Política

17 Dic 2015
Política | Por: Carlos Alejandro Morales

Las incoherencias que omitimos a diario

Estoy consciente de que no es bueno generalizar y aunque lo hago en título de este pequeño artículo, lo hago porque cuando veo la actitud indiferente del salvadoreño común, el cual representa la mayoría de la población en este pequeño país , parece no sentirse muy afectado por el incoherente actuar de la “la clase política”.

La cantidad de ejemplos que nos encontramos sobre este tema podría llenar un libro completo y ser suficiente para no volver a ver algunos rostros en puestos de poder en El Salvador. Vamos desde aquel cargo que muy rara vez se menciona en las noticias, como el del Canciller que posiblemente sea muy conocido en el ámbito político pero no tan conocido por la población, hasta los diputados. Este funcionario, sin embargo, puede ser el primer ejemplo que podemos sacar a la luz, cuando hace pocos días le solicitó al embajador de Alemania que no se metiera en los asuntos internos del país, gracias a las declaraciones que este hizo sobre la elección del fiscal. Empero, en un lapso casi paralelo el partido de gobierno se encontraba advirtiéndole a la derecha política de Venezuela, ganadores de la mayoría de curules en dicho país, que respetara el convenio que ellos mantienen con dicha nación.

Entonces, ¿cómo es el asunto? ¿Un funcionario le pide a un embajador que se abstenga de opinar mientras otros funcionarios opinan hacen exactamente lo mismo al emitir opinión sobre competencias de las que carecen en otros países? Pero ese revanchismo internacional es posible que solo sirva de ejemplo, ya que no lo considero el mayor de nuestros males o si lo prefieren el mayor de los descaros.

Pero siguiendo con la línea de pensamiento que deseo mostrar, recientemente se aprobó una contribución especial del 5 por ciento a todos aquellos artículos relacionados con la telefonía, pues “no hay dinero para combatir la delincuencia“. Creo que la mayoría de nosotros respaldáramos gustosamente si tan solo no hubiésemos visto que pocos días después de aprobado también los diputados aprobaron la construcción de un nuevo palacio legislativo valorado en nada más que 32 millones de dólares. También, antes de todo ello se aprobaron 400 mil dólares para la compra de aires acondicionados; se gastan miles de dólares en frituras o “boquitas” para los diputados y finalmente salió una campaña millonaria para decirnos que no tienen dinero, así que recibamos con los brazos abiertos el nuevo impuesto.

La carencia del elemento “coherencia” es tan grande que hasta suena ofensivo para los que nos preocupamos por nuestro país. ¿Cómo es posible que no tengamos para la seguridad de los ciudadanos pero nos alcance para edificios y publicidad? Quizá todas estas palabras a primera vista sean solo para señalar lo obvio, que nuestra clase política es nada más un grupo de vividores. A veces es necesario recalcar lo obvio a fin de hacernos reaccionar, a fin de que podamos tomar conciencia la próxima vez que vayamos a votar.

Al final, el voto es una manera de aprobar o desaprobar a quienes nos gobiernan. Ya no estamos en la época que nos podían dormir con palabras bonitas (bueno a muchos sí), pero hay un gran grupo de personas que se guía por acciones y resultados y con la falta de empleo, la delincuencia, la pobre economía, la falta de oportunidades y otros hechos negativos más. Podemos concluir que resultados no hay y, por lo tanto, es hora de pedirles a los diputados, ministros, canciller, presidente, vicepresidente: SEAN COHERENTES o no tengan el valor de volver a pedirnos un voto.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN