Política

21 May 2014
Política | Por: Andy Failer

¡No más Corrupción!

Es completamente desmesurado que personas sin escrúpulos se beneficien a costa de un país donde según la Cepal el 43.3 por ciento de la población vive en la pobreza.

“La corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública”, afirmó en su momento Ludwig von Mises. Esta frase deja muy claro que la corrupción es como la uña y mugre de todo gobierno. Hoy en día podemos encontrar en distintos sitios web noticias de políticos de diferentes nacionalidades que han engañado descaradamente a sus ciudadanos. No ha sido la excepción el caso del expresidente Flores.

Los jóvenes tenemos el deber de conocer las ideologías, principios y valores que los partidos políticos tienen establecidos (sin importar por cual votamos); así sabremos identificar, criticar y reaccionar cuando uno de sus representantes no los cumpla. En un país democrático donde existe la libertad de expresión y donde tristemente se carece de cultura política, se debe exigir constantemente un mejor sistema político donde los funcionarios públicos no tengan la oportunidad de enriquecerse de manera ilícita.

Desde una perspectiva etnográfica se puede decir que la izquierda se muestra mucho más sensible que la derecha ante los casos de corrupción, específicamente el presidente Funes ante el caso Flores. Lo cierto es que cuando surgen este tipo de casos no se deberían mezclar los tintes políticos, ni aprovecharlos para hacer campaña política; muchos funcionarios aprovechan para trazar líneas divisoras y poner a la población en contra del partido opositor. En los casos de corrupción no hay “tricolores” ni “rojos”, lo que importa es la deuda para con los ciudadanos, a los que se les ha engañado desproporcionadamente.

Lo triste es que este caso salió a la luz pública por pura contingencia y por la misma boca del expresidente Flores, sin mencionar que el presidente Funes le dio el empujón final, aprovechando la temporada electoral de las recién pasadas elecciones presidenciales. Los casos de corrupción ameritan mayor seguimiento por parte de las instituciones correspondientes. Es imperdonable que existan funcionarios que  pasen desapercibidos por diez años atesorando lo que le pertenece al Estado.

Si los partidos políticos desean hacer algo ante la corrupción, deberían verificar a quiénes acogen bajo su ideología. Lo menos que deben hacer es campaña política. Como ciudadanos debemos ser más críticos ante las cúpulas partidarias, ante la corrupción y ante el decadente sistema político de nuestro país. En El Salvador, la corrupción es un pecado capital. Es completamente desmesurado que personas sin escrúpulos se beneficien a costa de un país donde, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el 43.3 por ciento de la población vive en la pobreza.

En el 2013, Estados Unidos realizó un informe sobre la situación de los derechos humanos en el mundo. El documento señala que El Salvador es uno de los países de Centroamérica donde la corrupción y la impunidad flagelan fuertemente a la población. Además, se detalla que el país posee problemas ante una corrupción generalizada, a lo que también le suman las deficiencias del sistema judicial. No debemos permitir la desfachatez de los funcionarios públicos. Nosotros tenemos el deber de exigirle constantemente al Estado la suficiente transparencia en el manejo de fondos públicos. No le abramos la puerta a la inhumanidad política que genera la corrupción. 

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?