Política

7 Nov 2012
Política | Por: Bruno Infantozzi

Los líderes perdidos de El Salvador

Desde que tengo razón de ser, vengo oyendo como se critica y achacan los horrores coyunturales a la calidad de nuestros líderes. “Cada sociedad tiene el gobierno que merece”, reza uno de los dichos más populares, junto con muchos otros adjetivos que suponen caracterizar a nuestra élite política. Por otro lado, El Salvador carece de instituciones fuertes y estables que garanticen credibilidad y desarrollo para con nuestros países. Las reformas institucionales precedentes no sólo han sido insuficientes sino también han estado plagadas de intereses mezquinos y oscuros. ¿Son acaso nuestras instituciones tan débiles que nos han heredado malos líderes, o son éstos últimos los culpables del poco avance institucional en el país?

En primer lugar considero primordial la existencia de actores políticos que tomen en cuenta el interés general y las necesidades reales de nuestro pueblo, de tal manera que las nuevas generaciones tengan la oportunidad de participar activamente en la gestión política. En el mundo de hoy existen muchos hombres y mujeres en posiciones de liderazgo, pero eso no los hace líderes. Es por ello que antes de exigir nuevos liderazgos, es imprescindible definirlos. Basados en  algunas definiciones, constatamos que ser ‘líder’ no es un simple título; es una aptitud natural humana que se desarrolla a través de un proceso de formación y disciplina, con el objetivo de ejercer una influencia dentro de una organización o un grupo, para hacerlo avanzar hacia metas concretas. Una de las funciones esenciales de este liderazgo es generar un cambio de rumbo, y ante todo servir al grupo al cual representa; es decir buscar el bienestar de éste y de su comunidad. El éxito radicaría entonces en la prosperidad de sus seguidores. Este concepto, es contrario a lo que aprendemos en nuestro país de hoy, donde cada cual toma lo que puede. Primero yo, segundo yo y tercero yo.

Urgen, por ende, nuevos liderazgos en los que su desempeño radique en el sacrificio. En otras palabras, que sacrifiquen sus intereses personales por los de los demás. Renunciar a sus gustos y deseos por generar el bien de la comunidad. Entre más grandes sean sus responsabilidades, menos serán los derechos que el líder tenga sobre su vida personal. He ahí la diferencia más grande entre un verdadero líder, y las personas que tenemos en nuestras instituciones.

La respuesta a nuestras dos preguntas de más arriba, no parece ser simple; sin embargo lo cierto es que en El Salvador urgen cambios tanto en las Instituciones como en las personas que nos representan.

Para cambiar las Instituciones de nuestro país, se necesitan efectivamente nuevos liderazgos con sed de sacrificio y solidaridad con nuestra sociedad. Sólo los nuevos líderes pueden tener la credibilidad y las manos limpias para llevar a cabo las necesarias reformas institucionales. Al mismo tiempo, la sociedad civil necesita estar protegida de los motivos o intereses que impulsarían las reformas políticas institucionales. Por consiguiente, la recomendación entonces es el nuevo liderazgo junto con reformas institucionales, dado que sólo lo primero no es suficiente.

¿Cómo logramos entonces nuevos liderazgos que aporten reformas institucionales importantes que marquen un nuevo rumbo al desarrollo de nuestro país? En lo personal, considero que la solución está en la educación de la sociedad. Un pueblo educado es más efectivo que mil leyes juntas, y un agente impulsor de nuevos rostros en la política salvadoreña. Invertir en nuestra educación es clave para nuestro porvenir.

Cultivar los principios que expusimos anteriormente e invertir en educación, resultará en la formación de mejores líderes, los cuales serán capaces de poner todo su empeño y sacrificio para acabar con el flagelo de la corrupción (elemento predominante en la descomposición social de nuestro país que ha generado como consecuencias, la perdida de los principios y valores éticos y morales que deben guiar a un pueblo) y trabajar por el bien de la comunidad formando líderes íntegros que administren y proyecten las grandes, medianas y pequeñas instituciones del futuro.

Bruno Infantozzi.-

  • pabloahernandez

    Formidables pensamiento y acción. Dónde puedo obtener información sobre la organización U teccho para mi país? Gracias

  • javierchacon326

    Entra a http://www.untechoparamipais.org.sv/v2/ aqui puedes saber mas de la organizacion y puedes hasta apuntarte a las siguientes construcciones

  • Una de las mejores personas que conozco, en todo sentido. Si hay una forma de definir lo que debería ser un joven, su nombre es Gerardo Calderón. No es solo su pasión a la vida, a su labor como voluntario, a las familias con quienes trabaja día a día, sino también a todas las personas que están a su alrededor. Es increíble la energía y las ganas de luchar que te inspira. Muy bueno, creo que si digo que se lo tiene merecido, me diría algo como “pero es que esta debería ser la labor de cada uno de nosotros, no hay razón para felicitarme” Grande Gera.

29 Nov 2016
Educación barata
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Educación barata

14 Oct 2016
65 años de integración regional centroamericana
Política | Por: Fernando Colocho

65 años de integración regional centroamericana

25 Ago 2016
Elecciones internas en ARENA
Política | Por: Juan Carlos Méndez

Elecciones internas en ARENA

18 Ago 2016
¿Quién debe liderar ARENA?
Política | Por: Kevin Sánchez

¿Quién debe liderar ARENA?