Política

15 Abr 2015
Política | Por: Luis Trejo

Presidente Sánchez Cerén, deje de jugar escondelero

Presidente Sánchez Cerén, deje de jugar al escondelero y accione de verdad para lo que fue electo: dirigir al país.

Para nadie es un secreto la alarmante y lastimosa crisis de seguridad que hemos vivido en los últimos días. Mi intención no es abonar a esa tensión y generación de incertidumbre entre los ciudadanos a causa de la violencia; más bien es poner sobre la mesa el punto de reflexión de por qué al presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, le gusta jugar al escondelero.

Posiblemente la mayoría de nosotros jugó (o aún juega) el famoso “escondelero”. Pero eso debió haber sido en nuestra época de infancia o adolescencia. Al parecer, el presidente constitucional de El Salvador aún disfruta de seguir jugándolo, pues cada que la nación lo necesita busca su mejor escondite para resguardase. Como mandatario de un país tan difícil como el nuestro, lo menos que puede hacer es dejar de jugar y salir a dar la cara por sus gobernados.

La actual situación que vive El Salvador no se puede negar a nadie, pero poco o nada abona que manejemos un discurso de aflicción, zozobra o infundir miedo al resto de ciudadanos. En situaciones de crisis como la actual, lo único que nos queda es unirnos como nación, buscar soluciones o alternativas que mejoren el problema y que todos halemos el lazo hacia un mismo punto. No obstante, esto es difícil de lograr si la principal cabeza del barco se esconde y lo deja a la deriva, a la espera de que el barco retome el rumbo sin ser orientado por quien debería.

Eso es lo que ha pasado en este lugar tan pequeño en territorio, pero tan grande en problemas, conflictos, injusticias e inequidad. El presidente Sánchez Cerén se ha escondido en momentos claves que han sucedido desde que asumió su cargo. No vamos a negar que en su discurso de toma de posesión sonó muy elocuente, decidido y que gobernaría para todos los salvadoreños, sin importar que lo hubieran elegido o no. Sus palabras fueron emotivas, conciliadoras y llenas de mucha ilusión. Lastimosamente, esa percepción ha cambiado a medida transcurren los días y hoy el que dirige el Ejecutivo es uno de los más ausentes de la vida pública salvadoreña. ¿Cuál es su mejor escondite? ¿Por qué ha decidido (o lo han obligado) a permanecer alejado del ojo público, de la contraloría social y de todos aquellos momentos que podrían ser claves en su gestión presidencial?

Presidente Sánchez Cerén, deje de jugar al escondelero y accione de verdad para lo que fue electo: dirigir al país. Tome con seriedad sus responsabilidades y demuéstrenos a quienes lo hemos criticado que usted es capaz de gobernar y de sacar a este país adelante junto a su equipo y todos aquellos sectores sociales necesarios para darle un giro al desarrollo de El Salvador. Ya es hora de que actúe para el bienestar de todos y que veamos que en el país sí existe un presidente constitucional. De una buena vez, cállenos la boca a quienes le reprochamos su pasividad.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN