Política

27 Ene 2016
Política | Por: Abner Alvarenga

La triste realidad de mi país El Salvador

El primer mes del 2016 ha sido crítico para el país: altos índices delincuenciales y el alto costo de la vida en incremento. Pareciera que los salvadoreños aún no podremos ver el sol claro, sino más bien oscuridad total que poco a poco está terminando con nuestro país.

Al gobierno parece no preocuparle los principales problemas de país, sino más bien siguen empeñándose en terminar de implantar un modelo económico que a lo largo de la historia ha fracasado. Una forma de gobernar equivocada que ha llevado a la total destrucción institucional, y sobre todo democrática, de países como Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Parece ser que el gobierno de Sánchez Cerén ha perdido el respeto por el pueblo salvadoreño, al mentir una vez más con los “cambios” en materia de seguridad, porque considero que de nada sirve quitar y poner a más personas si no hay estrategias concretas de seguridad, pero sobre todo voluntad para brindarle seguridad a la gente. La supuesta “contribución especial” para la seguridad que aumentó el costo de la tecnología para todos los salvadoreños y todos los impuestos que el FMLN y su gobierno pretendan aprobar serán insuficientes, si antes no se aprueba una Ley de Responsabilidad Fiscal para evitar de una manera legal el despilfarro y los gastos excesivos que se tienen en las carteras de Estado.

El pueblo salvadoreño debe estar muy atento a la forma en cómo se manejan los recursos y decir claramente un alto a la corrupción, porque se siguen muriendo miles de personas en los hospitales donde faltan medicinas, siguen escuelas en mal estado y carreteras deterioradas. Los recursos del pueblo deben ser siempre para el pueblo.

El gobierno del FMLN debe trabajar verdaderamente para crear un clima de estabilidad jurídica para los inversionistas, así también la sociedad civil, profesionales, empresarios y todas las fuerzas vivas del país. Deben dejar de lado el odio de clases, las ideologías políticas, las creencias religiosas, para ponerse al frente de la unidad nacional. El Salvador no puede seguir dividido.

La sociedad civil debe exigir al gobierno del FMLN que deje de lado la confrontación y su manera errónea contra la empresa privada. Los salvadoreños no pueden seguir siendo testigos del cierre de más empresas; ¿quién responderá por todos los desempleados? ¡Nadie! El presidente Sánchez Cerén sigue atacando a los inversionistas y empresarios desde sus redes sociales, que por cierto son manejadas por un grupo de personas y las pocas veces que da la cara ante los medios de comunicación, el profe sigue contradiciendo su discurso de toma de posesión donde llamaba a la unidad nacional.

Sánchez Cerén y el FMLN no pueden seguir manteniendo las directrices impuestas por los Castro o el Chavismo. El pueblo salvadoreño está atento al comportamiento presidencial y legislativo; el 2018 deberá marcar un antes y un después. El Salvador entero le pasará la factura a la incapacidad y fracaso del peor gobierno de nuestra historia.

Si el FMLN sigue gobernando con ideología y no con la voluntad de unificar al pueblo salvadoreño, terminaremos siendo un país destroyer.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN