Política

10 Feb 2015
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Parlacen para qué?

El Parlacen es inefectivo y costoso monetariamente hablando, aunque con la votación por rostro cabe la oportunidad de elegir libremente y exigir cambios.

En las elecciones a realizarse el 1 de marzo, nos darán tres papeletas: una para elegir a quienes nos representarán en la Asamblea Legislativa, otra para elegir al Concejo Municipal para nuestro municipio y la tercera para elegir a 20 representantes para el Parlamento Centroamericano (Parlacen). Por primera vez votaremos por rostro para quienes serán los legisladores del Parlacen. Antes era una asignación dependiendo del número de votos que se obtenían en las elecciones a diputados a nivel nacional. Se escogían de manera “oculta”.

Quizá hoy llame la atención el hecho de que por primera vez votaremos por rostros para diputados al Parlacen. Antes ni cuenta nos dábamos quiénes iban y por qué iban como diputados. Para muchos, el Parlamento es una especie de “cementerio político”, donde los presidentes y vicepresidentes de los países que lo integran van luego de que cumplen su labor como mandatarios. También, otros que solo buscan seguir en la política como José Luis Merino y Ciro Cruz Cepeda, del FMLN y PCN respectivamente a quienes hemos visto por años en la política nacional y que actualmente son diputados del Parlacen.

¿Parlacen, para qué? Esta institución le cuesta anualmente a El Salvador 1.7 millones de dólares y de la cual desconocemos el trabajo que este organismo tiene, por lo que no podemos decir si es poco o mucho para lo que hacen. Una institución que opera desde 1991 y su misión es ejercer funciones que lo lleven a unir Centroamérica y República Dominicana. ¿Necesitamos una institución de este tipo para desarrollarnos como país? Costa Rica no lo ha necesitado.

He estado en dos foros-conversatorios con candidatos al Parlacen y hablan muy bien del tema de la integración y tienen buenas propuestas como la promoción del libre tránsito en Centroamérica, crear una agenda de desarrollo regional, eliminar el cobro por el uso de roaming, la seguridad, entre otros. Lastimosamente las resoluciones del Parlamento no tienen porque acatarlas los países, no tienen carácter vinculante.

No se les quita la bondad que tienen al querer proponer una mejora para Centroamérica, aunque es necesario primero que arreglemos nuestra casa, o sea, El Salvador para ver cómo arreglamos o acomodamos el exterior para seguir avanzando. Nuestro país tiene muchos problemas, y necesita de la inversión en sectores estratégicos para lograr encaminarse en el progreso económico y social.

Los candidatos al Parlacen, desde Enero de 2013, decidieron aumentarse el sueldo a 5 mil dólares justificando que no les alcanzaba el salario porque tenían que viajar a los países y costearse hoteles y boletos de avión. Antes tenían un sueldo base de mil 200 dólares y hoy ya lo tienen por 2 mil 200, a lo que también hay que sumarle viáticos de 2 mil 800 dólares por gastos de representación y viáticos.

A través de la historia siempre hemos fracasado en los intentos de ver a Centroamérica como un solo país; incluso, hasta hemos tenido guerras por disputas territoriales. En mi opinión, el Parlamento Centroamericano es inefectivo y costoso monetariamente hablando, aunque con la votación por rostro cabe la oportunidad de elegir libremente y exigir cambios para vincular esta institución y que genere algo de desarrollo para la región. Tal vez hoy se pueda hacer algo.

 

 

 

 

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN