Política

30 May 2018
Política | Por: Erick Hernández

Muchos problemas, muchas oportunidades

Los problemas sobran en nuestro querido país, donde al menos uno nos afecta de alguna manera; además, unas personas tienen que lidiar casi con todos. Las dificultades son algo cotidiano, tanto así que muchas veces resulta complicado pensar en otras cosas, lo que empeora la situación.

Muchos problemas son resultado de un largo período de malas administraciones y falta de acción por parte de la sociedad, donde no se actuó para evitar el agravamiento de estos. Aún sigue sin verse cómo arreglar los problemas de raíz, volviéndose una pérdida de tiempo y dinero; pues, a pesar de realizar préstamos e inversión al final no importa la cantidad, sino que de verdad brinden soluciones y beneficios a largo plazo.

El gobierno debería de tomarse la oportunidad de hacer grandes cambios y que no necesariamente se harán en tres o cinco años, además de no aguardar a las elecciones para hacerlo, mientras más esperamos más difícil es redireccionar el camino. Debemos actuar como sociedad para analizar los problemas y verlos como oportunidades para crear soluciones e ideas innovadoras que nos permitan dar un gran avance en distintas áreas.

Cuando alguien está contra las cuerdas normalmente exprime al máximo su potencial, como parte del instinto de supervivencia, por tanto, todas esas situaciones negativas en lugar de obstáculos son oportunidades para dar lo mejor de nosotros. Podemos dar un solo paso para salir, aunque es mejor tomar impulso y dar un gran salto que nos aleje más de esas situaciones difíciles. Claro que se necesita de visión y valor para ello, pues no se puede saltar sin saber qué está por delante y menos si se tiene el miedo de caer en algo peor; estos dos factores son en cierta manera escasos, más que todo verlos juntos. En el caso del gobierno les sobra valor para gastarse nuestros impuestos, pero les falta visión para hacerlo pensando más que en las próximas elecciones o en el partido.

Por supuesto que es difícil cambiar la mentalidad de un país, pero para comenzar serviría un sistema educativo público actualizado a la sociedad actual, donde la creatividad y el trabajo en equipo son algo esencial. Soñar con un sistema educativo de primer mundo es mucho, pero, de todas maneras, es necesario hacer una reconstrucción de la metodología e infraestructura educativa, ¿por qué no aprender de los mejores sistemas educativos y a la vez dar un salto que nos lleve más lejos, a algo mejor?

Por otro lado, la crisis económica que nos afecta debería ser un buen motivo para que el gobierno y la empresa privada lleguen a acuerdos que permitan un mayor desarrollo, y atraigan inversión. Ahora la tecnología es un pilar fundamental y la inversión en este rubro puede generar un desarrollo económico sostenible, donde se pueden obtener mayores ganancias y mejorará la situación de muchas personas. Es obvio que se necesita personal calificado para la creación de esta industria, algo que puede velar el gobierno por medio de un mejor sistema educativo y que la empresa privada puede apoyar, con programas de formación educativa; además de crear los espacios de trabajo adecuados.

El hecho de buscar soluciones para todos los problemas brinda la oportunidad de dar un salto hacia cosas mucho mejores. Lástima que en nuestro país los políticos no ven con buenos ojos proyectos que no mostrarán resultados hasta dentro de diez o quince años; en esto puede incidir la población mandando el mensaje de que se quieren soluciones duraderas que sean mejoras a largo plazo, no solo palabras bonitas y proyectos superficiales o que no pasen de la campaña.

 

 

 

 

 

 

 

 

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN

25 May 2018
Al diputado Parker y sus prioridades
Política | Por: Verónica Ruiz

Al diputado Parker y sus prioridades