Política

16 Jul 2014
Política | Por: Gerardo Torres

Los mediocres

La misión de los comprometidos debe ser denunciar y confrontar a tanto funcionario mediocre que solo piensa en su carrera política.

Un estudio realizado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México ha revelado que San Salvador se encuentra en el puesto 27 de las ciudades más violentas del mundo en 2013. Este hallazgo admite 2 reacciones totalmente distintas: la de los mediocres y la de los comprometidos.

Los mediocres dirán que, a comparación de otros países, no estamos tan mal. Más de uno nos dirá que los hondureños y los mexicanos están peor que nosotros, pero ¿desde cuándo el mal de otros es nuestro consuelo? Los mediocres siempre intentarán compararse con los que están peor que ellos para sentirse superiores y justificar su pésima actuación. Lo triste es que muchos de nuestros funcionarios son mediocres y estoy seguro que más de uno dirá que en El Salvador se ha avanzado en materia de seguridad pública porque estamos mejor que en Honduras y México.

En cambio, los comprometidos saben muy bien que el hecho de que existan ciudades más peligrosas que El Salvador no significa que nuestra capital sea Suiza ni que nuestras autoridades estén resolviendo el problema de la delincuencia. Estar comprometido con El Salvador significa denunciar a las personas que difundan información falsa, o manipulen los datos, para salvar su carrera política. La persona que huye de la mediocridad intentará sacar a San Salvador de la lista de las ciudades más peligrosas del mundo. No hay peor costumbre que compararse con los que están en una situación más delicada que nosotros, solo nos empequeñece. Por el contrario, compararnos con los que están mejor que nosotros nos hará ser mejores. Nuestro espejo no debe ser ni San Pedro Sula (numero 1 en la lista ni Caracas (número 2 en la lista), sino ciudades como Brasilia y Monterrey, las cuales han abandonado la lista de los sitios más peligrosos del mundo.

La tasa de homicidios de San Salvador en el 2013 fue de 44.74 asesinatos por cada cien mil habitantes. Solo un cínico diría que esta cifra es un éxito. No se trata de una simple guerra de datos, son seres humanos los que han perdido la vida y muchas veces lo olvidamos. Los números simplifican la realidad y dejan de lado el drama de los asesinatos, pero nosotros no nos podemos dar el lujo de olvidar e ignorar a tantos de nuestros compatriotas que han perdido la vida.

La misión de los comprometidos debe ser denunciar y confrontar a tanto funcionario mediocre que solo piensa en su carrera político, a cada uno se nos ocurren distintos nombres. La siguiente vez que un funcionario mediocre intente manipular datos, o justifique su pésima gestión diciendo que en gobiernos anteriores se cometían más asesinatos y que otros países son más inseguros, digámosle claramente que en El Salvador no nos gustan los mediocres que justifican su fracaso comparándose. Ha llegado la hora de exigir un nuevo tipo de líder en el país, alguien que nos haga soñar con que un día nuestro país será igual de seguro que Costa Rica, no necesitamos un líder que nos consuele diciéndonos que no estamos tan mal como Honduras. Los presidentes, ministros y diputados mediocres son los que nos mantienen presos en la cárcel del subdesarrollo, pero gran parte de la culpa es nuestra por escogerlos y tolerarlos.

 

12 Abr 2017
Ya huele a elecciones
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Ya huele a elecciones

3 Mar 2017
El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”
Política | Por: Mateo Villaherrera

El Salvador: “Si nos dormimos, los de arriba se despiertan”

27 Feb 2017
No es la polarización, es desatender la política
Política | Por: Juan Carlos Méndez

No es la polarización, es desatender la política

30 Ene 2017
¿Será posible un diálogo con pandillas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Será posible un diálogo con pandillas?