Política

27 Mar 2014
Política | Por: Luis Trejo

¿Para quién gobernará el próximo presidente?

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) entregó el pasado martes 25 de marzo las respectivas credenciales a los candidatos electos Salvador Sánchez Cerén y Óscar Ortiz. Si la Sala de lo Constitucional declara improcedentes las demandas interpuestas por Arena y por otros actores que piden anular las elecciones, la declaratoria del ente colegiado se mantendrá firme. Por lo tanto, el próximo presidente no deberá gobernar para dos sectores; en realidad lo hará para cuatro.

Mucho se ha hablado de que el sucesor de Mauricio Funes se enfrentará a un país polarizado políticamente hablando, es decir, con dos ideologías opuestas bien marcadas, por lo que deberá gobernar para dos sectores en específico: para quienes le votaron y para quienes no lo hicieron. Sin embargo, si se analiza la situación desde otra perspectiva, el siguiente mandatario deberá trabajar para cuatro sectores distintos de la sociedad, cada uno con sus características peculiares. ¿Cuáles son esos sectores? A continuación se describen.

Por su supuesto, la principal población a la que verá con buenos ojos es aquella que le dio su voto de confianza. En este caso, la fórmula del FMLN logró un total de 1 millón 495 mil 815 sufragios, lo que significó un 50.11 por ciento de los votos. Por el contrario, los ciudadanos opositores sumaron 1 millón 489 mil 451 votos, es decir, el 49.89 por ciento. Estos últimos votantes se convierten en la segunda población para la que deberá gobernar el próximo presidente, y a quien deberá callarles la boca y demostrar que quienes lo eligieron no se equivocaron. La denominada oposición estará expectante al quehacer del siguiente mandatario y no dudarán en criticar y exigir el mejor desempeño de su cargo.

Pero también está el tercer sector al que debe tomar en cuenta el candidato electo. Se trata de aquellas personas que están en la capacidad de votar y no lo hicieron. Es decir, todos los ciudadanos salvadoreños que se desencantaron por las opciones que compitieron y que, una, no votaron o, dos, anularon su voto. En otras palabras, esta población representa a más de 1.9 millones de salvadoreños que no acudieron a las urnas el pasado 9 de marzo. A estos también deberá convencer de su trabajo y demostrar que su elección fue lo que mejor que le pudo haber pasado al país. Este sector deberá exigir más agilidad y eficacia de la gestión pública, porque demuestra cierto descontento hacia la manera de gobernar que han tenido nuestros políticos.

Finalmente, el cuarto sector está representado por todos los salvadoreños que no votaron en las elecciones; no porque no quisieran, sino porque no pudieron, ya sea por su edad, su situación legal o su condición de salud mental. Esta será otra población a la que deberá prestar mucha atención, pues muchos son potenciales votantes y de sus decisiones dependerán los próximos líderes políticos de El Salvador.

Por lo tanto, al siguiente presidente se le suman más retos en esta experiencia que vivirá. Gobernar para todos de la manera más adecuada solo dependerá de su capacidad para analizar, reflexionar y dialogar cuán importante es un Acuerdo de Nación que deberán firmar todos los actores de la sociedad. El desarrollo del país no solo dependerá del papel que ejecuta el presidente, sino también del apoyo que le brinden todos los sectores estratégicos de El Salvador. 

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?