Política

29 Abr 2015
Política | Por: Luis Trejo

Para qué crear leyes inútiles

El Salvador necesita de acciones inmediatas estratégicas, que suplan las urgencias que tenemos como sociedad y que nos permitan lograr un adecuado nivel de desarrollo.

En los últimos días hemos sido testigos de la exigencia de algunos sectores a los diputados de la Asamblea Legislativa por la aprobación de leyes como la del agua y la de seguridad alimentaria. No es que esté en contra de esos derechos naturales que como seres humanos tenemos; tampoco pongo en discusión la necesidad urgente de regular algunos recursos que de por sí deberían ser de uso público. Sin embargo, es igual de importante pensar en si la realidad de El Salvador solo necesita de que se aprueben leyes o que esas sean llevadas a la práctica con eficiencia y de manera estratégica.

En lo personal, estoy de acuerdo con que se apruebe una Ley General del Agua, pues hay muchos salvadoreños que carecen de ese recurso tan vital y también hay empresas que emplean el agua en su producción y que por lo tanto están en la obligación de devolver esa utilidad que obtienen. No obstante, de nada sirve aprovechar la ley si al final no habrá una entidad con fuerza y que sea garante de que se está cumpliendo dicha normativa. Por ello, siempre vale la pena preguntar si basta con solo hacer alardes que una ley se aprobó si en la práctica no se sustenta nada.

Leyes como la de Acceso a la Información Pública, la del control del tabaco o la Ley General de la Juventud, han sido creadas solo para salir del compromiso, para quitar espacio en el archivo de la Asamblea Legislativa o para “adornar” el Diario Oficial con su publicación.

Eso es lo que puede suceder con la Ley se Seguridad Alimentaria. De nada sirve un aprobación de este tipo si la gente sigue aguantando hambre en las calles y que no es gracias al gobierno que comen, sino a aquellas personas empáticas que aunque tengan poco ponen a disposición de los demás lo único que posean. Una Ley que garantice la alimentación no es suficiente cuando día a día hay cientos de niños con desnutrición por diferentes motivos. ¿Cómo va a garantizar el Estado darles de comer a todas estas personas si ni siquiera hay medicamentos en los hospitales, ni educación de calidad en el sistema público ni se han creado las condiciones para generar empleos?

¡Seamos claros! Ni ARENA, ni el FMLN, ni GANA y ningún otro partido político está interesado en velar porque las personas que viven en las calles encuentren un lugar digno donde habitar, ni un plato de comida necesario para alimentarse bien. Leyes como las ya mencionadas no aliviarán la crisis de seguridad que vive el país, ni van a llevarles los necesario a quienes lo necesitan para que salgan de la pobreza. El Salvador necesita de acciones inmediatas estratégicas, que suplan las urgencias que tenemos como sociedad y que nos permitan lograr un adecuado nivel de desarrollo.

Mientras los políticos, empresarios, los mismos ciudadanos y la cooperación internacional no se pongan de acuerdo en focalizar proyectos de cambio, nunca vamos a ver un avance en nuestro desarrollo como país. Es tiempo de que reaccionemos y no solo salgamos a manifestarnos tentados por las ideologías o confrontaciones. Es hora de actuar según lo que necesitamos, de manera empática y con visión de país, unidos y no halando el lazo para desplazar al que nos estorba.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN