Política

29 Mar 2016
Política | Por: Alexandra Monge

¡La Selecta de playa merece más!

Fotografía tomada de: diario1.com

En el deporte profesional, hay quienes solo juegan por dinero, y otros que se la juegan todo por poner en alto al país que representan, siendo esa la mayor satisfacción. El mejor ejemplo de esto es nuestra selección de fútbol playa, que una vez más nos hizo volver a sentir el orgullo de ser salvadoreños esta Semana Santa al terminar como subcampeona en la Copa Pilsener, tras enfrentar con garra y valor a potencias como EUA, Argentina y Portugal, la campeona del mundo.  

Pero parece que ni la FESFUT ni el gobierno lo han visto de esa manera, ya que la selecta playera tuvo que declararse en huelga por segunda vez desde el 2014 y reclamar el pago de viáticos que se les debía desde hace tres semanas. En viáticos, la Azul playera supuestamente recibe $450 al mes, que se dividen en 15 dólares diarios. Quince dólares diarios. Cuando se les pagó, Frank Velásquez dijo ante la prensa, “Nosotros dejamos todo en la cancha y también jugamos por respeto. Igual íbamos a jugar aunque no nos pagaran, pero queríamos hacer presión. Jugamos por amor a la afición”.

En el 2011, el expresidente Mauricio Funes les ofreció a los jugadores un salario mensual de 700 dólares después de haber alcanzado el histórico cuarto lugar en el mundial de fútbol playa que se llevó a cabo en Italia. Sin embargo, los retrasos se dan, haciendo de su salario un ingreso inestable y hasta insuficiente. Pues claro, vivimos en un país tercermundista, en donde los doctores de hospitales públicos ganan $50 por una cirugía de corazón abierto y los maestros muchas veces deben adquirir materiales de su propio bolsillo. No es mucho pedir que por lo menos sean constantes con una selección que ha hecho resonar el nombre de El Salvador en el mundo como uno de los más respetados en el fútbol playa, que hoy nos ha posicionado en el puesto 17 en el ranking mundial y que el sábado pasado hizo temblar al campeón del mundo, siendo vencido tan solo por un gol.

El deporte nacional, en este caso el fútbol playa, ha sido minusvalorado ante la inconsistencia del gobierno y directivos de federaciones que se enriquecen a costa del sudor de sus jugadores. Es indignante que una selección que no hace más que darnos momentos de euforia en medio de los días más crudos que vive nuestro país, sea recompensada con indiferencia y tan pocos recursos. Se sigue subestimando el valor del deporte, la gran influencia positiva que tiene sobre la juventud y la pasión que despierta la oportunidad de mostrarnos ante el mundo como una mejor versión que la que medios internacionales dan de nosotros.

Sin duda alguna, la selección playera se ha vuelto uno de nuestros más grandes orgullos. Nos ha unificado, nos ha demostrado que cuando el deseo de salir adelante es más grande que el miedo a fracasar, los resultados pueden llegar a ser inmensos. Es algo de lo cual todos podemos aprender. Teniendo esto en mente, FESFUT y señores mandatarios: les pido más respeto a nuestros guerreros de playa, más respeto al deporte.

22 Ago 2018
Una confesión que no extraña a nadie
Política | Por: Karen López

Una confesión que no extraña a nadie

5 Jul 2018
El Maniqueísmo Político
Política | Por: Juan Carlos Menjívar

El Maniqueísmo Político

29 Jun 2018
¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?
Política | Por: Juan Carlos Méndez

¿Y qué corona tiene Nuevas Ideas?

4 Jun 2018
Noveno año de Gobierno del FMLN
Política | Por: Mario Hernández Villatoro

Noveno año de Gobierno del FMLN