Política

28 Ene 2016
Política | Por: Carlos Alejandro Morales

Ofendidos por la verdad

El día martes 26 de enero en la fan page de “Pictoline” publicaron las cuatro capitales más peligrosas del mundo, o por lo menos de América Latina, siendo San Salvador la ocupante de la tercera posición.

No fue algo que me sorprendiera, habría que vivir en una cueva muy profunda para no conocer la realidad de este pequeño país, donde si por mala suerte te equivocas de colonia, aun sin estar involucrado en nada delictivo, puedes llegar a perder tu vida. Pero lo que realmente sí me sorprendió fue la respuesta de varios compatriotas que se dieron por ofendidos, incluyendo a una fan page relativamente famosa que comentó con una respuesta soez y por qué no decirlo vulgar, como si de algún modo nos estuvieran insultando al brindarnos un dato estadístico.

Actualmente los salvadoreños estamos dando una contribución especial para la seguridad a la cual no tuvimos oportunidad de oponernos, a pesar de que nunca se nos explicó cómo iba a ser utilizada. Además, hemos sido testigos de una reciente rotación de funcionarios en el ámbito de seguridad, lo cual dejó claro que la meritocracia es una figura inexistente en nuestro país. De hecho, parece que la mediocridad es premiada en la administración actual. Si no diste resultados en el cargo, perfecto, crearemos uno nuevo donde podamos ubicarte como premio de consuelo.

Si lo anterior fuera poco, entre sus últimas declaraciones el actual presidente dijo “volveré a tomar medidas si en un año no disminuyen los homicidios”. En otras palabras, el futuro cercano parece que no va a cambiar, seguiremos siendo un país que a los ojos del mundo seguirá dando miedo por largo rato. No será extraño ver alertas de otros países para que eviten visitarnos, ver empresas que se retiran, leer noticias con cifras de muertos que parecen sacadas de una película de acción; no dejaremos ser ese lugar que tiene bonitos paisajes pero que mucha gente prefiere evitar.

Es normal sentirnos ofendidos. A nadie le gusta que hablen mal de su casa, aunque se esté cayendo, pero en muchas ocasiones desquitamos nuestra frustración con las personas incorrectas y de la peor manera. Nuestro hermano salvadoreño, el vecino, el que vota por el partido opuesto al que apoyamos, ninguno de los anteriores es el culpable de cómo estamos. Esa falta de unidad y aceptación de nuestra realidad, ya sea por orgullo o alguna razón que honestamente no me explico, lejos de ayudarnos nos aleja de la posibilidad de vivir en la paz que deberíamos y nos deja atrapados en la triste realidad que merecemos por tener más capacidad para tirar veneno al prójimo que reclamarme al gobierno y funcionarios que sean eficaces en las labores que realizan.

Dejen de odiar a aquel que nos señale lo mal que estamos y comiencen a enfocar esa frustración en aquellos que están obligados a velar por que tengamos una vida digna y segura. Haz que tu voto, que tu voz valga, no te dejes influenciar por publicidad, por temas de división disfrazados. Que llegue el día que El Salvador sea el país de “y vivieron felices para siempre” y no un país que vive en un sombrío y frustrante “tristemente esto continuará…”.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN