia económica. Si bien es cierto la mayoría de personajes en instituciones de gobierno ha tenido gran trayectoria política, esto no los certifica como analistas. Es más, yo dudaría en gran medida sobre su capacidad de analizar de lo macro a lo micro o la relación entre diferentes variables sociales con respecto al crecimiento económico. Vuelvo a preguntar: ¿cómo es que dejamos que políticos tomen decisiones económicas sin antes saber que están preparados para hacerlo?

Muchos dirán: ¡pero para eso tienen economistas como consultores! Pero acá yo les digo: ¡muchos de ellos son sus mismos familiares! Es decir, no salimos del mismo círculo vicioso. Para las próximas elecciones sería perfecto poder tener acceso a un portafolio de perfiles profesionales de aquellos que aspiran a un puesto público, así los ciudadanos responsables podremos tener insumos para luego, en cualquier “metida de pata”, saber cómo y a quién reclamar con propiedad.

Invito a los partidos políticos a subir de nivel sus campañas políticas y que coloquen desde ya en sus portales web todos los perfiles profesionales de sus candidatos a alcaldes y diputados, con el fin de quiénes poseen mayor capacidad de decisión con base en análisis realmente técnicos. Ya basta de elegir a gente inexperta en nuestras instituciones públicas. Es hora de elegir a profesionales que busquen maximizar los conocimientos de su profesión y no su riqueza individual a través del populismo barato, porque definitivamente la frase del novelista inglés, Aldous Huxley, es muy acertada: “cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje”. Políticos hay muchos, pero hoy los jóvenes queremos funcionarios públicos que más allá de ofrecer el cielo a cambio de votos, sepan llevar las riendas del país dándole honor a sus principios y a la carrera que, se supone, tanto les costó conseguir.

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?