Política

19 Nov 2015
Política | Por: Carlos Alejandro Morales

Pagando la propaganda que nos venden

Espero algún día se prohíba el gasto innecesario en campañas publicitarias utilizando fondos de la población para sustentarlos.

He visto a muchos repetir “La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy son panfletos de publicidad de ARENA y LO PEOR es que la gente paga $0.50 para recibir esa publicidad” y esto me dejó pensando:” ¿Sólo al comprar un periódico cuya línea editorial sea de derecha o de izquierda estamos pagando publicidad a favor de determinados partidos político? Esto me motivó a reflexionar respecto a los diversos casos en que los salvadoreños somos víctimas de abuso en nuestros bolsillos.

Los salvadoreños le proveemos al Estado los recursos necesarios para su funcionamiento, lo cual hacemos mediante el pago de los tributos. Estos pueden ser: a) IMPUESTOS, que son las cantidades de dinero que estamos obligados a pagar al Estado, sin que sepamos en qué destino específico se utilizará cada dólar que cancelamos en dicho concepto, que puede ser, por ejemplo, la construcción de escuelas, hospitales, etc. b) Las CONTRIBUCIONES ESPECIALES, que se refieren a las cantidades de dinero que pagamos al Estado, las cuales se utilizarán para financiar o atender necesidades específicas de la población; el FOVIAL es un ejemplo. Y c), las TASAS, que son cantidades que se pagan para recibir servicios específicos por parte del Estado, a quien se pagan dichos montos: inscripción de un inmueble en el Registro de la Propiedad Inmueble del CNR, la cantidad que pagamos mensualmente a la municipalidad por la recolección de basura, etc. En fin, cada dólar de los tributos que pagamos a cualquier institución del Estado debe ser gastado en brindarnos SERVICIOS.

Entonces me quisiera parar a preguntar: ¿CUAL ES EL BENEFICIO QUE RECIBE LA POBLACIÓN, DE LOS MILLONES QUE EL ESTADO GASTA EN PUBLICIDAD? La respuesta es CASI NINGUNO. El gasto en publicidad que hacen las instituciones del Estado debería estar prohibido expresamente por la ley, porque si lo vemos en función de lo que a la población le interesa,  de sus necesidades, dichos millones que se gastan no le aporta ningún beneficio.  El gasto en publicidad solamente se justifica si es para comunicarle información útil para que la población sepa cómo, dónde o cuándo puede recibir los servicios que dichas instituciones brindan en cumplimiento de las funciones que la ley les asigna.

Por ejemplo, podemos citar a la Presidencia de la República, que eventualmente satura los medios de comunicación con sus campañas publicitaria. Extremo ha sido el caso en que el presidente ha dicho muchas veces que necesita dinero para invertir en seguridad; y gasta quién sabe qué cantidades de dinero público en una campaña para decir que no tenemos dinero y por eso necesita crear un nuevo tributo.

Igualmente vale destacar que actualmente al desplazarse por la ciudad capital, casi no se encuentra una cuadra de las calles sin que se nos muestre un cartel o afiche publicitario con la frase “100 días, 100 obras”, publicidad que estoy seguro no fue costeada por una donación para tal efecto, sino que se paga con los recursos que los capitalinos pagan en concepto de tributos; gasto que es reprochable porque se gastan en publicidad de la municipalidad de San Salvador más de 700 mil dólares, únicamente para destacar la imagen del edil de turno y la gestión que realiza.

Como se dijo antes, no es difícil responder a cuál es el beneficio o satisfacción de necesidades de la población que representa dicho gasto de más de 700 mil dólares. La respuesta es simple: NINGUNO. Únicamente significa gastar semejante monto en publicitar la imagen de un funcionario. Este análisis vale decir que no se limita a la alcaldía de San Salvador, sino que es un comportamiento que vemos que se repite en alcaldías gobernadas por el FMLN e igualmente en municipalidad gobernadas por ARENA y los demás partidos políticos; y los salvadoreños debemos ir sumando todos aquellos desempeños de los funcionarios que son cuestionables para motivar nuestra función de contraloría ciudadana.

Espero algún día se prohíba el gasto innecesario en campañas publicitarias utilizando fondos de la población para sustentarlos.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN