Política

3 Oct 2013
Política | Por: Mauricio González

Nadie cree en las pandillas

En el tema de reinserción todos merecemos una oportunidad, pero también las oportunidades deben estar acompañadas de un elemento de castigo por  todos los crímenes y delitos que han cometido las pandillas contra miles de salvadoreños inocentes.

La racha de homicidios se incrementó durante septiembre, rompiendo con una extraña tendencia a la baja producto de la “tregua entre pandillas”. Los salvadoreños hemos sido testigos de los asesinatos crueles y bárbaros que han cometido estos grupos al margen de la ley.

Ciertamente las pandillas surgen en el contexto de la migración hacia Estados Unidos, familias desintegradas, problemas con las drogas, falta de educación y de recursos económicos, entre otros. Ellos han sido víctimas de una “realidad preestablecida”. El entorno social, educación, ingresos económicos son una condicionante para que el individuo no pueda desarrollar sus capacidades, sin embargo hay jóvenes que han nacido en situaciones desventajosas y han logrado desarrollar una vida económicamente activa, basado en principios y valores éticos.  Pero eso depende de cada quien, la voluntad-. Para un joven pandillero es más fácil extorsionar, vender drogas y delinquir durante la semana que tener responsabilidades. Ciertamente el empleo en el país es pobre para la juventud, pero también es cierto que en la crisis se encuentran oportunidades, una venta de comida, negocio informal, o cualquier actividad legal que le genere dinero y a partir de ello poder estudiar o realizar otra actividad productiva. Lo que sucede es que esos son caminos menos lucrativos y requieren más esfuerzo en comparación de actividades ilegales.

Imagínese todo el sufrimiento que las pandillas les han traído a algunas familias salvadoreñas, la angustia de no encontrar a un hijo desaparecido, las violaciones sexuales de mujeres, el reclutamiento forzado de estudiantes, homicidios, entre otros crímenes impactantes. Si usted no ha vivido estas situaciones y solo las ha visto por televisión difícilmente va entender el alcance que tienen estos crímenes.

Los meses que duró la tregua, donde los asesinatos se vieron reducidos solo es un grano de arena entre un mar de asesinatos y de víctimas que reclaman justicia. Si las pandillas realmente están dispuestas a reintegrarse a la sociedad tendrán que pagar por sus actos cometidos; los que ya están en la cárcel cumplir con sus penas; los que andan libres entregarse a la policía para iniciar su proceso. Deben parar el reclutamiento de menores, parar las extorsiones, desarticular las estructuras de poder, entregar las armas, someterse a educación tras las rejas y abandonar cualquier acto ilegal o que los involucre con el crimen organizado. Hasta que las pandillas no cumplan en esencia con estas medidas continuarán siendo grupos ilegales que deberán reprimirse, capturarse, judicializarse y pagar su condena en el sistema penitenciario de El Salvador y al final reintegrarse. Es iluso creer que estos grupos de la noche a la mañana cambiaron, integraron valores positivos y principios éticos a su vida; las extorsiones continúan, los asesinatos se han incrementado, crímenes y violencia sufren los salvadoreños a diario. Es por ello, entre otras cosas nadie cree en las pandillas.       

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata