Política

13 Ene 2015
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Por bandera o por rostro?

El voto por rostro, voto cruzado y concejos municipales plurales son un derecho electoral conquistado, no hay que retroceder.

Las elecciones ya se acercan y la población, a través de las campañas electorales, ya está teniendo una idea de cuál será su elección política para diputados y alcaldes municipales. Como sabemos, tendremos mayor libertad de elección y ya podremos votar por candidatos de diferentes partidos, a la vez que los concejos municipales serán plurales, o sea, tendrán la participación de los otros partidos políticos de acuerdo al número de votos obtenidos en cada municipio.

En cuanto a llamar al voto, los partidos no se hacen esperar. La publicidad de ellos sobre cómo votar está dividida –para variar-; políticos del FMLN dicen que votemos por bandera; incluso, algunos de ellos dieron declaraciones que votar de forma cruzada era ilegal, y si recordamos aun en los comicios del 2012, cuando votamos por primera vez por rostros, el FMLN insistió en votar por bandera. Por su parte, la derecha política basa su campaña en el voto por rostro, así como lo hizo en 2012.

Podemos estar seguros de que estos derechos que se han alcanzado, nos dan más libertad de elección e incrementan la sensación de identificación con el político. Quizás alguien puede estar de acuerdo con uno o varios diputados de una oferta electoral de un partido, pero no de todos. A lo mejor le guste la manera en cómo legisla un diputado o la propuesta que presenta otro partido también le parece buena. Entonces, seguir votando por bandera no tiene sentido, es un retroceso hacia el sistema electoral que estamos teniendo y un insulto a la democracia que podríamos estar consolidando a través de las últimas reformas electorales.

¿Qué implica votar por bandera? Implica estar de acuerdo con la oferta electoral de un partido político y esto no nos da mayor libertad de elección. Por lo menos cuando se ejerció por primera vez el voto por rostro ya podíamos ver quiénes eran los candidatos que iban, y eso los forzaba a que fuera una campaña más de propuesta e identificación con la ciudadanía.

Votar por rostro obliga a los candidatos a hacer campaña electoral y es allí donde ellos tienen que formular la mejor propuesta que los llevará a lograr un curul en la Asamblea. Los candidatos tienen que identificarse con la población a través de sus propuestas. Quiere decir, entonces, que se fortalece la simpatía y las personas podrían sentirse representadas con el candidato al que le han dado el voto y así es una manera más directa la relación entre ciudadano-diputado al momento de exigir lo prometido en campaña.

Con el voto cruzado hay que tener cuidado al momento de ejercer el derecho. Primero, que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) tiene que instruir bien a las Juntas Receptoras de Votos (JRV) para que el conteo no resulte amañado; y segundo, que las personas deben estar con pleno conocimiento del cómo votar cruzado para que el voto valga, es decir, no exceder el máximo de diputados a elegir por departamento y saber que cuando se vota por bandera ya no se puede votar cruzado.

Podemos ser afines a cierta ideología política, pero eso no debe ser motivo para dejar de pensar y simplemente seguir las decisiones o caprichos de los políticos. Hay que elegir y exigir. El voto por rostro favorece esa condición mientras que votar por bandera es decir “amén” a lo que el partido ofrezca. El voto por rostro, voto cruzado y concejos municipales plurales son un derecho electoral conquistado, no hay que retroceder.

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN