Política

5 Feb 2015
Política | Por: Carlos Alejandro Morales

Necesitamos el “qué” pero también el “cómo”

Cuando un político diga una promesa de campaña u obra que piensa realizar debe llevar aparejada la explicación de cómo lo piensa lograr, de dónde saldrán los fondos para financiar dichas promesas.

En nuestro país es casi imposible definir dónde y cuándo comenzó la campaña electoral, si es que alguna vez se ha detenido. Ante el constante “fraude de ley” que realizan muchos de los que aspiran a un cargo político (al plantearnos de forma tácita que votemos por ellos aun antes de que el Tribunal Supremo Electoral -TSE- autorice el inicio de las campañas electorales), podemos observar cómo los candidatos a diputados y alcaldes nos anuncian que pueden salvar no solo nuestras vidas y el país sino que si fuera posible incluso cambiarían el mundo entero. Esto lo hacen por medio de spots publicitarios muy románticos y hasta poéticos, vallas con frases triunfantes o sumamente optimistas eslóganes pegajosos y canciones que servirían para animar una fiesta de 15 años.

En otras palabras, buscan infinidad de formas mediante las cuales nos tratan de vender su imagen y convencernos de que ellos representan la solución a los problemas de la sociedad salvadoreña que otros no han podido resolver.

De esta forma he visto cómo, con la intención de obtener la aprobación de los votantes, se han politizado, y hasta me atrevo a decir que prostituido, temas como la seguridad, la edad, la educación y todo tópico que pueda brindar la falsa ilusión de que algo será diferente en esta ocasión. Y eso no solo mediante la publicidad por la que cada candidato se auto promueve sino ahora también en los primeros intentos de debate que están surgiendo.

Estos saturan de ilusión la mente de muchas personas y dejan muy en claro que en gran parte no sólo los políticos son el problema, sino también una población que parece creerle todo a alguien por el simple hecho de que tiene mejor facilidad de palabras o porque en sus ofertas de cambio para nuestro país no nos señalan que nosotros vayamos a tener que poner de nuestra parte. Parecería que nos creemos la idea de que todo surgirá por arte de magia o que será el candidato quien de una forma que no se anima a explicarnos logrará, por sus propios medios y con sus propias manos, todo aquello que en el fondo deseamos.

Para que realmente el derecho al sufragio y la democracia cumplan con su objetivo necesitamos no solamente el “qué” nos ofrecen sino también el “cómo” de cada propuesta. No necesitamos libros gruesos de promesas, ni tampoco poemas o parábolas que nos endulcen los oídos o nos hagan ver como niños pequeños que solo con esas historias podemos ser convencidos. Cuando un político diga una promesa de campaña u obra que piensa realizar debe llevar aparejada la explicación de cómo lo piensa lograr y de dónde saldrán los fondos para financiar dichas promesas.

Debemos esperar como mínimo que el candidato haya analizado previamente los números relativos a las finanzas y otros temas de la municipalidad que quiere dirigir, es decir, la gestión financiera, la carga laboral que tiene, las obras que se han realizado y los tiempos de inversión que estos han ocupado. En fin, cada tema que compete realmente al cargo que desea ocupar.

Cualquiera puede prometer que nos va a llevar al cielo, pero es difícil creerle cuando nunca se ha puesto a estudiar cómo se pilotea un avión, o peor aún es incapaz de explicarnos cómo piensa pilotearlo. Este es el caso de aquellos que desean ser incluidos en la vida política de nuestro país o mantenerse en ella con base en verdades a medias, ideas inviables o auto canonizándose como salvadores, pero sin mostrar un plan concreto a seguir.

Considero que la diferencia entre una promesa vacía y una propuesta respetable radica en la exposición del método de cómo será alcanzado o el objetivo que se pretende lograr; cosa que hasta la fecha ni los candidatos a alcaldes ni a diputados han sabido darnos a conocer.

 

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN